" />
Published On: Dom, Dic 15th, 2013

PREGUNTAS Y RESPUESTAS (PRIMERA PARTE)

1-  Háblame brevemente de tu infancia.

andres3R. La mía fue como la de cualquier niño de la Cuba de finales de los 50 con la particularidad de que los primero tres anos los viví en una apartamento que el PSP pagaba a mi abuelo, dirigente de dicha organización, en la barriada de Luyanó, en La Habana; mis primeros recuerdos son la efervescencia a raíz del derrocamiento del régimen de Batista y la esperanza que reinaba en las calles en aquellos convulsos anos. Con un abuelo del PSP y mis dos tías militantes de ese partido y fundadoras de la seguridad del estado te podrás imaginar el ambiente que primaba en casa y el tipo de libros que estaban a mi alcance. Lo mas curioso es que algunos de esos libros que mi abuelo mostraba con orgullo fueron prohibidos por anos cuando, en uno de sus devaneos, el régimen se alejo de la formula moscovita y del marxismo.

2-.¿Quiere esto decir que eras “revolucionario”?

Seguramente en mi mente infantil no cabía ningún cuestionamiento hacia el fenómeno que se gestaba, pero mas que revolucionario al pasar a los anos de la adolescencia me encontraba totalmente alineado hacia la ideología comunista con la pasión y la virulencia que siempre han caracterizado mi persona. No obstante, sin haber aun conocido el pensamiento de Rosa Luxemburgo mi posición era similar a la suya y así las cosas nunca vi con desconfianza ni prejuicios a homosexuales, religiosos y desafectos, grupos que a la sazón eran poco menos que apestados.

¿Como podías confraternizar con este tipo de persona en la Cuba de los 60 y los 70?. 

Como te decía, sin haberla leído a profundidad a causa de mi corta edad tome desde temprano la vía de Rosa Luxemburgo y daba por descontado que el mundo estaba poblado por seres de persuasión distinta con mi mismo derecho a vivir y ser felices.

3-. ¿Qué te hizo cambiar de pensamiento político?

No puedo darte una fecha ni un hecho especifico que marcara mi ruptura con lo que llamábamos el “proceso”; hoy me atrevería a decirte que rompí con el régimen y sus exponentes mucho antes de renunciar a la ideología y que los sucesos de la embajada del Perú, el posterior éxodo del Mariel y la forma en que fueron tratados los que se marchaban me provocaron una incontenible repugnancia. Por algún lugar debo tener el borrador del cuento en el que comparaba el acto de repudio de un profesor de la universidad en Ciego de Avila con el vía crusis de Jesús; por suerte una amiga militante del Partido me convenció de que no debía mandarlo jamas a ningún concurso.Luego me “tronaron” a mi y ese fue el momento en que comprendí que allí no podía vivir.

Al final te ocurrió como a casi todo el mundo; cambiaste de ideología cuando te apretaron las tuercas..

Correcto, ni mas ni menos que en la enorme mayoría de los casos y no adopte posturas de militancia ni combate contra el régimen, simplemente me oculte bajo una piedra mientras trataba de salir; ni denuncie las atrocidades que se cometían contra mi y contra tantos otros, me limite a resolver mi problema sin el menor interés por el drama colectivo. De hecho mi boleto de salida fue un tácito acuerdo con ellos de no presentar mi caso al relator de la ONU que visito la isla en el 1988 a cambio de un premiso de residencia en el exterior y poder llevarme a mi hijo al ano siguiente.

4- Crees que la revolución fue traicionada o se desvío de su curso original?

Considero que debemos hacer una distinción entre el plan de Fidel Castro y sus seguidores y las ideas de los millones de personas que de un modo u otro apoyaron su ascenso al poder. En el primer caso no ha habido ningún desvió, el régimen ha mantenido su programa original que era concentrar los recursos en sus manos para chantajear a la población; con el poder económico lograron un alto grado de “fidelidad” y con el desmantelamiento de las estructuras jurídicas y sociales que con tanto esfuerzo habíamos creado en los anos de república, garantizó su perpetuación al timón de la nación. Para muchos cubanos, en su ámbito individual si hubo una traición, pero incluso este sentimiento se basa en haber interpretado el personaje de Fidel Castro como queríamos verlo y no como realmente era. Nuestros males son autoinfligidos.

5-  Pero eso lo piensas ahora, cuando apoyabas al régimen creías que el proyecto podría tener éxito. Estas seguro de no haber hecho daño a nadie cuando vestías el otro “traje”?

Estas en lo cierto, mas allá de excesos y defectos que jamas pasaron inadvertidos para mi, me alentaba la esperanza de que existía una causa superior y mas grande que los seres humanos sin comprender que las causas son precisamente eso: motivaciones al servicio de los seres humanos y jamas deben ser de mayor estatura que estos. Y si, hice mucho daño. No en modo burdo y  como aquellos que vociferaron insultos a la puerta de los que se marchaban, hice daño con el silencio, con no alzar la voz, con ver abusos y desviar la vista; con visitar a mis amigos que se marchaban del país en la noche y utilizando artimañas para no ser detectado por la chusma.

6- ¿Que te hizo venir a Estados Unidos?

Mi relación con este maravilloso país y su historia data de mi infancia, hablo ingles desde una edad muy temprana y escuchaba de modo furtivo la radio en onda media; emisoras como WQAM, KAAY, WLS, WGBS y programas televisivos como “Midnight Special” los viernes en la noche cuando entraban los frentes fríos en La Habana eran mi pan cotidiano. Siempre admire la libertad e independencia del americano medio y la posibilidad que da esta nación de desarrollar plenamente las potencialidades de las personas. He vivido en cinco países, pero estaba seguro de que tarde o temprano seria un americano mas y me siento en extremo orgulloso de serlo.

7- Te catalogas entonces como pro americano?

No, soy simplemente americano, ni pro ni anti. Cuando tuve el privilegio de recibir la ciudadanía del país mas grande que jamas haya conocido la historia de la humanidad jure fidelidad a una bandera y a una tierra. Lo hice con pleno conocimiento de la decisión que había tomado y con la seguridad de llevarla hasta sus ultimas consecuencias si se hiciera necesario.

No contradice esto tu ideal de una Cuba libre y democrática?

 Para nada. Mi visión de la democracia en Cuba es paralela a mi patriotismo americano y lo reafirma del mismo modo que mi americanismo no concibe una dictadura a solo 90 millas de casa.

8-  Bueno, siguiendo en el tema de Estados Unidos, ¿que significación atribuyes a la elección de Barack Obama como presidente?

Lo veo en dos dimensiones totalmente independientes; la primera es el hasta ayer increíble hecho de que un afroamericano llegase a la Casa Blanca en dos ocasiones. Esto habla de cuanto ha avanzado mi país en la integración racial y de como las políticas preconizadas por el Doctor King, mas allá de limites y dificultades, han iniciado a dar frutos al menos en algunos sectores. La otra es lo que podamos pensar sobre el individuo como presidente, pero esto nada tiene que ver con su raza y se reduce a la evaluación que cada ciudadano haga de su mandatario.

Estas de acuerdo entonces con su politica? 

De ninguna manera, como presidente pienso que ha traído mas división y polarización que la que ya existía y que a fin de cuentas no reportara el beneficio para los afroamericanos y otras minorías que algunos esperan. Creo que es un hombre inteligente, no tanto como el cree ni como los adulones que le siguen proclaman, pero en ocasiones ha mostrado particular agudeza; el problema es que su visión de nación nos coloca muy cerca de Suecia o Bélgica y la primera potencia mundial no se puede permitir ese lujo. Pienso que el “poder” lo esta utilizando para efectuar todos los cambios drásticos que había ya decidido realizar con el fin de empujarnos hacia una categoría de segundo grado y favorecer con eso su agenda de globalización en la que bancos, instituciones y países no sean mas que piezas en el tablero dominado por un puñado de familias. El presidente considera que esta oportunidad le puede permitir materializar la redistribución de riqueza que según su ideal de justicia América necesita y espera poder ser el quien utilice a los de detrás del telón. Un gambito en extremo peligroso por ambas partes y en el que los ciudadanos llevamos todas las de perder.

9- Si reniegas de tu antigua ideología y no estas de acuerdo con Obama,¿ podemos decir que eres de derechas?

Seria un grave error darme esa etiqueta, no soy de derechas como tampoco soy de izquierdas; pertenezco a esa enorme masa de personas que no se identifican con la extrema polarización de la política ni la burda manipulación de la filosofía y la historia que ambos bandos efectúan. Soy de centro, como lo era Adolfo Suarez, uno de los artífices de la transición en España.

10- Suena muy bonito, pero de veras crees que el centro exista?, no es un tanto inmóvil y anticuada?, estar entre dos fuegos? o entre dos aguas? y no tomar partido? no es al final puro oportunismo?

Uhm, son varias preguntas en una. El centro existe en la medida que no se entienda como lugar en el espacio, centro no significa permanecer equidistante de derecha e izquierda sino vivir en perenne atisbo de las mejores opciones y oportunidades que ambos bandos puedan proponer. Es como estar en el río y sumergirse unas veces en esta ribera mientras que otras lo haces en la opuesta o en ninguna de las dos. La polarización irracional es lo verdaderamente antiguo y caduco; la sociedad moderna implica la mas amplia participación ciudadana y los limites partidistas e ideológicos no logran ya contener el empuje de las cada vez mayores necesidades  materiales y espirituales de esta experiencia irrepetible que se llama raza humana. Lo verdaderamente oportunista y cómodo es dejar que una “vanguardia”, un poliburo, un secretariado o un líder cualquiera tome las decisiones por ti. No podemos seguir permitiendo que cuerpos ajenos vivan nuestras vidas por nosotros.  CONTINUARA

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>