Obamacare expulsará del mercado de trabajo a más de dos millones de personas

Por Amy Payne

obama preocupadoLos efectos del Obamacare están alejando aún más a las personas del empleo y le pasa los costos de la atención médica a los contribuyentes. ¿Se trata de una buena o una mala noticia?

La Casa Blanca adoptó  medidas defensivas después de que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), de carácter independiente, hiciera pública una nueva estimación: Obamacare provocará que el equivalente a 2.3 millones de personas dejen de trabajar.

“Un doble ¡ay!”, indicó Chris Cillizza, del Washington Post, resumiendo exactamente cuán mala es esta noticia para los miembros del Congreso que votaron a favor de Obamacare.

Pero ¿por qué dejará de trabajar o reducirá sus horarios laborales la gente? En una palabra: dinero.

Con Obamacare, cuanto menos dinero gane Ud., más dinero le darán los contribuyentes para su seguro médico. Así que cuando llegue el momento de considerar un ascenso o un trabajo distinto, la gente tendrá en cuenta si ese cambio les haría perder o no los subsidios de Obamacare.

El experto de la Fundación Heritage Drew Gonshorowski lo expuso de este modo el año pasado: “Por último, Obamacare desincentiva el que las personas con bajos ingresos traten de cambiar a empleos con sueldos más elevados”.

Gonshorowski indica que Obamacare tiene todo tipo de “incentivos” para las personas:

Entre estas distorsiones se incluyen incentivos para reducir los horarios, no buscar trabajo, perder la cobertura del seguro, perder la cobertura por dependencia, divorciarse o evitar el matrimonio.

Incluso aquellos que ganan más dinero no tendrán motivación para trabajar por culpa de las subidas de impuestos de Obamacare. Estas subidas de impuestos consumirán todos sus ingresos, lo que podría provocar que algunas personas eviten tener aumentos de sueldo.

Desde luego no se trata de unos incentivos positivos. Pero la Casa Blanca, el líder de la mayoría en el Senado Harry Reid (D-NV) y otros miembros de la izquierda están argumentando que esto es una buena noticia: anteriormente, la gente estaba anclada en sus empleos simplemente para disponer de un seguro médico, argumentan, pero ahora pueden dejar esos trabajos y tener su seguro médico subsidiado por los contribuyentes.

“Así es como la gente puede tener nuevas opciones”, explicó Jason Furman, director del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

Y mientras los trabajadores tienen ahora todas estas nuevas y fascinantes “opciones”, Obamacare también ha supuesto montones de nuevas “opciones” para los empleadores.

Desde hace ya algún tiempo, las empresas han venido informando a la Reserva Federal de que tienen dudas a la hora de contratar por culpa de Obamacare y la preocupación por los costos de los servicios médicos. Así informaban ayer los analistas de la Fundación Heritage James Sherk y Jacob Deveney: “Los empleadores están respondiendo a la incertidumbre provocada por el lanzamiento de Obamacare reduciendo drásticamente sus horarios y limitando las nuevas contrataciones”.

¿El resultado de todo ello? “Ofrecerle a la gente beneficios gratuitos reduce su disposición para trabajar con el fin de conseguir esos mismos beneficios”, comenta Sherk. “Obamacare no sólo está reduciendo la predisposición de la empresas para contratar; también está reduciendo la predisposición de los americanos para trabajar. Por supuesto, celebrar eso es absurdo”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*