" />
Published On: Jue, Dic 25th, 2014

Policías de EE UU condicionan a Obama su relación con el castrismo

Redacción

chuck canterburyLa Orden Fraternal de Policía (FOP por sus siglas en inglés) exigió al gobierno de Barack Hussein Obama  que cualquier normalización de las relaciones con Cuba debe condicionarse  a la devolución inmediata de los delincuentes que han  asesinado a  oficiales de policía y permanecen refugiados bajo la protección del gobierno comunista de La Habana

El sindicato, que representa a más de 300 mil oficiales de policías y tiene una fuerte influencia en la vida política norteamericana , advirtió  en un comunicado (léalo aquí ) que ha sido un acto  irresponsable que la administración de Obama haya emitido propuestas diplomáticas a La Habana, mientras que el régimen comunista sirve de refugio a asesinos de policías .

La FOP pidió al presidente Barack Obama  que se rechace cualquier cambio en  la relación con el gobierno cubano hasta que sean devueltos los criminales porque sería un alto precio que tendría que pagar la nación americana si no se hace la debida justicia con los familiares de los funcionarios que estaban haciendo cumplir la Ley estadounidense

Tras el anuncio de  Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba de que no devolvería a los asesinos porque están amparados bajo asilo político, la FOP se unió  a las autoridades de Nueva Jersey y el FBI  que exigen a Cuba  la devolución de  Joanne Chesimard, de 67 años, una ex miembro de las Panteras Negras y el Ejército de Liberación Negro (BLA), para terminar su condena asesinato.

La FOP  también exigió  la devolución de dos integrantes del grupo República de la Nueva África que están protegidos en Cuba tras el asesinato en Nuevo México del  oficial de carretera,  Robert Rosembloom  en 1972.

Chuck Canterbury , Presidente de la Organización Fraternal de la Policía de EE UU  condenó  cualquier acción unilateral que  impida la aplicación de la justicia al tiempo que advirtió que no se puede premiar a una nación que ampara abiertamente a asesinos de los hombres que exponen sus vidas para defender a la población americana.

En la carta emitida a la Casa Blanca, una especie de advertencia de consecuencias posteriores, Carterbury  dijo que se opone  a tal concesión y urge que se rechace cualquier tipo de acercamiento a La Habana si antes no se devuelven a los asesinos aparados por Castro.

About the Author