Los Valores Morales Judeo-Cristianos

Por Alberto Pérez Amenper

los valoresCuando hablamos de la moral Judeo Cristiana, el término se ha convertido en algo particularmente asociado con políticos conservadores de Estados Unidos.

Esto se debe a que ellos creen en la moralidad que está asociada a la conducta humana desde el comienzo de la civilización greco-romana. Esto es una realidad evidente, tanto si miramos la filosofía griega o la filosofía judeo cristiana, la moral está profundamente impregnada con la historia del mundo.

Etimológicamente, el término ‘moral’ proviene del latín “mos”, que significa costumbre o hábito y es una traducción del griego ethos, que significa más o menos la misma cosa y es el origen del término “ética”. En el uso no técnico contemporáneo, los dos términos son más o menos intercambiables

La tradición judeo-cristiana sostiene una creencia en la moral universal, no relativa, aunque hay muchas aplicaciones más amplias. En nuestras escuelas militares estadounidenses, comúnmente se enseña que las reglas modernas para la guerra, basadas en la filosofía judeo cristiana, como la protección de los cautivos y no combatientes-.  La jurisprudencia americana se basa firmemente en la ética Judeo-cristiana

Independientemente de las preferencias doctrinales de los padres fundadores, ellos aplicaron  valores Judeo-cristianos que caracterizaron su cosmovisión y “proporcionan un consenso moral… y la creencia en una verdad intrínseca subyacente”

Palabras de la declaración de independencia, “Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su creador con ciertos derechos inalienables…” Esto revela la idea Judeo-cristiana de igualdad universal. La Constitución de Estados Unidos refleja supuestos Judeo-cristianos del bien y del mal en materia de justicia, el imperio de la ley y el fair play que comúnmente se llevaron a cabo por la sociedad colonial, incluso teniendo en cuenta sus diferencias teológicas. Estos documentos fundacionales que han guiado y formado a los Estados Unidos por más de 200 años y numerosos escritos y discursos de los miembros de la Convención Constitucional exponen la presuposición Judeo-cristiana de la soberana autoridad moral como la fuente del valor de la vida humana, sus derechos y lo que ellos consideraban el marco jurídico del modo adecuado para organizar una sociedad,

Esto lo vemos también mucho antes en los filósofos griegos, la teoría ética de Aristóteles es (como la de Platón) ‘eudaimonist’ (es decir, que tiene como objetivo nuestra moralidad, nuestra felicidad). Aristóteles nos dice que su teoría aplica el mismo enfoque descriptivo, paciente y cuidado para su examen de filosofía moral en la Νικομαχοι Εθικη (ética a Nicómaco). Aquí él discutió las condiciones bajo las cuales puede atribuirse responsabilidad moral a las personas individualmente, la naturaleza de las virtudes y los vicios involucrados en la evaluación moral y los métodos de alcanzar la felicidad en la vida humana. La cuestión central para Aristóteles es la cuestión del carácter o personalidad — qué se necesita para un individuo humano a ser una buena persona.

Cada actividad tiene una causa final, en el cual tiene como objetivo, el bien que Aristóteles sostuvo es que puesto que no puede haber una regresión infinita de conductas meramente extrínsecas, debe existir un bien supremo al que toda actividad humana debe apuntar en última instancia

¿Qué es lo que anima a un individuo humano a ser una buena persona?

Primero recordemos que los filósofos griegos no eran ni judíos ni cristianos.

Cuando ahora nos quieren imponer una doctrina de relatividad moral, en que cada persona tiene su verdad moral y podemos hacer los que nos venga en gana, no están violando unas basuras religiosas como ellos dicen, están violando los principios de la civilización.

Los griegos no eran cristianos, pero sus principios morales están vinculados intrínsecamente con los valores judeo cristianos que son los que están establecido como principios desde la fundación de esta nación.

Los valores judeo-cristianos aplican para ateos y creyentes no importa de qué denominación o creencia.

Son los valores morales del mundo civilizado, los mismos que ahora se están destruyendo, los que constituyeron la nación más exitosa de la historia moderna.

Comments are closed.