" />
Published On: Jue, Dic 26th, 2013

¿Qué traen aquí los mexicanos?: Un par de verdades sobre la reforma Migratoria

Roberto Luque Escalona. Columnista del semanario LIBRE

roberto luqueWelcome to the Hotel California. Such a lovely place! Así cantaban Los Eagles. La canción todavía se escucha, pero ellos el resto de Estados Unidos. Lo tenía todo: industria, agricultura, California ya no es, ni de lejos, a lovely place. Hubo un tiempo en que sólo había siete países en el mundo que la superaran en riqueza, uno de turismo, servicios, tecnología, educación. Eso, en lo que se refiere a la palabra humana, que la naturaleza también había sido generosa en extremo.

¡Cuánta belleza! Sólo la actividad sísmica empañaba de cuando en cuando aquella maravilla. América en su más alta expresión. Pero en el barril había manzanas podridas: el sindicalismo izquierdizante, la burocracia estatal y municipal, la corrupción del ámbito universitario. A todo ello se sumó la silenciosa invasión mexicana, la emigración ilegal: los ¨indocumentados¨ que, según la izquierda, vienen a ratificar la condición de Estados Unidos como ¨un país de inmigrantes¨.

México lo tiene todo para ser un gran país, una gran nación; pero hay algo en los mexicanos, algo difícil de definir, que les impide alcanzar lo que debiera ser alcanzable para ellos. Llevan más de doscientos años dando tumbos y hoy, al cabo de ese tiempo, están en el peor momento de su historia.

Pero no es de México que quiero hablar, sino de América, de Norteamérica, como dicen ellos que debe llamarse este país. ¿Qué traen aquí los mexicanos? Ante todo, su odio al gringo, que se les inculca desde la escuela primaria. Ningún grupo inmigrante anterior, de los muchos que han llegado aquí, odiaba al país que los recibía: irlandeses, italianos, polacos, judíos; todos veían a América (pues llamaban al país por su nombre, sin intentar cambiarlo) como una tierra de oportunidades, como una nueva y mejor patria. El mexicano ve en América al país que despojó a México de la mitad de su territorio; que México hiciera lo mismo con Guatemala al apoderarse de Chiapas es algo que posiblemente ignoren. Que los gobernantes mexicanos nunca se ocuparan de Texas y California, dedicados como estaban a dar golpes de Estado, ni siquiera es tomado en cuenta.

Aparte de su mala leche contra el país al que entran ilegalmente, los mexicanos traen consigo unas costumbres y tradiciones políticas que nada tienen que ver con las americanas y que no vacilo en calificar de abominables. No creo que puedan comprender la irritación de los católicos americanos (que no son la mayoría y que viven en una nación creada por protestantes) cuando Obama les quiere imponer el aborto, ya que ellos, cuando adquieren la ciudadanía, votan por el partido abortista. En México, Plutarco Elías Calles convirtió en ilegal la práctica del catolicismo en una nación de mayoría católica, y para imponer su odio a la Iglesia provocó la muerte de cien mil personas en la llamada Guerra Cristera. ¿Qué es Calles para los mexicanos, tan católicos que son? Un monstruo, ¿verdad? Pos no, hombré. Ese hijo del mal dormir fue el fundador del PRI, que gobernó durante setenta años y que ahora ha vuelto al poder, doce años después de perderlo.

Gobernados por ladrones durante todo ese tiempo, los mexicanos ven la corrupción como algo natural. También el crimen. Educados en la admiración por los aztecas, un pueblo feroz y depredador que practicaba el canibalismo en pleno siglo XVI, ven con indiferencia la ferocidad de los carteles de la droga… a menos que les toque su parte.

¿Qué han traído a California? Veamos lo que dice el diario Los Angeles Times precisamente sobre Los Ángeles, ciudad fundada por… ¿mexicanos? Naa. Fundada por el fraile español Junípero Serra, un pinche gachupín:

  1. • El 40% de los trabajadores de L.A., por ser ilegales, cobra en cash y no paga impuestos sobre sus ingresos.
  2. • El 95% de los casos de homicidio son cometidos por inmigrantes ilegales.
  3. • El 75% de los que aparecen en la lista de más buscados por la policía son inmigrantes ilegales.
  4. • Dos tercios de los nacimientos son de ilegales y los gastos médicos se pagan con dinero de los contribuyentes.
  5. • El 35% de los reclusos en centros de detención son inmigrantes ilegales.
  6. • El 29% de los convictos en prisiones federales son ilegales.
  7. • La mitad de los miembros de pandillas son inmigrantes ilegales.

Dicen Jorge Ramos, María Elena Salinas y demás apóstoles de la inmigración ilegal, que aquellos a quienes llaman ¨indocumentados¨ son los que nos alimentan, los que recogen las cosechas (como si no existieran las máquinas cosechadoras, como si en la agricultura todo fuera naranjales y plantíos de fresas y de lechugas).

Pues bien, dice Los Angeles Times que en el sur de California sólo el 2% de los ilegales trabaja en las cosechas, mientras que el 29% vive del welfare.

California está arruinada y buena parte de esa ruina se debe a la inmigración ilegal. El mismo destino le espera a todo el país si no se detiene y se revierte esa invasión silenciosa y desarmada.

 

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>