¡QUÉ SE JODAN, PERO BIEN JODÍ’OS!

hilton esta

Por Andrés Pascual

Desde hace varios días, el canal América Tevé está presentando entrevistas en Cuba de gente “decepcionadas” con la Revolución, por lo general, nadie menciona a Fidel como culpable (recuerda el estribillo ¡Ay, si Fidel se entera! o este otro ¡Le voy a escribir a Celia y verás…!); nadie dice “esto es una monumental tragedia”, un robo de la esperanza y un total castrado de la sociedad cubana que responde a varias culpas, una de ellas, “nosotros mismos”, pero, por encima de todas, de Fidel.
Todo el mundo creyó que el más grande tirano de la América moderna era “un rey mago rejuvenecido con cinco días de anticipación…” como parafraseó a Darío El Indio Naborí, que hipotecó su genio de decimista campesino para formar parte del ejército de guatacas y perros que, hoy, demuestran sobre el terreno lo que siempre tuvieron en agenda: envidias, bajas pasiones, rencores…
Un individuo dice que es veterano de no sé qué guerra y mete mano por el carné de defensor a todo dar del castrismo “redentor”. Entonces muestra dónde vive, es decir, al aire libre. Dice que le prometieron una casa durante sus años como mercenario y come candela gratis.
Una mujer, desde hace 46 años, espera porque le den su bajareque; otros muestran apartamentos sin terminar, con goteras, piso sin baldosas; pero, hace 35 años, lo que criticó como problema grave del capitalismo el cínico esbirro Jorge Alfonso, en la Bohemia robada, fue que, “el Grand Stadium de La Habana lo inauguraron sin concluir las labores”, lo que supuso un verdadero peligro para los más de 35,000 muertos de hambre, blancos y negros, en traje y zapatos de dos tonos, que llenaban a reventar el ex coloso de Bobby Maduro y Miguelito Súarez.
No sé como catalogarlo, vamos a llamarlo error, a pesar de la insidia y la envidia que, nadie lo adivinó, incubaba en tamaña cantidad en el “armonioso, trabajador, honesto y amigable pueblo cubano”; error creer que la tiranía llegaba con “cama pa’ tanta gente”, entonces a parir, a romper el equilibrio demográfico y racial y a soñar que, cuando se enterara Fidel, resolvería cualquier problema.
Nunca fueron capaces de entrever que, desde 1960, los problemas los creaba ese desamadrado con toda intención y lo repito: TODAVÍA NO HAY UNO DE ESOS ELEMENTOS QUE ACUSE AL TIRANO NI A SU MECANISMO ESCLAVISTA DIRECTAMENTE.
A mediados de los 50’s, el sector gastronómico de Cuba llegó a un acuerdo con la hotelera Hilton, consistente en que se contruiría el hotel sito en L y 23 (foto Hotel Hilton), que sería explotado por la compañía durante 10 años y, en 1965, pasaría a manos de la Caja de de Retiro gastronómico como propiedad de sus empleados.
¿Nadie conocía lo que dije? porque yo lo supe desde hace más de 50 años y no trabajé allí ni tenía 20 años en 1959.
En 1981 llegó a la prisión un anciano matancero cuyo padre fue mambí, pudo estudiar, fue el Jefe de Relaciones Públicas de la Liga de Beisbol Pedro Betancourt, azucarera y de calendario invernal, desde su creación hasta que la liquidó la tiranía, era el delegado del Calimete en aquel poderoso torneo.
¿Por qué sancionaron a 10 años a un anciano de 81, con cáncer pulmonar, que falleció preso? A Gabriel Soto Cuesta, nombre del siempre bien recordado, voy a decir “MAESTRO”, lo mataron sin asistencia médica al internarlo en La Cabaña y el Combinado; pero sin pedirla, SIN MENDIGARLA, porque tuvo el valor de escupirle a la cara a la SEGURIDAD del ESTADO de Calimete que “ustedes no son nadie para robarse como hicieron el diferencial azuarero, no es de ustedes, es de los obreros, del pueblo”.
El tirano arrancó de raíz lo que le costó la vida a Jesús Menéndez, amigo cercano de Gabriel y nadie protestó el linchamiento de aquel derecho logrado con sangre.
Ahora ¿A santo de qué vienen esos llantos y exigencias, cuando hasta lo que fueron propiedades populares se dejaron arrancar como entregas cobardes, en medio de atronadores vivas y aplausos al ladrón por la felonía?

Comments are closed.