Postura Políticamente Correcta

Por Alberto Perez Amenper

unnamed (15)La postura políticamente correcta que la izquierda quiere imponernos es extremadamente incómoda.

George Orwell debía de ser una lectura obligatoria en todas las escuelas cuando volvamos a salir a la cordura en esta sociedad.  Orwell fue un visionario, sus libro Rebelión en la Granja es la mejor explicación para todo tipo de mentes de la utopía comunista. Su libro más famoso 1984 no se refería específicamente al comunismo, pero describía a una sociedad totalitaria, cosas que no habían ocurrido y que sin embargo después vimos ocurrir, se describían en el libro en los páíses comunistas contemporáneos.

Un caso muy específico es la postura políticamente correcta que nos están metiendo en nuestra vida diaria en la manera de expresarnos, usando eufemismos que son realmente ridículos, pero que son una manera de controlar los pensamientos y crear una virtual censura.

En el libro Orwell describe  la noción de limitar el pensamiento a través del lenguaje una nueva forma de hablar de la llamada “neolengua”, que era un lenguaje controlado creado por el estado totalitario de Oceanía como una herramienta para limitar la libertad de pensamiento y los conceptos que representan una amenaza para el régimen como paz, autoexpresión, individualidad y libertad.

Cualquier forma de pensamiento alternativo a la construcción del partido se clasificaba como un crimen de pensamiento contra el estado.

Esta nueva sociedad hoy en día, al igual que el gobierno de Oceanía del libro de Orwell, los liberales nos  han impuesto restricciones políticamente correctas sobre lo que podemos decir y cómo lo decimos algo inventado por los izquierdistas para restringir el debate y silenciar la oposición

Un ejemplo de lo políticamente correcto es la cambiante terminología para describir a los lisiados.

En el pasado el término “lisiado” era perfectamente aceptable y no se consideraba ofensivo. En algún momento, la izquierda decició que “lisiado” era denigrante y cambió el término preferido para “minusválidos”. Esto, también, eventualmente consideró ofensivo y lo cambiaron para  “discapacitados” que se convirtió en el término preferido. Hoy en día, incluso “discapacitado” se considera degradantes para algunos y “discapacidad”  lo cambian por  “físicamente desafiados” son utilizados por las personas.

Lo mismo puede decirse de los cambiantes usos de términos para afroamericanos: “Negro” y ” de color,” que antes eran unas condiciones perfectamente aceptables, se convirtió en ofensiva durante la década de 1970 y  nos dicen que “Negro” se parece demasiado a cómo los esclavistas llamaban a los negros que era “nigger” y color también se refería al color negro, así que se cambió a afroamericano, aunque son pocos los negros que han ni siquiera visitado al áfrica.

Un ejempolo tragicómico de cómo la cuestión del lenguaje políticamente correcto con esto de los negros  ha derramado el uso de palabras descriptivas racialmente y afectado el uso de la lengua tradicional sucedió en 1999.

Un asistente del alcalde de Washington DC describe una decisión de presupuesto como “mezquina” que en inglés es niggardly  una palabra poco usada que significa “tacaño” cómo pueden verlo en este enlace Niggardly | Define Niggardly at Dictionary.com  y que no tiene ninguna relación con el slur racial “nigger!. Inmediatamente el ayudante cayó  bajo crítica y fue obligado a renunciar a pesar de que él no había dicho  nada realmente racial .

Ante lo absurdo y ridículo del hecho, después de aclarado el significado de la palabra, su nombre se despejó en cuestión de días y se le ofreció a volver a su anterior posición.

La corrección política cómo se está practicando no es más que la mordaza que antiguamente se llamaba censura e Inquisición, nuestra libertad de expresión está amordazada por la nueva lengua..

Dicen que de lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso, pero en el caso de la corrección política la izquierda está apurando el paso, van en una loca carrera.

Pero hay que adaptarse a las situaciones, por lo que les voy a dar algunas sugerencias sobre la postura correcta que tienen que tener.

El sexo de una persona ya no se puede limitar a hombre y mujer, ahora se refiere a géneros neutros que no se deben de limitar a masculino y femenino.

No se debe llamar indio a un nativo americano, porque esto es ofensivo porque ellos no vienen de la India. Bueno esto tiene algún sentido, pero entonces le debíamos decir indios a los que llamamos hindúes porque vienen de la India, Aunque tambien los pudieramos llamar taxistas o trabajadores de seven eleven.

No debemos llamar a los pobres con esa palabra, pobreza es algo que puede rebajar su autoestima, en lo adelante usted se referirá a estas personas financieramente desfavorecidas como “gente de bajos recursos”. · También los pudieramos llamar recipientes dependientes del welfare o votantes cautivos de Obama.

Y los getos donde viven no lo vayan a llamar tugurios, A estos barrios en los que viven y mueren las “personas de escasos recursos” usted los llamará “zonas vulnerables”, “barrios de invasión”, aunque preferiblemente “barrios perimetrales”. No queremos que nadie se vea ofendido respecto al lugar donde vive.

Prostituta: Estas damas se han visto obligadas a ejercer este penoso oficio debido a la opresión de esta sociedad machista en la que vivimos. Ellas prefieren ser llamadas “trabajadoras sexuales”. De esta forma se logra reconocer formalmente su manera de ganarse la vida por su trabajo.. Podrán tener su sindicato y el gobierno deberá garantizarles seguridad social y al proxeneta los beneficios de compañero en unión cívica. Y como es lógico, gozarán de vacaciones pagas. Podrán vivir de lo que ponen el el banco, cuando se sientan en el parque.

Viejos: El tiempo nos pasa factura a todos por igual, razón por la cual es preferible hablar de las señoras y señores de largo recorrido por la vida como “gente de la tercera edad”. Nunca se les debe llamar viejos cagalistrosos aunque sientan algún olor.

Muerte: Este inevitable fenómeno del final de la vida puede ser muy traumático para ciertas personas, especialmente para los familiares de quienes lo padecen. En caso de que haya sido invitado a un velorio o entierro será mejor que hable del evento por la tangente nunca mencionar la terrible palabra muerto.

Ni siquiera use las palabras fallecido, finado, muerto, cadáver, occiso y mucho menos que se ñanpió. Refierase al que se ñampíó cómo alguien que ha salido de viaje.

Le dirá a la viuda: “Siento mucho que Pepe se haya ido” o “nos haya dejado”. Siempre con eufemismos. Pero en ningún caso aludirá al evento directamente. En ningún caso dirá: “Blasina, le doy mi sentido pésame por la muerte de su marido”. Esto último suele ser indecoroso y ya no debe de usarse.

Calvos, este es el que más me gusta, ahora ya no soy calvo, soy de cuero cabelludo discapacitado, así que fui al departamento de vehiculos y pedí un permiso para parquear cómo discapacitado.  Y me lo dieron.

Loco: Reconozca primero que hay diferencias. Y que muchas veces esas diferencias se manifiestan en la forma en como percibimos el mundo. Un loco no es mas que un discapacitado mental, y así lo debemos nombrar, loco es denigrante, y llamar manicomio al lugar donde están los discapacitados mentales es también denigrante, son lugares de reposo para discapacitados mentales.

Pero bueno creo que con todas estas posturas políticas que tenemos que tomar todos nos vamos a volver discapacitados mentales , nos vamos a tener que internar en un lugar de reposo y después tendremos que irnos cómo Pepe para el cementerio.

Pero esperen un momento “cementerio” es políticamente incorrecto,  no tiene valor, ahí no hay ningúna fábrica de cemento, el único cemento está nada más que en la lápida. Esto es denigrante, porque no hace referencia a la persona que ocupa la residencia.

Hay que referirse al lugar cómo dormitorio de la vida.  Aunque si alguien se despierta se forma el corre-corre..