¿Por qué no hago negocios con Cuba?

Por Alberto Pérez Amenper

carritoHe tenido proposiciones para hacer negocios con Cuba.

Amigos “anticomunistas furibundos” en su país, (Guatemala y El Salvador) algunos hasta políticos de partidos conservadores contrarios a las guerrillas que han azotado la región, han tratado de convencerme de que una cosa es la política y otra cosa son los negocios. 

Me aseguran que  hacer negocios con Cuba, a través de terceros países, es bueno y productivo..

Cortesmente he declinado, les he expuesto la realidad de que no salí de Cuba por lo que me quitaron, pero porque estaba convencido de que el sistema no trabajaba, que en un sistema totalitario no hay garantías ni para la persona ni para un negocio. 

En un país totalitario el único que tiene derechos, el único que tiene libertad el único que tiene autoridad, es el gobierno

Hoy les estoy copiando esta noticia que está en todos los periódicos:

 Fuerzas de seguridad iraníes han detenido a empresario irano-estadounidense, que había promovido mejores lazos entre los dos países, añadiendo signos de línea dura en Teherán que está tratando de bloquear que los inversores extranjeros entren en la República Islámica tras el histórico acuerdo nuclear.

En las últimas semanas, los empresarios iraníes con enlaces a las compañías extranjeras fueron detenidos, interrogados y advertidos vadeando en monopolios económicos controlados por el cuerpo de la Guardia Revolucionaria, según varios empresarios entrevistados dentro y fuera de Irán.

 Tratar de promover mejores lazos o simplemente tratar de hacer negocios con un régimen totalitario, es algo que va en contra de lo que realmente es la economía de mercado.  Solamente donde el mercado es libre y con garantías se puede hacer negocios.

Los que se han dejado llevar poniendo la ambición sobre el razonamiento empresarial, ya han sufrido descalabros económicos en Cuba, que paga o no paga según le convenga y cómo le convenga, porque la política es lo primero en un régimen socialista-totalitario. 

Pero lo que es peor y es algo que pueden esperar en sus relaciones con Cuba, es que si como en el caso de Irán, la política demanda privar de libertad a los empresarios, nada se lo impide, ellos son la ley de la tierra, no hay otra ley.

Reanudar relaciones con Cuba ha sido algo deleznable por parte de la administración de Obama. 

Pero el reanudar negocios en Cuba, por un empresario, llevar lo que han ganado en los Estados Unidos para invertirlo en la isla,  es algo insensato por parte de los empresarios que se dejan llevar por ambiciones ruines que terminarán arruinándoles..

Comments are closed.