LOS VENTANALES ATENTOS

Por Juan Efe Noya

tampa
Raúl Villamia, primer cónsul castrista en Tampa durante 1959 y la congresista demócrata Kathy Castor

Tampa, Florida- Si queremos vencer a los rivales de la libertad es preciso captar las tendencias de ellos y reaccionar para contrarrestarlos. Los comunistas apenas descansan. Viven recostados a los ventanales atentos, mientras el mundo libre prosigue adormecido entre silencio y torpezas. Es preciso percatarse de la astucia utilizada por los rojos.

Las palabras de la congresista demócrata Kathy Castor, me pusieron los pelos de punta. Con su exponente artificio le hacía  saber a los torpes utilizables de Tampa dos asuntos exactamente opuestos. De todos modos, sabemos que existe un poco de perfume traicionero en su aparente simplista. Pretendía distorsionar la realidad al exponer que la decisión de Barack Obama –al eliminar a Cuba como un estado patrocinador del terrorismo– fue una de sus sugerencias al Presidente donde le había explicado:  “…No hay evidencia que Cuba en estos momentos recoge la definición de terrorismo apadrinado por el estado como una nación que ha repetitivamente apoyado actos de terrorismo internacional. Expertos en inteligencia no han podido encontrar evidencia que Cuba actualmente proporciona armas o entrenamiento militar a grupos terroristas. Una revisión por la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos concluyó que Cuba no es una amenaza o es un peligro para la seguridad nacional de los Estados Unidos … Esto implica que ya Cuba no apadrina el terrorismo. Los críticos dicen que tener a Cuba en la lista  de países terroristas es remanente de la Guerra Fría y que distrae de iniciativas de contraterrorismo actual. Hasta ahora una de las razones que Cuba estaba en la lista es por el apoyo a la FARC. Esta racionalidad ya no es válida y provee a nuestra nación con la oportunidad de quitar a Cuba de la lista y enfocarnos en actores globales que necesitan nuestra atención”, recalcaba Castor al tratar de lucir aceptable y sin poder lograrlo prosiguió: “…Este paso hacia adelante levantará a familias y nuevos negociantes en ambos lados del Estrecho de la Florida … Anticipo que la apertura de las embajadas serán eminente. Me honro en compartir este momento histórico … Los oficiales de Estados Unidos y Cuba todavía tienen algunas cosas que discutir y negociar, pero creo que será un paso importante en pasar las hojas sobre la política anticuada de la Guerra Fría”, destacaba Castor.

¿De qué se refería la congresista adoctrinada? Ella, al tratar de servirle ciegamente al comunismo cubano, denotaba torpeza en la forma de mirar sus aspectos. Con el fin de no haber hecho el torpe papelazo de siempre, debiera admitir que la exportación de terrorismo es cuando Cuba aplica su ejército para colonizar el país venezolano y asesinar a quienes –a pesar de ser jóvenes estudiantes– no aceptan las órdenes de Raúl Castro el cual ha convertido a la nación de Bolívar en un pueblo encadenado.

El terrorismo actual se destaca en Tampa donde las tropas cubanas intentan destruir la historia al usar nuevas técnicas para controlar los centros patrióticos y el centro MacDill.

Kathy Castor como si no fuera suficiente el perjurio que le había causado al digno exilio cubano, invitó en su oficina al anciano comunista Raúl Villamia que al principio del castrismo fue el primer cónsul de Tampa. Ahora después de tantos años rojos prosigue en su ideología y se atreve decir con insolencia: “… Restaurar las relaciones con Cuba es la mejor noticia que he escuchado desde el día en que Batista fue derrocado por Castro. Espero que se abra un consulado aquí en Tampa. Nunca pensé que podría ver ese día, por eso pienso estar allí para la gran apertura y verlo todo con mis propios ojos … Nunca quise ser un político,  solamente un pelotero, pero en 1959 cuando me avisaron desde La Habana para ser aquí el cónsul, no pude decir que no. Los que protestaron  frente al consulado de Batista cuando triunfó la revolución eran buenas personas, respetuosas y fáciles de calmar. Espero que si Tampa es escogida para servir como una ciudad de consulado cubano, quienes están de desacuerdo sean respetuosos también”,  expresaba el señor Villamia para tratar de componer la batea política.

Los proyectos del castrobamismo son maniobras calculadas para detener el caudal norteamericano. El parque Amigos de José Martí en Ybor City sería un museo cubano propiedad del sistema castrista y el edificio aledaño está programado para convertirlo en un consulado cubano, donde los agentes de Castro ejercerían su terrorismo contra organizaciones del exilio y el comando central de la base militar aérea de MacDill. Esos son los sufrimientos que pudieran convertirse en realidad si no permanecen los ventanales atentos para tratar de contrarrestar los rivales de la libertad.

 

PIE DE FOTO
1. Raúl Villamia, primer cónsul castrista en Tampa durante 1959 y la congresista demócrata Kathy Castor.

Comments are closed.