Obamacare: Intervencionismo de Estado

Por Alberto Perez Amenper

Hay una distinción importante que hacer:  una diferencia entre la libre empresa y la empresa privada.  Libre empresa es el ideal del libre mercado, con la interacción pacífica entre los individuos sin ser regulados o subvencionados por el gobierno.

Bajo la libre empresa, cualquiera puede negociar con otra persona en términos mutuamente acordados. Puesto que todas las interacciones son voluntarias, necesariamente beneficiarán a todos los comerciantes, y tanto la riqueza como el bienestar son libres aumentar sin la imposición de límites artificiales del gobierno.

Toda libre empresa es privada, pero no todas las empresas privadas son libres.

El fracaso de no llevar esta distinción en mente es lo que conduce al apoyo del público de programas indefendibles como el Obamacare. 

Vemos empresas de seguros privadas vendiendo Obamacare, anunciando cómo las personas pueden calificar para no pagar nada.  Claro que alguien tiene que pagar por el seguro de los que no pagan nada, y estos empresarios privados son cómplices del gobierno intervencionista en la economía…

El apoyo de la empresa privada a expensas de los mercados libres trae como resultado simplemente el corporativismo, donde el negocio se convierte en una extensión del gobierno en lugar de los agentes de la competencia y elección.

La base teórica de la política del gobierno hacia las empresas estadounidenses ha sido ejecutada por más de 200 años por “laissez-faire”. Laissez-faire, o “deja solo,” en una traducción del francés, es un concepto que permite a los intereses privados que tienen una virtual libertad tener rienda suelta en la operación de los negocios.

El economista escocés del siglo XVIII Adam Smith ha influenciado fuertemente el desarrollo de las ideas de laissez-faire, e indirectamente, influyó en el crecimiento del capitalismo en América.

Argumentó que las acciones de particulares, motivados por el interés propio, trabajan juntos para el bien de la sociedad mucho mejor si los mercados son competitivos

No hay un ejemplo mejor de intervencionismo del estado como el Obamacare, donde el gobierno utiliza a empresas privadas para establecer un sistema de seguro que limita la libre empresa, la libertad de las personas de escoger su propio seguro, su médico, su tratamiento a la vez que crea el monopolio estatal que significa un único proveedor del cuidado de la salud, sin competencia, que es el objetivo final del Obamacare, como fue abiertamente el intento del Hillarycare durante la administración de los resbalosos Clintons. 

Los enemigos de la libre empresa, presentan en su propaganda proponiendo el socialismo ciertosdefectos aparentes de la libre empresa, pero cuando observamos detenidamente estos llamados defectos, vemos que son debido a la asociación de gobiernos intervencionistas con la complicidad de empresas privadas que se convierten en unas agencias del gobierno creando el capitalismo de estado, que no es propiamente la libre empresa.

Un conservador es generalmente definido como alguien que favorece la iniciativa privada y se opone a la intervención del gobierno; un liberal, un socialista del siglo XXI, como la presente administración, y sus cómplices en las empresas privadas son generalmente definidos como quienes usan la empresa privada, pero está más dispuesto a aceptar la intervención del gobierno y  lo apoyan con entusiasmo.

¿Qué camino debemos de seguir?  La mejor manera de vislumbrar el futuro es mirando al pasado.

Los Estados Unidos han crecido para ser la nación más rica de todos los tiempos con el capitalismo de libre mercado.  Los lugares donde se ha implantado el capitalismo de estado, siempre han fracasado.

La diferencia entre el capitalismo de estado y el capitalismo de libre mercado es que el capitalismo de libre mercado es llegar a un voluntario y mutuo acuerdo, transacción o comercio,independiente y libre, mientras que el capitalismo estatal es el control de las corporaciones por el Gobierno; es una forma híbrida de empresas públicas y privadas. Capitalismo de estado significa la burocracia, la planificación central y las usurpaciones de nuestras libertades.

Aquellos que se interponen en contra el capitalismo de libre mercado, con capitalismo de estado, están oponiéndose al mayor motor de prosperidad material en la historia humana: el capitalismo real. Capitalismo de libre mercado es la fuente misma de civilización, progreso, paz y prosperidad. 

Comments are closed.