Musulmanes no emigran para integrarse, vienen a conquistar

Por Reynaldo Soto Hernández

OBJ4329675_1--644x362La tan cacareada “integración”, con la que Europa ha querido colocarse a la cabeza del buenismo mundial, exhibiéndola sobre la frente como un halo de modernidad, no funciona. Hoy un grupo de terroristas musulmanes ha atacado en Bruselas provocando decenas de muertos. Hace pocos meses fue en París, que ya había sido golpeado ese mismo año. Pero antes había pasado en España y en Inglaterra.

En todos estos casos la peor bofetada a la “integración” no se la pegan los que ponen las bombas, casi siempre unos pocos individuos, sino sus compañeros de religión, quienes no solo no se atreven a denunciarlos, sino que es más, les encubren, en aras de una hermandad religiosa que queda más allá de toda lógica, desde que supuestamente ellos mismos han llegado a los países de acogida como refugiados que huyen de los excesos de esos extremistas religiosos.

Y lo que es peor, en el fondo lo más probable es que una gran cantidad de ellos mismos aprueben esos actos de guerra como “lecciones” que necesita la gente occidental para que respeten al Islam, la única religión verdadera, según creen. Lo demuestra el hecho de que hasta ahora nunca hayamos visto una gran manifestación de musulmanes desfilando por las calles de ciudades europeas para condenar los crímenes terroristas de otros musulmanes. No, ellos salen a protestar solamente cuando se les ofende en su religión, cuando se publica una caricatura de Mahoma o se les prohíbe llevar un velo sobre la cabeza.

Pero los atentados terroristas no son todo. En Alemania y otros muchos países donde se les acoge como “refugiados”, esos musulmanes a quienes se pretende “integrar”, cometen violaciones, acosan y golpean a las mujeres, tratan de imponer tribunales encargados de juzgar de acuerdo a la ley Sharia, esa monstruosidad retrógrada que a pesar de que tantos traten de ignorar, forma parte inalienable del Islam. Y además no dejan de acudir a las mezquitas, en las que sus imanes les animan a proseguir por el mismo camino con discursos en los que es evidente la amenaza contra el resto de la sociedad “pronto el Islam va a ser aquí la mayoría”, suelen decir.

¿Se están “integrando”? No lo están. Pero y ¿como se van a “integrar” con los europeos en un mundo completamente diferente, si no se pueden “integrar” ni entre ellos mismos? Porque los musulmanes no llegan a Europa huyendo de desastres naturales ni de enfermedades u otros eventos fortuitos ajenos a la voluntad humana. Ellos huyen de ellos mismos, de sus propios correligionarios que quieren imponer la religión que profesan tal como dejó escrito hace más de mil años un individuo desequilibrado mental como Mahoma.

Ellos llegan a Europa y a otros países ricos occidentales (es curioso que no buscan “refugio en países pobres, o en países musulmanes ricos) y nunca dejan de sentirse como lo que son, unos extraños que nunca se logran quitar de la cabeza enseñanzas primordiales de su religión como las de que la mujer es inferior al hombre y tiene que funcionar en la sociedad como su esclava, o de que el deber de todo musulmán es obligar al resto de la humanidad, como sea, a acoger el Islam como la única religión verdadera.

Pero es que no vienen a integrarse, vienen a conquistar, vienen a querer demostrar que si bien su cultura, basada íntegramente en una religión, es decir en una mentira, es incapaz de triunfar allí en el lugar de dónde vienen, dándoles al menos la oportunidad de vivir en una sociedad próspera, sí son capaces de llegar e imponerse y triunfar en sociedades que ya son exitosas. Entonces a lo que vienen es a destruir, porque si no lo han logrado allí en los lugares donde hasta las piedras les conocen, es precisamente porque esa cultura es inviable.

Lo que no entiendo es esa insistencia de los políticosde izquierda europeos en pretender “integrar” a esa gente a sus propias sociedades cuando lo más lógico sería ayudarles a que se mantengan “integrados” allá con los suyos, aunque para ello sea necesaria la fuerza de las armas y levantar un muro alrededor de Europa.

Deja un comentario