" />
Published On: Lun, Ene 11th, 2016

NADA HA SIDO CASUAL

sean-chapo.jpg_973718260Por Andrés Pascual

Para camuflar a los comunistas, en EUA les llaman “activistas”, gente de “compromiso con causas nobles”.

Para poner de acuerdo a dos elementos reaccionarios, ENEMIGOS DE LA LIBERTAD Y DEL RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS de cualquier país, estrato y/o profesión, lo único que se necesita es la dosis abundante, mucho más que generosa, de antiamericanismo.

Ser anticomunista es un sello de garantía en el mundo de hoy, como que la filiación partidista está en desuso, porque mutó en varias fases o formas de agresión a la libertad y la soberanía de los pueblos después que se perdió la Guerra Fría, no hay algo que responda mejor al comunismo que un antiamericano.

Sin embargo, el neo-capitalismo trabaja con base comunista en la intención de dominar todo lo relativo a lo geo/político-económico, utilizando mecanismos de control social mediante recursos tecnológicos tan represores como novedosos.

La ofensiva contra el capitalismo, que a ciencia cierta nadie puede decir cuándo empezó, se vio acelerada con la promoción de la Administración Obama a la Presidencia del país.

El toque religioso, por medio de la simpatía militante pro islamismo del “ocupa” de la Casa Blanca, definió el peligro del ataque que, posiblemente, hayan considerado definitivo sus artífices.

Barak Obama ha resultado el “alma” de la traición, elemento que ha “unido” a las fuerzas reaccionarias contra América.

Todas las fuerzas negativas están perfectamente articuladas dentro del país, desde las llamadas minorías agresivas, cuya encomienda es contribuir a la destrucción de las garantías constitucionales, incluso convirtiéndolo en el teatro de una gigantesca guerra civil de nuevo tipo, que engrasa los motores en la violencia del odio revanchista negro, hasta la Media, el Gremio y la Academia, núcleo de mayor importancia en el lavado de cerebro, apoyados en el adoctrinamiento que inicia el aula desde primaria.

La Media, que promueve “un pensamiento” del ex-delincuente Malcolm X que reza “si no te preparas, te pueden hacer amar al opresor y condenar al oprimido”, ha resultado un demoledor “100” a favor del ex chulo al que Mahoma le “tocó el alma”.

Todo lo que lesione a Estados Unidos, lo que descomponga a Estados Unidos, lo que destruya a Estados Unidos vale, el objetivo es partirle el corazón como sociedad, desmoralizarlo, paso inicial de su destrucción económica para incapacitarlo como líder del llamado “mundo libre”.

Joaquín “el Chapo” Guzmán es uno de los principales soldados del ejército antiamericano por su capacidad para destruir la base moral del país; principal jefe del tráfico de drogas en el mundo.

Pese a ser un flagelo mundial, todo el armamento que confluye en el negocio de los narcóticos, tiene como diana el corazón de la sociedad de EUA.

Entonces a este delincuente, criminal con más de un millón de causas para electrocutarlo, lo “dejan escapar” en México de forma “cinematográfica” y lo recapturan, desplazando un comando militar de tipo también cinematográfico.

Hace poco tiempo se rumoró que la vida del criminal sería llevada al cine, incluso se mencionó a Leo DiCaprio para el papel de la lacra. Entonces The Rolling Stones publica que Kate del Castillo fue el enlace para que el comunista Sean Penn le hiciera una entrevista, “todo verbal”, al Chapo.

Kate del Castillo, que tiene casa aquí, que debe tener buena parte de su dinero a mejor recaudo aquí, en más de una oportunidad ha vomitado barbaridades contra el país que no solo denigra, sino que, al establecer relaciones con el Chapo Guzmán, ayuda a destruir, a pesar de la imploración que le hiciera al individuo para que “jugara al bueno”.

Al feo de Sean Penn nos acostubramos a verlo en cualquier cancha antiamericana del mundo, para suavizar su activismo visceral y traidor, metió dos dólares en Haití y se hizo un par de fotos con negros afectados por el terremoto, para que le otorgaran un título casi nobiliario de “soldado por causas nobles”.

La relación de Sean Penn y Kate del Castillo con el narcotráfico criminal antiamericano es parte de la política antiameticana, que tiene entre sus aliados a todos los grupos radicales agresivos contra Occidente.

A Sean Penn y a Kate del Castillo los deben tratar como a los soldados del Estado Islámico, por cierto, contra los que no actúan lo suficientemente justos o duros que merecen, porque no hay la mínima diferencia entre poner una bomba en un tren o lanzar un avión contra una torre y contribuir a proyectar leyendas medio positivas de asesinos que enferman y matan a millones en todo el mundo. Papel asignado a estos elementos los pulpos en español Univisión y Telemundo para ella, magnificando figuras negativas de la delincuencia internacional, estereotipándolos en hombres o mujeres hermosas, que, porque “entran por los ojos” en poblaciones a propósito, desvían la atención del rosario de crímenes que tienen sobre sus hombros y de su responsabilidad en la degradación universal.

A estos dos soldados del antiamericanismo les debiera caer encima todo el peso de la ley, porque, considerando a Obama, los Rosenberg hicieron mucho menos y los electrocutaron.

La gente de alma libre y comportamiento soberano espera que a estos dos elementos del “showbussines” los siembren en la prisión y que al Chapo lo ejecuten; si no pueden, suelten al tipo y que ponga una tienda de heroína dentro de la Casa Blanca y otra en el Capitilio, que a cierto efecto sería lo mismo.

La hija de Erik es un mal ejemplo para México, no trató de vivir un papel que hizo en una novela, sino que vive la esencia maligna y maldita del personaje por medio del odio ancestral; como el de los negros, pura revancha. En el caso de Penn, bueno, esta alimaña…ya se sabe.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>