SIN PÚBLICO NO HAY INTERCAMBIOS

la-colmenita-458x410Por Andrés Pascual

Moche desea que la juventud americana estudie fuera del país ¿Por qué realmente? ¿Dónde intencionalmente? ¡Cuidado muchachón, recuerda que un español insigne, manco por más señas, dio el “tip” para que no te “cojan” de mingo: “lee las entrelíneas, Sancho”!

James Risen, de The New York Times, llamó a Obama “el Más Grande Enemigo de la Libertad de Prensa” en al menos una generación, el reportero lucha contra la Casa Blanca, que pretende imponer el control sobre las Fuentes, bajo penalidades si se oponen:

http://dailycaller.com/2014/03/24/nyt-reporter-obama-administration-the-greatest-enemy-of-press-freedom-in-a-generation/

Carlos Santana quisiera actuar en Cuba y en Venezuela, “donde tantos problemas hay…”, el mismo tipo que se puso un pulóver con la imagen del Che Guevara y encima un crucifijo de dos libras de oro y piedras preciosas para recibir un Grammy de los que manipulan Emilio y la Raza, porque Teddy Bautista, otro cachanchán del circuito convicto por robar como presidente del MIDEM, está en llamas en España.

Es la misma justificación que dio Juanes para su concierto-apoyo-consolidación del castro-obamismo artístico en la ex Plaza Cívica; por cierto, nadie le ha vuelto a preguntar qué resultado obtuvo desde el punto de vista de la “pacificación”.

Santana es buen socio de Gloria y Emilio, por lo que, en cualquier momento, se cuela en el cubil de las ratas y entona sobre la tarima, con la foto del Che guiándolo, EVIL WAYS; a fin de cuentas, si todos van…

La oposición anticastrista a estos músicos comunistas tiene de fondo el circo del viaje entre otros detalles. Venezuela debe tomar nota para que empiece a confeccionar su larga lista de enemigos, a la vez que a ubicarse como parte activa de la mafia de Miami…digo, creo yo ¡eh! pudieran empezar con Juan Gabriel, que canto emocionado para Maduro:

http://www.diariolasamericas.com/vida-y-artes/carlos-santana-quisiera-tocar-cuba-venezuela.html

En España están traumatizados con la importación de la santería y el jineterismo desde el cubil de la tiranía; por lo que, posiblemente, estén pensando en cambiar la frase que desecha preocupaciones en base a pérdidas: “¡Más SE PERDIÓ en Cuba” a otra que rece “¡Menos mal que se perdió; si no, figúrate, si así es y…!”

El caso es que los papeles que les ofrecen a algunos artistas en películas y series son muy relacionados con la delincuencia, la santería y con la prostitución, por ejemplo: en la exitosa serie EL TIEMPO ENTRE COSTURAS, es un cubano vividor el que revienta a la heroína Sara Quiroga.

El mismo carácter y por el propio actor que, junto a una prostituta de principios del siglo pasado, interpretó Laura Ramos para hacerle un yogurt la vida a un hacendado y a Marta Haza en su papel de Sara Reeves, la BANDOLERA.

El propio Perogurría es experto en roles de “piso’e tierra, inmoral, chulo y delincuente” (no dudo que sea así en la vida real, porque, del G-2, CAMPANA); con esa entonación vulgar “al natural” ¿Qué más puede pedirse? Sería como pretender para el SMO de Castro un Robin Hood por 7 pesos. No crea que se me olvidaron Mirtha Ibarra ni la gorda fea y chancletera de verdad que “Alexis” presentó como “Chica Almodóvar”, “gratamente recordada por el hombre nuevo desde UNA NOVIA PARA DAVID”.

Hay un canal de televisión “raro” en Miami, es de los venezolanos Eduardo y Bernardo González, hermanos en la vida real, antiguos dueños de TeleCaribe Venezuela, hoy TeleCaribe Miami…Lo de raro porque, (toma nota de esto también Venezuela, no vuelvas a repetir errores después de la advertencia) donde estén los quedaditos o sembraditos “hombres nuevos” Omar Claro y Tony Cortez, no puede haber “transparencia”, son “gallos tapaos…”

Otros dos canales de televisión en Miami, Mega TV (22) y Mira (18), repletos de las películas castrocomunistas que ayudaron a fabricar al hombre nuevo: Lucía, Elpidio Valdés, Vampiros en La Habana, Memorias del subdesarrollo, El hombre de Maisinicú, Guantanamera, Bluff, Se permuta, El brigadista…

Como que una buena parte de este tipo de individuos (producto ideológico del castrismo que respira, transpira y recibe órdenes como estímulos) se encuentran “ajustados”, sin ninguna verguenza le pueden disparar: “yo estaba confundido…”, sin embargo, para que esos canales y el 41, América Tevé, puedan desarrollar tan provocadora y proselitista programación dentro de la descendencia de los castristas convertidos en “comunidá”; así como llenar el vacío nostálgico que deja permutar de Párraga para Miami, tiene que haber un público amplio y ávido de esa programación. En el 17 (televisión pública), bloque de transmisión dominical en español, de 5 a 5.30 p.m, tienen la desfachatez de considerar una aberración política Añoranzas de mi Cuba ¿Qué Cuba? ¿Qué añoranzas?

Quiero creer que, si pudiera derrotarse a los demócratas en el 2016, los republicanos serían lo suficientemente justos, fieles y valientes como para poner en orden todo lo que ha concedido Obama con respecto a Cuba: regulación drástica de viajes y remesas; suspensión inmediata de intercambios de todo tipo; persecusión de sembrados o quedados, supuestos ex altos oficiales del MININT o ex dirigentes de la “economía castrista”, algunos en función de “analistas políticos” para darles botellas superiores a 3,000 dólares al mes; de chivatos de la Policía o del G-2 y solicitar, públicamente, acusaciones contra estos canallas para juzgarlos en la Florida por crímenes de lesa humanidad o cohecho para delinquir, ciudadanos o no, y que prohiban, con sanciones fiables y duras, todo el negocio con el castrismo, sean malos cubanos o americanos; si no se puede lograr este “capricho”, tampoco necesitamos a los republicanos; sino a Dios… hasta ver qué pueda pasar un día.

Lo mismo exijo para limpiar y/o recuperar a Estados Unidos: si no pueden echar abajo el aparato antiamericano que da al traste con la pérdida de liderazgo y la decadencia moral ¿Republicanos para qué? Aunque siempre es mejor que demócrata y primero se deber apear al partido en el poder y tratar de barrer el piso con ellos, que hay basura, más la que falta en dos años, que prometen bastante…

El “boom” del comentario político en Miami son los llamados intercambios (foto PROPAGANDA de La Colmenita) entre Obama y Castro para disfrute del “hombre nuevo”, a la vez que perforan el embargo y el exilio

El último “barrage” de opiniones de todo tipo alrededor de esta política castro-obamista, lo desencadenó un dicen que músico con el que Juan Manuel Cao volvió a pifiar y, no sé si bajo su responsabilidad o por la de sus productores, el caso es que son dos las veces que un apapipio dice lo contrario de lo que el ex preso político (voy a llamarlo por su grado de sacrificio, que lo tiene), esperaba.

No es fácil manejar a esbirros castristas, porque no se les puede ofender ni darles un avionazo ante las cámaras; entonces ganan ellos, porque su único papel es provocar, molestar y crear problemas con sus consignas: la única forma de imponerse contra estos elementos es no invitándolos a ningún programa, dejándole a los comunistas y los “superbuenos tan buenos que les meten el dedo”, el arma para penetrar, dividir y destruir “no podemos ser como ellos ni hacer lo que ellos hacen, porque somos demócratas…” cuando ya nadie sabe lo que somos y, de lo que son capaces, hay un libro abierto en fotos y videos desde Cuba y Venezuela.

Si ese elemento, que viaja a Miami como “embajadores de mala voluntad de la tiranía”, entendieran que los están exponiendo a un peligro mortal, especie de ofrenda en sacrificio por conveniencia, se quedaban y jamás justificarían a esos asesinos; porque, en el programa secreto del MININT con la NSA, la CIA, el FBI o lo que sea, corruptos 100 % bajo el control de Obama y los demócratas, debe contar la cláusula “provocar para que un exiliado fanático, o con la gandinga hecha un hierro, lo mate”; después, a armar la gritería-denuncia-condena y obligar (no sería difícil con Obama y Holder), a que “la intelligentsia” que mencioné antes saque de circulación a los últimos bastiones de la lucha por la libertad de Cuba.

El exilio ha sido prudente, pero cualquier “hit-man” de la tiranía tumba hoy por la mañana y, a las 4 de la tarde, “pudiera estar protestando junto al pueblo enardecido” en el nuevo sitial contra el Imperio, frente a la Sección de Intereses de La Habana…no es descabellado pensar así, ni sería la primera vez que ocurriera.

A aquella gente le ha resultado fácil penetrar al destierro, lo han logrado cuando el exilio “ha captado” a cualquiera que grite un par de veces “Castro, hijo de puta” e, inmediatamente, lo etiquetan con “se la está jugando”; después, si no lo “llena” el dinero, no consigue viajes, o cuando lo decida la tiranía, entra y a trabajar “dentro del monstruo” con la tarea de dividir.

Sin embargo, a la tiranía no la penetra nadie, porque no permite ese relajo ni cree en “aparecidos anti” de última hora, sin un buen número de sacrificios riesgosos por la causa que lo avalen, de los que, “si escapa, queda loco”.

Si el Inmundo y Max Lesnix confían en que son considerados por la tiranía más allá de su valor de uso como cucarachas provocadoras, hoy totalmente por el suelo por la Toma de la Bastilla de la disidencia, están fritos, comprobable en que no son noticia aun al borde del desempleo, a pesar de que pudieran carenar en Univisión Mambí bajo contrato de Saban… ¡Nadie sabe!

Saque cuentas de la cantidad de “hombres nuevos” que tiene Miami, de cuántos elementos de la “comunidá” hay… esa es la razón del intercambio: hace 20 años solamente, a nadie se le hubiera ocurrido traer a Van Van a la ciudad, hoy diserta sobre su pintura un comisario cultural que, en los 80’s, ni acto de presencia puso hacer, ni su cuadro colgó de alguna de las paredes de la galería de Ramón Cernuda, pese a sus protestas.

Esa “gracia” era en Nueva York, debido a la cantidad de castro-guevaristas boricuas, dominicanos… y castrocomunistas de la Isla que asolaban (y asolan virtualmente), la ciudad liberal; capital, más que del mundo, de la izquierda mundial…

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*