¿Por qué no ondeó la bandera americana cuando se izó en la embajada de Cuba?

Por Alberto Perez Amenper

bandeaLa bandera de EEUU ya ondea (no mucho porque no hay viento) en el Malecón. Pero siempre hay viento en ese lugar de La Habana

Quizás el malecón suprimió el viento como triste testigo de los miles de emigrantes que vio perecer buscando la libertad.

Estamos siendo testigos de Playa Girón parte II, la secuela de una traición.

No es que esto sea una noticia sorprendente, desde que Obama fue electo en el 2009, la suerte de Cuba quedó echada. 

Nos dicen que ningún presidente republicano hizo nada por Cuba, pero esa es la diferencia, no hacer nada era bueno, la libertad de Cuba era y es asunto de los cubanos, el no hacer nada era mucho mejor que hacer lo que hicieron las administraciones socialistas demócratas, desembocando en el socialista en jefe, Barack Hussein Obama y su secretario de estado el hippie comunista John Kerry.

Comenzando con la traición del presidente demócrata John Kennedy en la invasión de playa Girón, pasando por el marielazo de Jimmy Carter, las conferencias de Clinton para reanudar relaciones, los balseros en Guantánomo, y el asesinato de los Hermanos al Rescate, hasta la actual administración, hemos visto que Fidel se ha sentido cómodo y al ataque siempre que hubo un presidente demócrata. 

Ni Girón, ni los balseros el asesinato de los Hermanos al Rescate y mucho menos el levantamiento del embargo y las relaciones con Castro que se habían establecido desde la época de Eisenhower, se hubieran visto con un presidente republicano.

Porque aunque los presidentes republicanos se preocupaban por la situación internacional antes de intervenir en Cuba, a ninguno se le hubiera ocurrido violar la ley para reanudar las relaciones con Cuba ilegalmente como lo ha hecho Obama.

Pero, ¿Se ha preocupado alguna vez Obama sobre el estado de derecho?

Y el estado de derecho se ha violado de diferentes maneras en esta reanudación de relaciones.

Échale un vistazo:

La liberación del rehén norteamericano Alan Gross pudiera haber sido Bienvenida. Gross había estado vegetando en una cárcel cubana durante cinco años por el delito de llevar teléfonos y computadoras a los judíos en la isla.

Pero intercambiar tres espías cubanos condenados en tribunales civiles establece una equivalencia incorrecta  moral y legal.

Peor aún, extender el reconocimiento al régimen dictatorial de Cuba perjudica a los intereses nacionales de Estados Unido.

Hacer todo esto sin consulta con las cámaras legislativa es una violación flagrante al sistema de derecho.

La  “Hoja informativa” de la Casa Blanca sobre Cuba, deja en claro que la administración de Obama no recibió nada a cambio de sus concesiones numerosas y sustanciales al régimen comunista de la Habana. En esencia, después de cinco años de “negociaciones” la casa blanca terminó concediendo todo lo que comenzó a pedir Raúl Castro desde el principio: La única negociación sería cambiar los tres espías cubanos cuyas actividades condujeron a la muerte de un estadounidense en la década de 1990.

Todo lo que ha hecho Obama es conceder todas las largas demandas de Raúl.

Los cubanos no ganarán libertad de expresión, de asociación, de pensamiento o de cualquier otra cosa como resultado de las llamadas negociaciones que de hecho fueron claudicaciones. El restablecimiento de la entrada de turistas americanos y las relaciones comerciales, son para beneficio de Fidel no para los Estados Unidos.  ¿Qué puede ser el mercado de Cuba para los Estados Unidos? Ni la capacidad económica ni el volumen de importación son comparables a cualquier otro país, con los que los Estados Unidos hace negocios,  sin embargo para la economía de Cuba es un salvavidas que se le extiende a la dictadura más larga de la historia. Esto sin contar que abre las puertas del Banco monetario internacional para que puedan pedir prestado y no pagar.

Pero esto es simplemente un renglón más en el legado de Obama. 

¿Cómo escribirá la historia el legado de Obama?

Esta pregunta tiene una sola respuesta.  La historia la escriben los vencedores, el cómo se escribirá la historia tendrá el primer capítulo con el resultado de las elecciones presidenciales de Noviembre de 2016.

Está en nuestras manos el cómo se escribirá la historia

Comments are closed.