SE HAN PERDIDO COSAS MÁS IMPORTANTES QUE UN JUEGO DE PELOTA

 

fariñas elizardo

Tomado de Nuevo Acción

(10-27-11-5:1

(10-27-11-5:10PM)

Por Andrés Pascual

Parece que el mundo se acabó en Cuba porque el equipo de beisbol que representa  los males del pueblo cubano, propiedad exclusiva de la tiranía, perdió dos  torneos de poca calidad seguidos. Yo no sé si es verdad lo de que algunos  aspectos del espectro socio-político son manipulados hasta convertirlos en  “opio” por dictaduras interesadas en “tapar el sol con un dedo”, quiero decir,  para desviar la atención de verdaderos y urgentes problemas que solo lastiman a  una parte del pueblo (sin familiares ni en la Comunidad ni en la nomenklatura,  incluso sin buenos trabajos para robar) que no por “parte” es pequeña (tal vez  hable del 85 % de la población).

El  caso es que hay un incremento de la actividad represiva contra una parte de la  oposición, que alcanzó a la líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán, de la  peor manera posible: la asesinaron.

En  muchas partes del mundo se han hecho eco del detalle solidarizándose con la pena  producida por la pérdida; pero ninguno ofrece ni la mínima posibilidad de  manejar lo que realmente pudo haber sucedido: necesitan pruebas, pero, para  votar contra el embargo impuesto al ladrón en la ONU ni vacilan ni solicitan una  condición paralela que condene ampliamente el bloqueo de todo que le ha impuesto  la tiranía al pueblo cubano durante 50 años. No hace falta ni interesa, porque,  a ese grupo de comelones que se reúnen cada cierto tiempo en Nueva York de  vacaciones pagadas, los alimenta el cordón umbilical del antiamericanismo y el  castrismo es una especie de “niña de los ojos” de la reacción internacional, que  se manifiesta hoy exactamente igual que como lo hacían los satélites del Pacto  de Varsovia hace 25 años.

¿Cuál es la razón por la que los “infiltrados” en Cuba buscando noticias sobre  el impacto de la muerte de Laura, de cualquier canal televisivo, solo indagan  entre miembros de las Damas de Blanco o en algunos “caudillos” de la disidencia  como el Huelguista de Oro, Coco Fariñas, o el delator de lujo para empeños  mayores, Elizardo Sánchez Santa Cruz? ¿Por qué no van a buscar la reacción entre  elementos del pueblo de a pie? ¿Cuál será la opinión del cubano cansado de  esperar un ómnibus durante 2 horas; o de la anciana que sabe que no llegará al  pico de pan racionado que le corresponde, no solo porque la oferta es baja, sino  porque el dependiente ya empaquetó el que tiene que mandarle al policía del  sector, a la jefa del CDR o al jefe de protección física de un ministerio que  vive en el barrio? ¿Cuál es el impedimento en buscar el rechazo a la tiranía  entre quienes ni de juego serían condescendientes con la dictadura? o, ¿Acaso a  Laura no la conocían tantos como deberían?

Desempolvar lo del cuentapropismo le resulta al castrismo lo mismo que las  promesas de Obama para la reelección al pueblo americano: vaselina con  antecedentes trágicos. Sin embargo, en Cuba la gente sueña con un mundo  capitalista “preservando los valores de la robolución” y ellos en plan de  millonarios, porque ni tienen interés en conocer ni nadie les ha explicado que  el objetivo de la tiranía es dejar en los hombros de ellos mismos y de los  viajes y las remesas la actividad distributiva obligatoria que, como gobierno,  le corresponde.

La  pena y la indignación por el asesinato de Laura Pollán y de las que haga falta  para dar el ejemplo contundente de lo que son capaces si se ve en juego su  supervivencia, ha servido también para que una parte del exilio (por lo menos lo  aparentan) incluso otra opositora franca y creíble dentro del país, como que  pretendan condonar ciertas deudas morales y obligados resquemores contra  facciones disidentes que representan a la dictadura y se oponen a la libertad de  Cuba, no solo porque no persigan ni busquen eliminar de raíz el castrismo, sino  porque lo que quieren es algún maquillaje que les haga partícipes de un  desgobierno “mejorado” de acuerdo a sus intereses personales y/o de grupo.

No  se debe dudar que todavía no se entiende qué se esta haciendo mal para enfocar  al pueblo cubano en sus verdaderos intereses; lo cierto es que, además de  hablar, de no crear una alternativa seria a La Colmenita, por ejemplo; de no  comprometerse en actividades de importancia capital en el inicio de la tan  necesitada recuperación moral del pueblo, nadie comprende la función  “teledirigida para algunos” de muchos de los disidentes y de algunos otros que  los apoyan por acá.

Mientras, el pueblo llora la derrota de “su equipo nacional” sin un saco de  cemento para tapar una gotera; sin un cuarto donde vivir ni un vaso de leche  para desayunar…y sin ninguna posibilidad de quejarse o de ser oídos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*