NO ESCAMPA, “QUE NINGÚN KUBANOIDE BAJE LA GUARDIA”

VARADA CON PULOVER CHE

Por Andrés Pascual

Según un email desclasificado, George Soros, El titiritero de Obama, declaró que se arrepentía de haberlo apoyado sobre Hilaria en el 2008; lo voy a ayudar, entrelíneas debe entenderse que buena parte decisiva de la población BLANCA no quiere al partido demócrata en las próximas elecciones, en cuanto a Soros y a la reacción poderosa, “qui lo sai” :

Clinton Email Release – George Soros Regrets Not Supporting Her Over Barack Obama…

La declaración, abierta, contundente y reveladora, acaba de declarar vencedor al candidato que corra por el partido republicano. Parece que ha sido mucho más de la cuenta que sacaron los antiamericanos y traidores, SE LES FUERON DE LAS MANOS ASUNTOS QUE NO PODÍAN, a pesar de “sus gustos”, contra el posible apoyo que le darán a Hilaria.

Obama representa al partido y al peligro ante la caída en barrena de lo que queda del país, más de lo mismo sería una catástrofe mundial y queda un año, que inició “con buen pie” arreglando el bill de tenencia de armas, primer paso a desarmarlo, que afectará a la población decente y mejorará el nivel delincuente de quienes sabemos y no vale la pena repetir. Ah, más de 70 millones en gustos vacacionales de la familia imperio-tribálica.

Cuando empezó el aguacero, el tirano ordenó robarse los paquetes “del norte”, lo mismo medicinas que ropa y los envió a Oriente, dijo entonces, como “ayuda humanitaria” para los damnificados del ciclón Flora. Sin embargo, con aquella ropa se vistieron Fernández Mell, Diocles Torralba…el grupo de “playboys” comunistas de hábitos capitalistas de la época. Eso mismo sucedió cuando enviaron ropa “yuma” para vestir a los indultados de 1979, aquella vez no dijeron la razón de por qué la confiscaron, lo hicieron y punto.

Como ayuda “humanitaria” emergente por lo del Flora, redujeron más la carne y el café, era, dijo el tirano, una vía para recuperar la economía golpeada por el meteoro y le apretaron las casillas a la libreta de racionamiento, que no fue de alimentos solamente, porque también hubo otra para la ropa, “la quincalla” y los artículos de ferretería (invisibles para quienes no fueran de la mayimbada o para quienes estuvieran fuera del radio de acción familiar o amistoso de tenderos y administradores).

Un par de zapatos al año… si el administrador del establecimiento robado era amigo suyo, otro que apuntaba como “normado”, que nadie entendió nunca en qué consistió el cambalache.

Los “varados” son el refuerzo del “ejército de kubanoides”, del amplio grupo cuya actividad primaria para la tiranía es violar legalmente el embargo hasta que… dispuestos a llorar en el Itsmo o a protestar en Costa Rica, cuya contribución asegure el mínimo indispensable para que la trampa y el crimen puedan disponer, sin ningún sobresalto, de toda la leche de la vaca en remesas enviadas o producto de los precios de viajes..

El pronóstico sostenido desde 1961, discurso en gerundio, deber tener su respuesta en la urgencia por enviar hacia acá a una cantidad considerable de kubanoides, invasión planeada con la Iglesia y el propio Obama.

No es posible dejar pasar esta incitación a la salida ilegal sin buscar la relación directa con el discurso raulista que, siempre, fue el tipo seleccionado por su hermano para que dijera el discurso amenazante desde finales de los 70’s hasta toda la década de los 80’s, como el de la “rectificación de errores y conductas desviadas”.

El “éxodo” del momento complementa el último discurso de Raúl: botar lastre de la chalupa agujereada, que debieran llamarlo “apriétense el cinto”, aunque hace 56 años que empezaron a hacerlo, cuya finalidad fue justificar (acallar críticas resultantes de preguntas pesadas) por qué no se ve nada útil para el pueblo en el establecimiento de relaciones hasta hoy (Cuba no restableció relaciones, el paso es diferente, las estableció la tiranía).

Pero, con énfasis, (el “pueblo seguirá soportando la agresión con el mismo entusiasmo del primer día), por qué no verá nada de lo que espera ni este ni el otro ni los de más allá

Deja un comentario