Seguimos sin entender a qué fueron los opositores a Panamá

Por Luyano Havana

luyanoTodavía nos encontramos en la antesala de una Cumbre de países, en su mayoría esperpénticos, de bajo rasero democrático, con gobernantes de funda y látigo y con una plebe sumida y sumisa al canto de hermoso futuro y anaqueles de comestibles vacios, libertades taimadas, torturas y salvajismo, sangre y muerte, corrupción al por mayor, baboseo con el viejo dictador y recochineo en asquerosas doctrinas.

Como si al Edén viajasen, un grupo queriendo representar al exilio, a los disidentes, opositores y todos esos nombres que ya conocemos, además de sus caras y mañas, se aventuraron en tierra hostil y fueron violentamente agredidos por una turba castrocomunista oficial y pueblerinos machacahuevos quienes, previo paso por caja y sandwich con soda asegurado, secundaron a los esbirros cubanoides.

El espectáculo no fue más que la repetición de la política exterior cubana, atacar con violencia sin importar consecuencias. Sabedores de la estela fascista del régimen cubano, ¿por qué no se prepararon para repeler estos ataques?.

Sigo sin entender, de todas maneras y a estas alturas, los objetivos de este tipo de actos. Todos saben lo que pasa en Cuba pero es a los cubanos de dentro a los que debe importarle y, por desgracia, la gran mayoría está por no hacer nada.

Hay que cambiar las reuniones de pan con lechón de Miami por las de agua con azúcar en Caimito del Guayabal, hay que dejarse de ilusiones de un pronto arrepentimiento de los sádicos y confrontarles por todos los medios y en igual nivel.

Si esto no se comprende, entonces demos por hecho la consumación de la desgracia de Cuba y esperemos sentados los capítulos finales de nuestra aberrante historia reciente.

Comments are closed.