¿Quién es Ben Carson?

Por Alberto Pérez Amenper

¿ Adventista del Séptimo Día , practicante de valores morales o ambas cosas?

benEn el mundo de habla inglesa protestante, la tradición de libertad de religión es la intervención mínima en la fe de alguien.

Siempre he considerado esto como algo excepcionalmente apropiado en la política de Estados Unidos.

Hay una excepción, y es cuando la religión se envuelve en la política como el caso del Islam.

La religión y el código moral cristiano del Nuevo Testamento son como noche y día en comparación con la ley islámica del Sharia. Los cristianos siguen el nuevo testamento.  Que es no está nada cerca de la barbarie que está escrita en el Corán.

Este tema viene por los ataques de Donald Trump a la fe Adventista de Ben Carson. 

Hay un punto cuando uno ve la brecha que Trump trata de destacar de Carson, el punto es que Carson se presenta no simplemente como un miembro nominal de una religión, pero como un creyente y profesante de esta religión.

Pero el ataque por lo que la izquierda y los musulmanes atacaron a Carson, nos puede enseñar cuál es la posición del médico en cuanto a la religión. 

Carson dijo que no votaría por ningún candidato musulmán, al no ser que jurara cumplir la constitución por encima de su religión.

Si esta es la convicción de Carson, ¿Qué importa que sea adventista?  Su posición es que como presidente pondrá la constitución por arriba de su denominación religiosa, aunque realmente su profesión religiosa no creo que tampoco afectaría su efectividad como presidente al contrario sería beneficioso a su gestión.

El adventismo desde el punto de vista personal puede ser molesto si uno tiene una relación cercana a alguien que practica esta fe,  porque esta religión es altamente legalista, es algo que personalmente he tenido que sufrir.

Pero desde el punto de vista objetivo, son buenas personas con valores judeo-cristianos, que siempre y cuando no tengamos que sufrir sus legalismos en la vida diaria, sus creencias no hacen daño a nadie. 

Las variaciones que los adventistas tienen con nosotros los cristianos tradicionales son sobre creencias que mantienen de las doctrinas del antiguo testamento, o sea que son cautivos de la ley mosaica igual que los judíos.  Lo que quiere decir, simplificando sus creencias es que son cristianos con lastre judío, o sea que si hablamos de valores tienen los valores de judíos y cristianos, y esto es la civilización moderna.  Pero para nosotros los cristianos tradicionales como esto trae los legalismos como el guardar el séptimo día, el sábado, en vez del domingo, y no comer ciertos alimentos, como la carne de cerdo y mariscos, nos parece extraño, porque todo lo que se separa de nuestra cultura tradicional nos tiene por naturaleza que parecer extraño. 

Pero a nosotros  ¿En que nos perjudica esto? 

Si no quiere comer la paella, allá ella, ella se lo pierde, má paella pa nosotros.

Y sería absurdo creer que si Ben Carson fuera presidente vaya a tratar de implementar al adventismo como la religión nacional.  ¿Pueden pensar que Ben Carson si es electo implementará el sábado como día de fiesta o prohibirá la venta de carne de cerdo y mariscos?

Mencionar la fe de Carson cómo algo malo, solo enseña lo malo del que lo hace, porque está tratando de insultar la inteligencia de los votantes, y esto es lo que constantemente hace Donald Trump

Pero precisamente el que Ben Carson tenga una fe real, hace que sus valores morales, que son los valores judeo-cristianos se reflejen en su conducta pública y privada.

Porque hay mucho mérito en los aspectos morales de todas las religiones cristianas incluyendo el adventismo.

 Y creo que los valores morales del cristianismo, o del judaísmo, o de la mezcla de ambos que es el adventismo,  puede tener un impacto muy muy positivo en una persona en la posición de presidente.

Por lo general, cuando la gente piensa sobre “religión y política”, piensa en temas sociales como aborto, dependencia del gobierno y el matrimonio homosexual. Y eso no es un mal lugar para empezar, de hecho comienza en el grupo de nivel en lugar de centrarse en los individuos. O sea que no importa la denominación, todos los que tengan estos temas sociales están unidos en una posición religión-política común, no importa la denominación.

Lo que establece una diferencia es cuando una persona como Trump, ahora nos dice que pertenece a una religión, cuando su conducta personal nos da a entender que la religión si es que en realidad la práctica es de un modo nominal.  O sea que el cristianismo nominal de Trump no nos garantiza, como lo ha sido de hecho que tenga como valores los temas sociales judeo-cristianos como los tiene el profesante religioso Ben Carson.

Cuando John F. Kennedy apareció como el primer candidato Católico Romano con posibilidad de ser el primer presidente de esa profesión religiosa en la historia de los Estados Unidos, muchos insinuaron que por su modo de vida Kennedy realmente no profesaba la religión, que era un católico romano simplemente social y nominalmente.  Y quizás eso lo ayudó a ganar la presidencia. Pero su falta de convicciones morales nos perjudicó a nosotros los cubanos cuando nos abandonó durante la invasión de playa Girón.

El problema de religión, siempre y cuando sea la religión basada en los valores judeo-cristiana es una ventaja en un candidato no un lastre.

Lo que tradicionalmente se observa en la política es que mientras que un gobernante como individuo mantenga una religión, aunque una persona puede derivar inspiración de la religión, lo que en última instancia, impulsa y motiva a esta persona en una posición en el gobierno son posturas políticas. La religión toma un asiento trasero a la política aunque la religión tiene un efecto persistente sobre opiniones políticas, mientras que el individuo profesa una religión, pero la religión y sus tradiciones no tienen ningún efecto perceptible en su gestión de gobierno.

Lo que es algo preocupante es cuando la persona aunque se diga que practica una religión, carece de valores morales, porque esto afecta su conducta, o cuando una persona practica una religión cómo el Islam, que es más un movimiento político para dominar el mundo que más que una religión.

Comments are closed.