¿Representación de un deseo…o Incitación a un Crimen?

Por Alberto Perez AMEMPER

No creo que ni el peor oponente del presidente Trump, puede ver en esta parodia de la obra “Julio César” de Shakespeare algo que no sea la representación política más monstruosa y peligrosa que se haya presentado en un escenario en toda la historia de Estados Unidos.

La izquierda esta vez está tratando de reclamar que su odio de Trump es una obra de arte o en este caso una obra de teatro. En la ciudad de Nueva York Shakespeare una obra de teatro en el espectáculo del Parque Central ha modificado su Julio César, y juega así:

Trump es Julius Caesar. ¿Por qué hacen eso? Porque Julius Caesar es asesinado. Básicamente el carácter de César está sirviendo como un facsímil para el odio de la izquierda de Trump y en términos psicológicos, el asesinato ficticio de un personaje que representa a Trump, es un sustituto o reemplazo y lo que es peor la justificación del deseo de que Trump sea asesinado.

Es cómo una persona mentalmente perturbada que sacía saciar su deseo de hacer daño a su objetivo de animosidad, hasta que experimentan un estresor o trauma emocional que desencadena para convertir su arte en realidad.

¿Pude haber algo peor?  Pues sí lo hay, lo peor es que medios de comunicación  como el New York Times y CNN han declarados que la obra es una maravillosa exposición de cultura.

En cuanto a mí, un patrón está emergiendo que indica a que la izquierda se está volviendo muy peligrosa en términos de Trump y su familia.

Sin embargo, hasta ahora todavía era libertad de expresión. Todavía se había protegido su discurso, pero creo que esto pasa la línea entre una crítica política a un hecho que denota que han tomado un mensaje a la acción física o llamando a otra persona a tomar acción física.

Nadie cómo nosotros los exilados respetamos la libertad de expresión, porque la vimos reprimida en nuestro país.  Pero esto es inaceptable en ningún país civilizado, y no se trata de Trump, si no la negada realidad de que Trump es el presidente de la nación, se trata de que esto no hubiera podido ocurrir en ningún país democrático y mucho menos en una tiranía.

Nos podemos imaginar que hubiera pasado si esta obra hubiera sido sobre Barack Obama, todos sabemos que esto no hubiera podido ocurrir, y si alguien lo hubiera hecho, las consecuencias hubieran sido muy diferentes a la que vemos en los medios de comunicación.

¿Hay alguien que pueda pensar que durante la presidencia de Obama se pudiera poner una obra en que fuera apuñalado?…no lo creo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*