" />
Published On: Lun, Dic 22nd, 2014

OBAMA, CUBA Y EL EXILIO : UN BREVE COMENTARIO

Por Raul De Cardenas.

obama raul beso en banderaLA, California– Lamentablemente (y hoy se lee en todos los periódicos del mundo) la reacción de que la mayoría de los cubanos está a favor de la decisión de Obama. Eso lo atribuyo a la ignorancia de muchos, la ideología de otros, y a la avaricia de algunos. Y también a la metamorfosis del exilio, en el comportamiento de algunos cubanos de esa generación de recién llegados, de esos que solamente piensan dar la media vuelta y volver de visita tan pronto como reciban los beneficios del gobierno de Estados Unidos.

El embargo es la excusa de Cuba desde que perdió la ayuda de la Unión Soviética. Que revisen los periódicos, los videos de los noticieros, los reportajes de los corresponsales, y verán que hasta la caída de la Unión Soviética, Fidel Castro a penas hacia referencia al embargo. Es mas, dijo bien claro, “no los queremos y no los necesitamos”. Y cuando ya Cuba estaba con el agua al cuello, apareció Hugo Chavez regalándole el petroleo (algo que ya el gobierno de Maduro no puede continuar dado el empobrecimiento de la economía venezolana).

Y al mundo nunca le ha importado el embargo. Allá iban (y van) los canadienses, los españoles, todos los europeos, a disfrutar de unas vacaciones baratas y buscar jineteros y jineteras. Los gobiernos socialistas de la América Latina han sido los aliados de Cuba, y han impedido el progreso democrático en la Isla. Son, ellos, esos fanáticos populistas que han apoyado por todos los medios la dictadura cubana. Son,  ellos , los que ignoran a los presos, a los disidentes, a las Damas de Blanco, y a toda esa corriente de jóvenes artistas, intelectuales y periodistas independientes que se oponen al régimen de La Habana y que han intentado establecer un verdadero contacto cultural con el exilio (no los “contactos culturales” de propaganda del régimen como son Los van Van y el Ballet Nacional de Cuba).

Sin el apoyo de otras naciones es imposible que el embargo funcione y que se logre llegar a un orden  democrático en la isla. Recordemos como el mundo logro el fin del apartheid en África del Sur. Pero… Cuba no es África del Sur. Si asi fuera, Cuba ya seria libre.

No nos podemos olvidar de la Presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, ni de la Presidenta de Chile, Michelle Bachelette, (que sufrieron prisión en sus países bajo crueles dictaduras de derecha) que cuando visitaron La Habana no hace mucho no tuvieron la decencia de visitar a las Damas de Blanco (a pesar que estas les escribieron pidiendo una reunión).

El embargo fue impuesto como respuesta a los excesos del nuevo régimen comunista cubano que confisco, nacionalizo y se apodero de todas las industrias, de todo el comercio, de todo el sector bancario (aunque Fidel Castro muy astutamente – después de nacionalizar los bancos norteamericanos Chase Manhattan Bank y First National City Bank of New York, asi como los bancos cubanos – compro los bancos canadienses The Royal Bank of Canada y The Bank of Nova Scotia – los canadienses no perdieron ni un centavo – y Cuba continuo haciendo negocios con Canadá).

El presidente John F. Kennedy pagó el rescate de los prisioneros de Playa Girón con dinero, medicinas y comida. El presidente Obama hace mucho tiempo que pudo haber rescatado a Allan Gross en una forma similar, sin tener que darle libertad a los espías cubanos, culpables del derribo de las dos avionetas de los Hermanos Al Rescate en 1996 donde perecieron 4 cubanos americanos dedicados a salvar a los balseros que intentaban cruzar el Estrecho de la Florida.

De repente,  la tragedia de mas de cinco décadas de horrores y sufrimientos de nuestro pueblo ha sido borrada con la acción ejecutiva del presidente Obama.

Los horrores de la represión, las ejecuciones, la persecución religiosa, la UMAP, los cientos de desaparecidos en los mares que rodean la isla, la destrucción de la economía, la transformación del país a un sistema totalitario, intolerante e intransigente, el control de la educación y los medios de comunicación, la colaboración del gobierno cubano con grupos terroristas como ETA, IRA y FARC, todo ha caído en el rastro del olvido, como si nada hubiese sucedido. Borrón y cuenta nueva dice Obama y aquí no paso nada. Sus razones (mas bien excusas) para hacer lo que hizo carecen de fundamento histórico y están basadas en una ideología política de izquierda, semi socialistoide, que intenta aparentar como progresista pero que en realidad es una bofetá a la dignidad y el sacrificio del exilio cubano.

En su alocución, el presidente Obama se permitió mencionar a José Martí. Creo que se equivocó. Dijo el Apóstol : “el hombre ama la libertad, aunque no sepa que la ama, y anda empujado de ella y huyendo de donde no la hay”. Quizás alguien pueda traducirle esto al presidente.

 

About the Author