Sociología de la generación Millennials

milenialEloy Garza González

¿Son los jóvenes actuales más solidarios que como lo fueron hace 20 años los miembros de mi generación? La respuesta tajante es que sí.

La generación Millennials es más altruista, optimista, gregaria y cooperativa que la nuestra. Su problema es que, como nunca antes, las posibilidades de encontrar un empleo estable se han reducido al mínimo. A menos que se adapten a nuevos modelos de negocio.

Las prestaciones laborales prácticamente han desaparecido. La protección social se evapora año con año. Un profesionista recién egresado de la universidad ya no está predestinado al éxito. Esto hace que los jóvenes de hoy tiendan más a lo social y menos a lo material. En otras palabras, que respiren por la herida.

¿Y cuales son las consecuencias de esta tendencia a lo social? A grandes rasgos, son tres: se incrementa la preocupación por los demás, se difunden valores de sustentabilidad y se levantan banderas humanitarias como la ecología y los derechos de los animales.

Nuestra generación, la de los baby boomers, no defiende estos principios. Lo predominante entre los cuarenta y más es ostentar dinero, alardear las vacaciones recientes y valorar la compra de carros último modelo.

Yo no creo en la pirámide de Abraham Maslow, que establece que conforme se cubren las necesidades más básicas, los seres humanos desarrollamos deseos más elevados.

Creo que las cosas operan justo al revés: en tiempos de crisis económica o política, las personas se vuelven más solidarias, revaloran la responsabilidad social y desmitifican el consumismo rapaz. Al mismo tiempo, las nuevas generaciones son más diestras en el uso de las tecnologías digitales.

La ética de los Millennials es más evolucionada que la de los miembros de mi generación. Salvo tristes excepciones que confirman la regla – ninis que viven sin metas ni aspiraciones – hemos entrado a una nueva era de las relaciones humanas, en el vaivén del mundo real y la realidad simulada, entre las redes sociales y el comunitarismo solidario.

Deja un comentario