Sobran razones: ¿No a Dios?, niega a Voltaire

(c) Manchester City Galleries; Supplied by The Public Catalogue Foundation
(c) Manchester City Galleries; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Por Andrés Pascual

A Voltaire la historia le ha reservado uno de sus mejores asientos por la calidad de su ateísmo, el hombre no creía…lo interesante en la forma de analizar “la creación” de este individuo, resulta de que, todavía, no existía el IPHONE, es decir, por una serie de acontecimientos del mundo contemporáneo, por el avance de la tecnología, que aparentemente coloca a tiro de fusil la perspectiva de no creer con facilidad meridiana, Voltaire fue una mentalidad superior de presencia permanente, porque ¿Con base sólida, en qué afincó su punto de vista reaccionario contra la esencia divina?

Y el francés puede ser acusado de mucho, de todo, menos de tonto ni de torpe socio-políticamente, Jean Marie Arouet, su nombre verdadero, fue el mismo que escribió “Cándido o El Optimismo”, clásico de la filosofía novelado, libro muy superior a El Capital, a 100 Años de Soledad, a 1984… a todo lo que se escribió después, pero no a la Biblia,.

Cuando Voltaire pensaba sus argumentos, casi seguro que tenía en cuenta que a esa monumental historia del nacimiento y la evolución del pueblo hebreo no podría llegar…nadie ha podido.

La sociedad de hoy no es civilizada, sino bestializada, no se corresponde la capacidad creadora de que hace gala, con la facilidad como practica el carácter autodestructivo, para lo que se sirve de muchos de sus “descubrimientos”.

Uno de los hobbies de los “filósofos” de hoy, tal vez 200 por metro cuadrado, es el juego al ateo, crear la confusión acerca de la existencia de Dios y el que más comentarios tenga en Facebook, el que más seguidores tenga en Twitter, es el campeón, es preocupante que algo tan sensible, tan importante por estabilizador, se haya convertido en otro juego, en choteo, en desprecio por sí mismos.

El cine, la literatura, cualquier arte y cualquier Juan de los Palotes, llega y pone su monserga, basura socialmente radioactiva, sobre la duda o la negación absoluta de la presencia divina…

El desnudo no es pecado, el matrimonio gay sí, no porque lo castigue la Biblia, sino porque un hombre no puede preñar a otro y eso debiera ser suficiente.

El personal que oficia en la Iglesia ha tenido episodios de corrupción social que han trascendido al público y yo, que no soy practicante, he dudado de la cantidad y de la intención, porque desacredito la demora de las víctimas y sus edades a la hora de hacer las denuncias. Pero una cosa es cura y otra Iglesia…

Al caso, la batalla contra el Templo tiene su origen en la necesidad de grupos interesados del poder mundial, en sacar de circulación lo único que contiene la tendencia negativa y criminal, a pesar de los episodios negros de la Iglesia.

Lea debajo, tomado de El Confidencial de España, algo de lo que he comentado:

http://www.elconfidencial.com/cultura/2016-03-23/la-biblia-reescrita-como-un-best-seller-de-aeropuerto-resucitado_1172825/

Es una gracia, una fiesta negar a Dios en cualquier forma, los “intelectuales de picadillo de hueso” que se dedican a la tarea de “adoctrinar lavando el cerebro de las generaciones modernas”, capitanes de la degeneración y la decadencia del mundo, no pueden acercarse al ateísmo de Voltaire, porque, a pesar de que no creyó, supo bien que la religión y su máximo exponente, la esencia divina, le eran tan importantes al ser humano como su propia vida, porque es sino el muro de contención ante la conversión al salvajismo cavernícola, a la barbarie.

Si la gente que niega y obliga, imponiendo por medio del libro llevado al cine, fueran de utilidad político-social, nadie sería capaz de negar la existencia de Dios, solo porque no hay otra forma de lidiar con el Diablo, desde hace rato disfrazado de comunista y de comunista-islamista.

“Si no hubiera Dios habría que crearlo” es el más grande postulado a favor del cristianismo jamás dicho, en realidad, quien niegue a Dios está negando a Voltaire, no ha existido Papa más seguro ni más creíble, que hiciera tanto por el consentimiento de Dios que aquel “pensador” que han confundido con la raíz del ateísmo. A Voltaire SÍ le interesó el ser humano, por eso escogió a Dios como protector.

Deja un comentario