" />
Published On: Mie, Ago 27th, 2014

RAZONES DE POR QUE UNA PARTE DEL EXILIO YA NO PARTICIPA EN MARCHAS

CARTA DE LA SRA MARIA LUISA MOLARES A ALDO TUERO CON COPIA PARA ORGANIZACIONES DEL EXILIO Y A RECIPIENTES EN GENERAL.
Querido Aldo,

protestaDe verdad te tengo mucho cariño, en serio. Desde las protestas contra el concierto Por la Paz del infame Juanes, en La Habana, donde por un chin no fue presa por las amenazas de Felipe Vals con la policía, frente al Versailles, decidí que no iría a ninguna otra como no fuera una convocatoria a inundar masivamente de cubanía la Calle 8, exigiéndole al Departamento de Estado no otorgar ni una visa más ni a personeros complicitados con el régimen, chivatos, abusadores participantes en mítines de repudio contra la disidencia en la Isla, ni a artistas que aterrizan en Miami con el guión que les dictan en La Habana, pidiendo el levantamiento del embargo y la libertad de los cinco asesinos, con el único objetivo de dividirnos, burlarse de nuestro dolor en nuestras propias narices y desprestigiarnos alevosamente después en la TV nacional, cuando regresan de sus misiones internacionalistas.

Hemos soportado demasiado, Aldo, ya Cuba se perdió. En un año, el tiempo de una Cuba bajo la tiranía castrista será mayor que aquel en que funcionó como República. Son tres generaciones de seres humanos nacidos como cubanos pero sin conocer absolutamente nada de su historia, ni de sus tradiciones, ni de sus costumbres, ni de valores, ni de educación, ni de civismo, ni de democracia, ni de honestidad, hasta su lenguaje resulta ininteligible, no sólo para nosotros sino para cualquiera que conozca el idioma castellano.

La llamada disidencia en Cuba es todo un fiasco. Para mi, el único opositor verdadero, preclaro en medio de una perturbada causa por la libertad de Cuba, es Antúnez, ese si habla a calzón quitao, como no lo hace ningún otro. Todo lo demás es bazofia, ocasionales huelguistas de hambre que emiten diariamente, ellos mismos, el parte medico de su estado de salud, por favor!!! Una ambiciosa pero simple narradora de su tiempo devenida intelectual de altas miras, que deslumbra a los incautos con una verborrea que aturde y que sin embargo es reconocida internacionalmente como la abanderada de la oposición al régimen castrista. Se impone otro…. Por favor!!!!!

Y a todo ese desastre se ha llegado gracias al apoyo irrestricto de quienes, paradójicamente y con toda intención, nos abrieron las puertas, desde el principio, para facilitar el quehacer destructivo de un megalómano, sicópata, perverso, asesino y cuanta maquiavélica condición humana puede darse en un solo ente.

No, Aldo, las sabandijas que se benefician del desbalanceado intercambio cultural, no son los principales responsables de las afrentas, muy estúpidos serían si rechazaran una visa caída del cielo y otorgada por el Imperio. Nunca hemos protestado masivamente ante las traiciones; las mentiras; los incomprensibles perdones; hasta el sobreseimiento, incluso, de flagrantes violaciones a la seguridad nacional de este país, no olvidemos el blindado barquito koreano. Hemos desgastado nuestras fuerzas yéndonos por tangentes llenas de buenas intenciones pero ineficaces, que en nada han contribuído a liberar a Cuba de los gendarmes que, próximamente, cumplirán 56 años en el poder.

Cómo es posible, pregunto, que un exilio económicamente sólido, políticamente influyente y, a veces determinante, esté aceptando, sin chistar, la llegada en masa de funcionarios comunistas que llegan con visa, en avión y con cuello y corbata para engrosar, de inmediato, las nóminas de organismos federales como Radio Martí? Y eso sin contar a los que, también dirigidos por La Habana, han convertido a Miami en la ciudad con los índices más altos de fraudes millonarios al Medicare, de cultivos hidropónicos de marihuana y de un extensísimo etcétera de actividades delictivas que denigran nuestra comunidad.

¿Qué es eso?!!!? Qué nos ha paralizado por décadas frente a una asquerosa complicidad cada vez más evidente con los que nunca se han escondido para meter sus cochinos dedos en los ojos de Washington cuando lo estiman conveniente, a sabiendas de que gozan de una total impunidad?

¿Qué nos falta para interiorizar la obligación que tenemos como exiliados de exigir el cese inmediato de las ayudas económicas, alimentarias, de actitudes inexplicablemente permisivas hacia unos forajidos sin ideología alguna, sin la menor intención de gobernar sino reprimir, asfixiar, someter, a 11 millones de personas y mantener a raya a los que conformamos una diáspora cada vez más distanciada de la que alguna vez fue nuestra nación, la próspera, la pujante, tierra de inmigarantes, proveedora, nunca mendiga?

Cuando se convoque a una Mega Marcha para, de alguna manera, empinaranos en dignidad y patriotismo, alli estaré en la primera línea, seguro. Mientras, continuaré tratando de que mi salud no empeore ante tanta rabia y tanta impotencia porque todos sabemos que solos no podemos. Y, si no se vislumbran los cuatro cohetazos que recomiendo, que evitarían el baño de sangre y arrasarían con los malnacidos de una vez, que, al menos, se les retire cualquier tipo de concesión y ayuda.
Te abrazo.

María Luisa Morales

About the Author