Sobre vigilancia de mezquitas

Por Alberto Perunnamed (46)ez Amenper

Tal vez el argumento más famoso para limitar los derechos de la primera enmienda fue la opinión del magistrado del tribunal supremo Oliver Wendell Holmes Jr.  en 1919.

Holmes propuso que incluso la protección más rigurosa de la libertad de expresión no cubriría a un hombre que deliberadamente y falsamente gritó “fuego” en un teatro lleno.

Para Holmes y la Corte Suprema por unanimidad, cualquier discurso cuyo objetivo es provocar violencia o daño puede ser restringido.

Decisiones posteriores endurecieron las pruebas para lo que podría considerarse como incitación a la violencia.  A veces cómo ahora por agendas políticas.

Vamos a llevar estas decisiones al presente y cuáles son las cosas que pidiéramos considerar cómo incitación a la violencia y que definitivamente no están cubiertos por la libertad de expresión.

Un discurso cuyo único objetivo es tan ofensivo como para provocar una reacción violenta

Cuando es deliberadamente a medida con ese fin y no otros, en la mente

Vamos llevarlo todavía de una manera más precisa a la discusión del día de hoy.

Un Imán de una mezquita predica sobre el Yihad contra los infieles

La alocución a los miembros  tiene  como único objetivo algo que  es tan ofensivo como para provocar una reacción violenta y diseñado deliberadamente para incitar a una guerra

Creo que está claro, cuando los liberales y la prensa complaciente trata de decir que la vigilancia de las mezquitas viola la libertad de religión o de expresión, realmente son ellos los que están violando la enmienda de 1919, no están defendiendo la constitución.

Cuando escribo un E mail contra una persona con la que no estoy de acuerdo, ya sea un candidato, el presidente de los Estados Unidos o el vecino cuyo perro me cagó el césped, lo hago por la libertad que me ofrece los derechos de la primer enmienda.

Si sugiero que debemos matar a algunas de esas personas a las que estoy criticando, inclusive el perro que se cagó en el patio,  entonces sería intención criminal

Si el FBI golpea en mi puerta y me acusan de lo primero sería una violación de mis derechos, si golpean en mi puerta porque uso mi correo electrónico con intención criminal, lo que lo harían ejercer su deber.

Si lo que se predica en las mezquitas tiene intención criminal tiene que controlarse, porque de ello depende la vida de miles de América. Y la única manera de verificar esto es estableciendo la vigilancia sin escuchar los gritos de una corrección política que va en contra de la constitución.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*