TE VOY A CONTAR DE LA GRANDEZA PERDIDA:”HABÍA UNA VEZ…”

Por Andrés Pascual
cucoconde2jpg-3667258_p9
La importancia, el nivel representativo y la personalidad de los hombes que manejaron el boxeo y el beisbol en Cuba hasta 1959 es innegable: hombres triunfadores en lo personal ajeno al deporte.

Hombres que, fuera de las oficinas, contribuían a trazar el rumbo hispano con éxito en estos deportes; quienes, por la confianza ganada y el apoyo merecido de los organismos norteamericanos, ponían su capacidad y su dinero en función del espectáculo por amor al deporte, por respeto al respetable, a sí mismos y a la patria.

Fue una lástima, una aberración, liquidar la República y con esta la gestión de quienes la mantuvieron en plano glorioso, que, además, eran el alma del deporte nacional; evidente cuando se observa el atraso por la paralización virtual del desarrollo, tanto social, económico como deportivo, a través del retroceso, de la involución provocada a propósito por la tiranía.

Por sus ausencias forzadas se acabó la patria, lo mismo condujo al desastre al otrora poderoso deporte profesional cubano, hoy hazmerreír internacional como “profesional de estado”; reflejo del mismo comportamiento ante un pueblo que, alguna vez, llamaron Cuba, a sus nacionales cubanos y lo respetaba todo el mundo.

Vamos a empezar por Carlos “Cuco” Conde, hombre de boxeo ya fallecido, que transitó de anunciador de ring a comentarista de radio, prensa y televisión, a promotor nacional pre tiranía y manager post 1960 en el exilio.

Cuco (foto) fue uno de los hombres que hicieron el prestigio del boxeo cubano desde las oficinas al ring, muy apreciado como comentarista en América Latina, razón por la cual la Compañía Gillette lo contrató para que narrara y comentara, en directo hacia 11 países del área, dos peleas mensuales desde el lugar en que se efectuara el pleito en Estados Unidos. El 23 de Mayo de 1950, los periódicos cubanos publicaron el grato reconocimiento.

El 5 de Agosto de 1955, el general Roberto Fernández Miranda, Director de la Dirección General de Deportes, instruyó al Asesor de Boxeo Ernesto Azúa en la elaboración del plan de trabajo que desarrollaría la Comisión Cubana a la Convención de la NBA o Asociación Nacional de Boxeo (internacional por efecto) de EUA en Detroit.

Uno de los puntos principales de la delegación, sería el amplio informe sobre el trabajo hecho y por realizar, hasta aquel momento, cuya finalidad era crear la FEDERACIÓN LATINOAMERICANA DE BOXEO, a cargo de los asesores presentes en Detroit.

Durante 1954 y los primeros meses de 1955, la Comisión Nacional de Boxeo, a través de la Asesoría de la disciplina, estuvo en contacto con casi todos los países latinos, tratando sobre la organización de este deporte en la mayoría de ellos.

Debido a los contactos, encontraban muchísimas irregularidades, ya que en la mayoría ni existían las comisiones; entonces, el primer paso fue estimular la creación de estos organismos de control y dirección, obligados para el desarrollo de la disciplna donde no hubieran, de tal modo efectiva la gestion dirigida por Cuba, que, muchos de aquellos países, le pueden agradecer a los cubanos el empeño en el desarrollo de este deporte a la creación de sus comisiones.

Además de no contar con comisiones varios países, otros escollos que debían sortear fueron el enfrentamiento caudillista interno o el fraccionamiento de la dirección del boxeo en otros tantos.

El objetivo era que la totalidad de los países que practicaban el deporte, una vez “confederados”, estuviesen representados ante la Comisión Mundial con la voz y la personalidad que el subcontinente merecía.

Otro de los puntos de mutuo acuerdo entre la NBA y la comisión cubana fue el doble protector bucal, creado por el doctor Felipe Montané, que la delegación antillana le puso en conocimiento a todos los asistentes a Detroit por medio de un informe de 8 páginas.

El año 1956, Cuba debío ser escenario de la siguiente Convención, donde se daría a conocer la creación de la Federación Latina de Boxeo, que también celebraría en La Habana su primer simposio.

¿Aprecia alguna diferencia entre lo que hacían aquellos hombres y los que han pisoteado el pugilismo nacional cubano? Depende, siempre dependerá de si usted es cubano o kubanoide…

Comments are closed.