Próximo debate republicano de cara a las elecciones 2016

Por Alberto Pérez Amenper

clip_image002 (7)Se acerca la hora de la verdad, se acerca las votaciones en las urnas, no las votaciones en las encuestas.

Lo que trae como es lógico el estudio del fenómeno Trump.  ¿Podrá Trump ganar la mayoría para no tener que ir a una convención dividida?  Pudiera ser, hay muchos factores, pero Trump sabe lo que está haciendo, es una persona inteligente, y sabe la campaña que está haciendo.

Eso no es un elogio, inteligente es Fidel Castro, Barack Hussein Obama y Bill Clinton (de la cintura para arriba) no creo que lo es Hillary Clinton, no cual es bueno para Trump o cualquier otro que sea el nominado por el partido republicano.

El fenómeno Trump es que la gran mayoría de los republicanos está en su contra.

Está en su contra el establecimiento del partido, pero también está en su contra la mayoría de la base conservadora y evangélica del partido.

Por eso Trump depende para ganar de los estados del sur, Trump depende de los demócratas para ganar y creo que puede lograrlo.

Casi todos los estados del sur tienen votación abierta, generalmente esto es algo que representa la democracia, porque mucho de los demócratas del sur son dixiecrats, demócratas por tradición, votan casi siempre republicano en las elecciones generales, así que es justo que puedan votar en las primarias republicanas.

Los estados del sur, Alabama, Arkansas,Georgia, Louisiana, Texas, Mississippi, South Carolina, Virginia todos tienen votaciones abiertas, (Virginia ahora está tratando de cambiar la bola haciendo que las personas firmen que van a votar republicano) también algunos estados del Norte como North Dakota, Vermont, Michigan y unos cuantos más, pero son los menos y estos no son el factor que más importa a la estrategia de Trump.

Trump cuenta con los demócratas moderados que se encuentran descontentos,  en una minoría en su partido, y con los remanentes de los demócratas racistas del sur que consideran que todos los hispanos son iguales y que no votarían por un candidato con un nombre hispano como Cruz o Rubio o un negro como Carson.

O sea que Trump está dependiendo del voto demócrata descontento, a eso se refería Bernie Sanders cuando dijo que tenía como objetivo quitarles votos a Trump porque eran los votos demócratas descontentos con las situaciones actuales.

Esto es malo para alguien como yo, que pienso que es un peligro que Trump sea el nominado, pero pudiera resultar bueno en las elecciones generales, si estos demócratas votaran por Trump y si los que piensan como yo, también votaran por Trump, no se quedaran en la casa si Trump es el nominado, entonces Trump tuviera un buen chance contra Hillary.  Pero es un gran PERO.

Algo que también aumentaría el chance de Trump o cualquier otro candidato sería si el FBI presenta cargos contra Hillary.

No importa si el departamento de justicia desestima los cargos, el daño creo que sería tan grande que hasta Lechuza pudiera ganarle las elecciones a Hillary

(Lechuza era un personaje folklórico de mi pueblo uno de esos tipos callejeros peculiares que existen en todos los pueblos y que todos conocen)

Si por desgracia para mí manera de pensar, Trump es el nominado, creo que todos tenemo que apoyarlo. Porque tenemos que darnos cuenta que a pesar de las desgracias que traería Trump como presidente por su carácter volátil y autoritario, siempre sería una mejor alternativa que Hillary Clinton.

Pero volviendo a las primarias, además de la situación de las primarias abiertas, hay la situación de los delegados.  Hay estados en que si alguien gana el estado, como el que vamos a ver esta semana que viene en Iowa, el ganador es realmente simbólico, porque sólo gana los delegados proporcionalmente con los votos, todos ganadores y perdedores, tendrán delegados después de las elecciones.  Los estados importantes son los que tienen muchos delegados y en los que el ganador se lleva todos los delegados, no hay repartición.

Estados que tienen sus elecciones primarias entre ahora y el 14 de marzo de 2016, reparten sus delegados de forma proporcional, lo que significa que no hay un candidato que probablemente podría ganar la nominación simplemente ganando estos estados.

Sólo tenemos que recordar que Huckabee y Santorum fueron los ganadores en esos estados en las dos últimas elecciones.

En las votaciones en 15 de marzo de 2016, o más tarde los estados otorgarán sus delegados sobre una base de ganador-toma-todo, significando que los candidatos probablemente prestarán más atención a ellos.

Por eso vemos que hay candidatos cómo Jeb Bush y Chris Christie, que se mantienen en la contienda aunque tienen sólo un 2 o 3 por ciento en las encuestas.

Lo que veremos en estos días serán las votaciones de reparticiones, en Iowa, New Hampshire, Nevada y South Carolina, y algunos en marzo, cuentan, pero no son tan importante, es más bien como un termómetro que nos dirá la temperatura de los candidatos.

Pero donde se corta el bacalao es después cuando veremos estados grandes y que el que gana todo se lleva todos los delegados, y esto nos incluye a nosotros aquí en la Florida.

Hay estados grandes en que Trump perderá como California y otros en que podrá ganar o perder como aquí en la Florida, otros en los que tiene una buena oportunidad de ganar,  depende del tipo de campaña que haga, y el creo que hasta ahora ha demostrado que no tiene ni escrúpulos ni da espacio a nadie, destruye al que se le oponga.

Pero considerando que mientras más tiempo pase más se deteriora este tipo de candidato, aunque Trump quizás gane la mayoría, no será la cantidad de delegados necesarios para ser nominado.

Lo que trae el problema de un “brokered convention” una convención con varias votaciones en que cualquiera puede ser nominado de acuerdo con maquinaciones políticas.

No se quiere hablar de esto porque es algo bastante feo, todos dicen que no pasará, pero la realidad es que es una posibilidad muy razonable si Trump pierde algunos de los estados grandes en los que el ganador se lo lleva todo.

Lo que vamos a ver este mes son boxeadores tirando “jabs” golpes de preparación, pero el “knock out” o su ausencia lo veremos después del 15 de Marzo.

Cuando alguien me preguntó que creía sobre si Trump pudiera ganar, le dije que teníamos que esperar a Abril, y en ese mes podríamos ver en realidad quién será el candidato o si tendremos que esperar a la convención.

Deja un comentario