" />
Published On: Vie, Dic 26th, 2014

¿Por qué llamar Cura a Bergoglio si es la misma enfermedad?

Por Carlos Carballido

papaLa Iglesia Católica está tratando de renovarse para no dejar escapar más a los fieles que sostienen su inmenso poderío económico.  Si bien el Vaticano es un Estado, su labor de los últimos años  se acerca más a la política  que a la esencia espiritual  con la que se forjaron sus bases. Pero esto parece estar funcionando para una mayoría que padece de desmemoria histórica.

Así que  para lograrlo, acepta lo  inaceptable en el doble lenguaje  de la ambigüedad y  busca  el show mediático para esconder  los cientos de miles de problemas en  la Santa Sede  que van desde  escándalos de pederastia  que han cometido sus  sacerdotes sin  castigo aun, hasta  manejos turbios en las finanzas  que  alimentan sus arcas.

Si la memoria no nos falla, tras la renuncia de Benedicto XVI,  cuando asomó el humo de la chimenea vaticana,  no salió negro, ni blanco , sino gris y hubo que esperar  el anuncio de ¨Habemus Papam ¨para clarificar un presagio que hoy vemos con meridiana claridad. Estaríamos en presencia  de un papado Hibrido, liberal y sobre todo contradictorio.

El Papa Francisco se nos  ha vestido de humildad extrema. Es capaz de besar  una cara llena de purulencias como detener el  coche para saludar a una multitud  en franco rompimiento de todo protocolo de seguridad.  Renunció a los lujos papales, paga con su tarjeta de crédito y en fin,  enamoró a la media  mundial  con la misma técnica camaleónica  de otro fatídico argentino  llamado Ernesto Guevara que , al  final,  se descubrió que tenía más asesinatos  a sangre fría que el propio Al Capone.

Jorge Mario Bergoglio  llega a esta Navidad con  un protagonismo político  jamás visto por sus antecesores.  Gracias a su mediación, el gobierno de Barack Obama se reconcilia con el de Cuba tras más de 18 meses de negociación y cabildeo  en el mayor de los Secretos , con lo cual contradice la transparencia con que su jefe Jesús Cristo  solía  actuar ante la multitud.

Bergoglio,  ha sido  extremadamente hábil  desde el inicio de su mandato. Adornando su sotana  de una estela populista y engañosa, se pronuncia  a favor del homosexualismo,   se negó a recibir al líder Espiritual Dalai  Lama para no molestar a China , no apoya a los estudiantes de Venezuela que tomaron las calles  en busca de libertad y lo peor, en el 2013 recibe a la dama de Blanco de la disidencia cubana ,  Berta Soler  y a en tan solo un año celebra la victoria de la reconciliación cubano-americana .

¿Cómo llamar entonces a esto, humanismo  cristiano o hipocresía?. El Pontífice bendijo con una mano a los disidentes cubanos y con la otra a los hermanos Castros olvidando un par de cosas  en la historia de los cubanos en la diáspora, millones de los cuales también son sus fieles de iglesia pero llenos de dolor en el alma.  Y mire usted….Su jefe, el Cristo de Nazaret, jamás pactó con Roma ni con la oligarquía judía  que a ellos se plegaban. Más bien  les criticó y fustigó en un Templo a latigazos, cosa que Bergoglio parece olvidar a estas alturas.

Y es contradictorio. El sumo Pontífice,  fue capaz de  defender a los clèricos y seminaristas  durante la Dictadura Militar Argentina, en 1976,  pero se olvidó por completo su propia historia  cuando pactó como mediador  en el acercamiento de EE UU con otra dictadura miliar, ¿ o es que Raúl Castro es un civil sin manchas de sangre en sus manos?

Nicholas Hann, editor de una revista teológica ha dicho: Los clérigos son líderes espirituales, no políticos. Cuando prelados pretenden ser diplomáticos, diluyen su  autoridad en cuestiones de fe y moral. El Papa Pancho podría haber hecho algo mejor por los cubanos y no por los Hermanos Castros  debido al lamentable historial de derechos humanos  de su régimen.

Pero el mundo no analiza, ni siquiera las mentes inteligentes. Un hecho  debe ser desmenuzado  en profundidad sin desestimar la historia que lo precede.  El Cura Bergoglio  parece que se le olvidó al cocinar esta Sopa . Y me acuerdo entonces del otro argentino brillante, Facundo Cabral, cuando sentenció: ¿Por qué le llaman Cura si es la misma Enfermedad?.

 

 

About the Author