MAY jr Y SU EXTRAÑO LEGADO SOCIO-BOXÍSTICO-POLÍTICO

Por Andrés Pascual

mayweathercontraguerrerojpg-3660570_p9El producto del triunfo y la popularidad ambivalente después del retiro, que tanto se maneja hoy no porque sea la palabra indicada, sino porque los cronistas no encuentran la que califique con autoridad la proyección y la personalidad de un individuo como Dios manda: EL LEGADO, en cuanto a May jr no será el de un fenómeno del ring por actuaciones superiores; a pesar de que han tratado de confundir a media humanidad hoy, para, mañana, desplomarse vacíos ante el sin sentido de actuaciones mediocres, de quien hasta han dicho y escrito que “es lo mejor de la historia”, irrespetando a todos los luminarias, como 20, mucho mejores que él, a otros 20 mejores, sin mencionar que 20 más lo igualen.

El legado de este boxeador, modelo perfecto de la era decadente y sin personalidad de cuantos mandan la disciplina, será el total control del boxeo, que ha podido ejercer bajo anuencia de todo el mundo, porque no es mejor que más de 60 luminarias de la historia, pero ha logrado mandar en la televisión, que ha dado la impresión de hacer lo que el individuo ha querido, como ha querido, cuando lo ha dispuesto.

¿Un mago? ¿Un economista más digno de ocupar una oficina en WALL STREET que de meterse en el ring? ¿El asesor que se perdió el país en asuntos financieros ante la crisis irremediable? No, es el hombre que destinaron como paradigma e influencia para una juventud a la que no es suficiente decirle que este hombre hace más dinero que Microsoft, porque demostró cómo puede ganar 300 millones en 36 minutos sin riesgos, aunque hubiera perdido, porque los ganaba igual.

En cuanto al reflejo en la juventud negra, el tiro les salió por la culata, porque nadie de esa comunidad ha tratado de ser boxeador porque May jr bla, bla, bla…si lo que pretendieron fue mejorarla inclinándola al deporte ante el rechazo al colegio, el error fue doble, porque esto no sido estímulo para los “afro” sino circunstancial.

Aunque, tal vez, haya sido Floyd el único negro “enterteiner” que no ha paseado por el gettho sus joyas para que lo vieran los que nada tienen; entonces, vanidad de vanidades, enfiló contra el blanco la promoción de lo que ha tenido y para lo que la propaganda siempre ha estado dispuesta a distribuir.

Floyd no le importa a los negros jóvenes, pero a los blancos viejos si, porque esos 300 millones deben haber generado otros mil que engordan las cuentas y las propiedades de liberales que le dicen a los negros que están con ellos, cuando en realidad fabricaron el KKK y los usan como instrumentos de la politiquería, junto a otros negros que enriquecen por ellos con el mismo lenguaje tramposo.

Hay detalles raros, May jr es feo y se hace llamar Bonito, lo peor es que la prensa siguió la corriente, por intereses que nadie sabe cuáles han sido por lo exagerados, y apareció otro “nick”, MONEY, es decir, dinero.

Fíjese que Mayweather jr no ofrece revanchas, solo aquella en que Castillo lo golpeó como quiso y le dieron la decisión, poniendo una mancha en su expediente por el regalito evidente, pero el tipo dijo que había sufrido dolor en un hombre y debe haber sido verdad, porque regresó y le ganó bien al corajudo mexicano. Ocomo la de Marcos Maidana, que le sacó el zumo y probaron otra vez a ver si…

Con este pugilista, tal vez sea una corriente “modernísima”, la revancha es prohibida, sobre todo si la actuación del perdedor fue buena; la posibilidad de perder es una página en blanco para Mayweather jr y los fantasmas que tiene detrás, yo diría que prohibido abrirse.

Aplicando el temido “lo político incorrecto”, el Money es la cara de un Imperio invisible que, hasta hoy, lo ha utilizado como ha querido ¿Quiénes? Varios, desde corredores de bolsa hasta figuras políticas que, por detrás, subliminalmente, lo han manejado como a un polichinela, con un discurso preparado y cansón por lo repetitivo; porque, en este país, ningún negro puede manejarse solo ni pisotear a un deporte que, si lo hacen como sucede, son los blancos, cabilderos y corruptos conocidos, por la forma como contribuyen a degenerar el objetivo del negocio, es decir, la pelea. En este tipo de combates, en este país TODO SE PREPARA DEBAJO, ANTES DE SUBIR AL RING.

Que Haymon lo haya manejado desde la promoción, supone que, porque este hombre busca un solo organismo bajo su control, porque para hacerlo y contribuir “con los pobres” en la presentación considerada pública, tal vez el boxeador tenga que irse de verdad después de la pelea con Berto, porque, en poco tiempo, Al Haymon no le buscaría el dinero que pide, además de que perdería la coraza como símbolo de los EUA, con el aditamento de que, va y un boxeador como Cotto sube y le mete un nocao de altura, u otros a los que ha sometido.

De cuenta que no es un individuo simpático para nadie, que es chocante, ni se comporta (ni le importa) como, por ejemplo, Oscar de la Hoya, el muchacho al que seleccionaron los mismos que tienen ahí a Mayweather jr, representante ideal y ejemplo del Sueño Americano.

Aun así, la lectura de “legados” puede ser disfuncional y contradictoria, porque Oscar no ha podido soportar la presión que le han puesto como “reflejo de la comunidad” y se le ha visto envuelto en penosos episodios de drogas o en otro lamentable de video como trasvesti. Hasta hoy, “tipos” ajenos a la personalidad del multimillonario, cuyo lado negro y opuesto contempla actividades delictivas como preso por uno de los supuestos incidentes criminales de más rechazo en la población americana: golpear a su esposa y no se ha visto reflejado en nada en una carrera tan fastuosa como vacía a ciertos efectos.

¿Qué simboliza Floyd? ¿A quiénes representa en realidad? Son las respuestas que se buscan para no decir que, ni más ni menos, a los únicos que pueden hacer mucho más de lo que él hace y gana y protegerlo hasta un día: LOS BLANCOS AMERICANOS DE CUALQUIER PARTIDO.

Este negocio es muy grande y muy sucio para ni suponer que Floyd Mayweather jr se hubiera manejado solo, perdón, mucho menos en estos tiempos.