No nos Culpen a Nosotros, Culpen a Hipócrates

Por Alberto Pérez Amenper

unnamed (35)Lo veíamos venir desde el momento en que oímos la noticia.

Ahora están diciendo que el hombre que atacó la clínica de abortos de Colorado, la mal llamada Clínica de planificación familia, que destruye la familia, estaba influenciado por los que atacamos los crímenes que se realizan en esos centros.

Siempre hay personas desquiciadas mentalmente que cometen crímenes, los hay y los habrá.

Lo que es perverso es que el crimen lo cometan profesionales de la medicina cuyo juramento hipocrático es tratar de salvar vidas no destruirlas.

En el tercer párrafo del juramento hipocrático que hacen los galenos cuando se gradúan está específicamente mencionado el aborto:

Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia. No accederé a pretensiones que busquen la administración de venenos, ni sugeriré a nadie cosa semejante; no introduciré a ninguna mujer prótesis en la vagina para impedir la concepción o el desarrollo del niño.

Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. No ejecutaré la talla, dejando tal operación a los que se dedican a practicarla.

 

Acusar a los defensores de la vida, es como acusar a todos los médicos por los pocos galenos que venden su profesión al aborto, o como acusar a los defensores del libre mercado y de la filosofía conservadora por la presencia de Donald Trump entre los candidatos presidenciales, y esto es algo que también hacen.

Deja un comentario