Necesitamos un Extraño en la Casa Blanca . No queremos otro político.

 

 Por Alberto Perez Amenperunnamed (44)

Barack Obama ganó la Presidencia en 2008, en parte porque él era un forastero de Washington, un extraño diferente al establecimiento político que estamos acostumbrado a ver y criticar..

Desde su primer gran discurso en la Convención Nacional Demócrata en el 2004 a su elección en el 2009 fue el niño mimado de la prensa, fue electo básicamente por lo que representaba no por su capacidad para ser presidente. Querían un extraño como nunca había habido, y lo tuvieron,

El punto real que es tan cierto como que es aterrador, a casi ocho años de Presidencia de Obama, y el hombre sigue siendo un extraño a la nación..

El problema es que Obama no creció como un americano cualquiera, no creció como crecen los niños americanos amando a América, Obama fue criado por sus padres, abuelos y mentores a odiar a América.

Como resultado de ese enamoramiento con el extraño, de esta obsesión,  los medios de comunicación nunca había investigado a Obama.

Mientras que han hecho un deporte de rebuscar basura de candidatos republicanos, registros de la Universidad y relaciones románticas pasadas. 

Pero se negaron a hacer trabajo de investigación incluso rudimentario en cuanto a la educación de Obama, familia, amigos y profesionales asociados nada hablaba, y cuando algún opositor decía algo era acusado de racista

Todavía se niegan a hacerlo. Sus records universitarios  siguen sellados, su “carrera” como organizador comunitario sigue siendo turbia, su fondo de familia y primera infancia en Indonesia permanecen turbios y detalles acerca de su formación ideológica con los comunistas como Frank Marshall Davis y radicales como Saul Alinsky y Bill Ayers, Rashid Khalidi, el Reverendo Jeremiah Wright siguen siendo en gran parte inexplorados.

El hombre sigue siendo un extraño, un forastero, un extranjero en la primera magistratura de la nación americana.

Pero seguimos pidiendo de nuevo por otro extraño en la Casa Blanca.  ¿Por qué?

¿Para castigar a los políticos?, eso es un concepto clasista y discriminador, cómo clasista y discriminador en cuando los negros militantes dicen que hay que matar a todos los policías.

Porque tanto la profesión de político cómo de policía, como de cualquier grupo por origen o raza, tiene que ser individual, porque aunque nos hablen de igualdad no todos somos iguales.  Quizás fuimos creados iguales, pero pronto nos separamos cada cual por su camino y por su conducta, y algunos bastante rápido, si estuviera vivo no los podría decir Abel en el paraíso.

Los políticos, con sus afectos y sus defectos, tienen la experiencia de gobierno que nos falta a los que hemos dedicado nuestra vida a otros quehaceres. 

Lo que hay que hacer es buscar al político que haya demostrado mejor comportamiento durante su carrera los que realmente haya sido un servidor público, y realmente existen, lo que pasa es que los socialistas no quieren que haya políticos para crear la paternidad del estado totalitario…

No puede haber un principe que con un beso despierte a la princesa de la nación o que una bella princesa con un beso convierta al sapo en príncipe de América.

Tenemos que despertar a la realidad y dejarnos de cuentos de camino.

Porque un extraño se convierte en político tan pronto entra en la arena política.

Tantos políticos como extraños son humanos, y si no averiguamos bien quienes son los extraños pueden en cualquier caso ser peores que los políticos. 

Si no lo creen,  miren a la Casa Blanca o a Cuba.. 

Deja un comentario