Obama y el Papa Francisco:  los artífices del Neocastrismo

Editorial

BarackObamaRaulCastroMarcoRubioIlianaRos-LehtinenEl santoral cubano trajo en el día de San Lázaro, la acción más cobarde y  desleal que presidente  estadounidense  haya podido  emitir  en relación con el pueblo de Cuba: El establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos gobiernos sin que el verdadero problema de la falta de libertades individuales y civiles de los isleños  quede resuelto.

El anuncio, que  ha sido una sorpresa para muchos aunque desde hace un buen tiempo se viene  advirtiendo desde estas páginas, acaba de ubicar  a Cuba al mismo nivel de China,  con la cual  esta nación mantiene cordiales relaciones económicas y sociales.  Ambas son comunistas, reprimen a su pueblo, limitan el derecho a la información,  recrudecen el hambre y las necesidades sociales  pero  eso no parece importarles ni al presidente Barack Huseein Obama, ni al Papa Francisco que como anunció el Vaticano medio en este acontecimiento.

Finalmente la agenda bien fraguada dio sus frutos.  Ha nacido el Neocastrismo como sistema que seguirá afectando a  sabe Dios cuántas generaciones más de cubanos. Miles de cerebros confabulados para ello. Primero un Departamento como la USAID  preparado a una disidencia  pacifica que bloquee cualquier intento de sublevación popular. Más tarde enviando a un chivo expiatorio, o agente,  como Alan Gross  para dar la estocada final.  Luego  el cabildeo desde el mismo suelo norteamericano de  intelectuales y empresarios cubanoamericanos-intercambio cultural incluido- a favor de un acercamiento  entre ambos gobiernos, terminaron por triunfar  por encima del dolor de millones de  cubanos. Y todo con la Santa y Apostólica bendición papal.

Ya Roma no desprecia a los traidores sino que los alienta y los ama. Pasando revista, la traición que se fragua hoy  no es solo contra aquellos que en 1959 les fue despojado todo lo que habían construido con el sacrificio.

La tracción no es solo contra aquellos que  fueron obligados a marcharse de su país por pensar diferente.

La traición no ha sido solamente contra aquellos que murieron en el estrecho de la Florida o intentando llegar a una frontera.

La traición va mas allá de la ofensa garrafal de este Presidente contra la familia de los ciudadanos americanos muertos gracias a la acción de los espías de la red avispa que hoy  corren a lamerle las botas a lo que queda de Fidel Castro.

El peor y mas aborrcible legado  es que el presidente Barack Hussein Obama junto  a la mediacion del Vaticano,   acaban de legitimar a un gobierno esencialmente represor,  que protege terroristas de ETA y las FARC, que somete por hambre a su pueblo,  que los adoctrina y envilece.

Al final, la medida  ha sido un boumerang  golpeando  desde simpatizantes comunistas  hasta anticastristas de pura cepa. Pero el exceso de entusiasmo puede ser  mañana motivo de preocupación para muchos.  Con la normalización de las relaciones diplomáticas, ni este gobierno podrá proteger a refugiados, ni aquel otro podrá incentivar el antimperialismo….entonces….¿Qué pasará con el Ajuste Cubano?  ¿ Sobrevivirán las Mulas, negocios de agencias de viajes y envío de dinero,  empresas de llamadas telefónicas a Cuba que sostienen la economía local del sur de la Florida???

¿ Y la disidencia? … trabajarán sin los Grants  que  supuestamente era para cambiar una sociedad que ya según Obama ha cambiado??? ¿Radio Martí que tanto favoreció a la Agenda mantendrá con empleo a sus  mismos agoreros?

Más preguntas que respuestas. De lo que si estamos claro es que ya lo veíamos venir. Pueden buscarlo en estas páginas

Al final, en este juego macabro solo ganó el gran capital. Esos grandes intereses como Fanjul y Compañía que  como bien dijeron… A Cuba hay que cogerla barata …. Y bien barata que la han cogido.

Comments are closed.