Nada más perecido al nazismo fascista que el Gobierno de Obama

Por Carlos Carballido

ben carson
Ben Carson a Obama: Su gobierno es peor que el nazismo aleman

Todo aquel que tenga más de dos neuronas  en su cerebro podrá llegar a la conclusión de que el des-Gobierno del presidente estadounidense, Barack Hussein Obama,  peina las facetas más extremas del ridículo. Desde la “pusilanimería” en política exterior hasta el descalabro económico y fascistoide en la socio-economía doméstica.

Sus propios correligionarios demócratas  sienten que están cediendo  terreno, tal y como lo anuncio el diario Políticos,  tras la derrota de la aspirante a senadora Alex Sink  que perdió ante el republicano David Jolly  en el distrito 13 de la Florida, donde el  obamismo  era  la comidilla del día en otros tiempos.  ¿La causa?. Haber enarbolado en su campaña el mayor fracaso del presidente mariguanero:  El Obamacare, que solo en la Florida ha hecho que más de 300 mil personas hayan perdido sus seguros médicos .

Pero  lo anterior es solo la punta del iceberg.  La extrema cobardía de la política exterior del  inquilino de la Mezquita Carmelita, antigua Casa Blanca, prácticamente está limpiando el piso con la imagen  de Obama , luego de que Rusia  objetivamente  ha invadido a Crimea  por encima de las advertencias norteamericanas y mucho más cerca, en  Venezuela , un aprendiz de tirano tarúpido que habla con pajaritos,  está  masacrando a estudiantes y pueblo que piensan en la libertad de expresión.

Obama  pasó a ser el ridículo más absoluto y catastrófico de la historia norteamericana de los últimos 50 años. A menos de 4 años de su salida final, el silencio comienza a romperse y al menos ya están abriéndose múltiples gavetas con cucarachas para este aprendiz de político que  ocupó mas su permanencia en el gobierno para dividir a la nación, imponiendo su agenda,  que  para trabajar en su bien común.

Cualquier Presidente medianamente coherente debe tener horas de vuelo  en materia política. Obama usó sus horas de vuelo no solo para fumar a “María” ( ha declarado que es buena) , sino que  además de usar una beca ilegal  para terminar su carrera lo cual le invalidó el derecho a ejercer abogacía,  desperdició  su juventud para probar los placeres del  sexo homosexual según  reveló , Kevin Dujan, un connotado columnista de espectáculos y farándulas de Chicago.  No hay nada de malo en lo anterior, pero si lo hay para alguien que quiere dirigir los destinos de una nación.  Y parece que es cierto porque hasta ahora ni el propio presidente ni el departamento de Estado han desmentido tales acusaciones .

Múltiples han sido los escándalos que  durante su mandato han tenido lugar en una América cada vez más amoral y llena de libertinaje.  Otros presidentes hubieran ido a parar a la cárcel pero en el caso del Negro, nadie se aventuró  por cobardía o por la maldita costumbre de ser  políticamente correctos y  esa cobardía se pagará caro en los próximo 20 años según los especialistas.

Además de vender la nación a China y eliminar prácticamente la clase media  mediante el aumento del gobierno y su endeudamiento, Obama se ha erigido en fiscalizador, espía y sobre todo verdugo de todo aquel que no está de acuerdo con su ideología.  Así ha pasado con el prestigioso neurocirujano  de la raza negra, Ben Carson, quien actualmente es  víctima, junto a su familia y amigos cercanos,  de  acoso por  el Departamento de Rentas Internas (IRS) .

Carson,  quien es posiblemente el neurocirujano más famoso del mundo por haber sido protagonista exitoso de la separación de  dos parejas de niños siameses  unidas por el cráneo,  se ha visto presionado  debido a sus comentarios  en un Desayuno Nacional de Oración  en el que participó Obama  y en el cual el médico  le dijo que su gobierno es lo más parecido al Nazismo  Alemán.

Barack Hussein  tipifica al clásico izquierdista radical, que  no tolera opiniones diferentes ni mucho menos las respeta , sino que más bien la condena y la reprime  al más burdo estilo  de la Internacional Comunista de donde aprendió no solo consejos sino acciones hipócritas y propagandísticas.  Se ha burlado tanto de la Constitución que  hasta  una senadora de su propio partido dijo que esta tiene más de 400 años y nadie salió para corregirlo.

Ignorancia, traición y depauperación de una nación que ya ni es la más fuerte ni mucho menos la mas prospera. La pregunta  es… ¿A dónde irá a parar América si tipejos como estos siguen  al mando de EE UU?. Quizás la respuesta la podremos dar si  para el próximo mandato  los demócratas se vayan literalmente al carajo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*