" />
Published On: Sab, Mar 11th, 2017

¿Tenía Jesucristo un sentido del Humor?

Por Alberto Pérez Amenper

La Biblia es un libro o un conjunto de libros, que se debe leer, porque es el único libro de historia que existe sobre la fundación del cristianismo, la religión que ha influido en la formación de los valores morales y las leyes de las naciones, sobre todo en la declaración de independencia de los Estados Unidos. También tiene el valor entre los creyentes como la palabra de Dios, como una guía espiritual.

Es una lectura seria, pero podemos encontrar también humor en muchos pasajes de la Biblia.

Podemos reír en muchos pasajes, incluso reconociendo la tristeza que pueden contener. Por lo tanto, creo que es posible leer muchas partes de la Biblia, a través del lente del humor.

De hecho se pueden  ver porciones de la Biblia cuyo fin es divertido, donde una respuesta apropiada es la risa.

He llegado a esta conclusión: el humor es un subtema fundamental en la Biblia que muchos no aprecian o no comprenden su significado e importancia.

Por esto la pregunta se trata de cómo aplicamos este compromiso con nuestras vidas cada día. ¿Es la percepción religiosa del cristianismo como un llamado de Jesús a la abnegación y la santidad algo que significa que no podemos disfrutar incluso los legítimos placeres de la vida? Creo que hay que analizar a fondo este concepto tan extendido.

Hay que recordar que el primer milagro de Jesús fue convertir el agua en vino que se había acabado, cuando asistía a una fiesta, una boda, para diversión de los invitados.

No creo que hay en los evangelios ni en las epístolas, algo que diga que nuestra vida deba de ser una de ascetismos y sufrimientos, todo lo contrario el sacrificio de Cristo fue para la liberación, paz  y alegría en la vida del creyente, una alegría que muchos pregonan cómo “Aleluya” pero que no la practican ni la sienten en realidad.

¿Tenía Jesús sentido de Humor? creo que sí, creo que Jesús fue un satírico que hacía reír a sus discípulos cuando usaba la ironía aplicada a sus enseñanzas. Usaba parábolas ilustrativas, y usaba también sátiras ilustrativas.

En el evangelio de Mateo, hablando de las prácticas hipócritas de los mojigatos fariseos, y sus críticas a la dieta de Jesús y sus discípulos que según ellos no cumplían las doctrinas, Jesús hace esta comparación:

¿No entendéis aún que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina? Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre

La interpretación es que lo que comemos se convierte en mierda, y termina en la letrina, lo que comemos  no se queda en la persona y es inconsecuente.  Pero la mierda que hablaban los fariseos, lo que salía de su boca, era una mierda que contamina al hombre. Como quiera que se mire o las palabras que usemos, aunque usemos la palabra excremento en vez de la vulgar, mierda, que usé para demostrar mejor la ironía, la comparación es satírica y demuestra un sentido humorístico. Estoy seguro que los discípulos se rieron cuando Jesús hizo esta comparación

La forma especial del humor de Jesús era la ironía,  con lo que nos hace pensar en alguna situación chistosamente ridícula, Jesús usaba la sátira, como enseñanza, algo que existía ya en su tiempo por la influencia de los griegos.

Jesús hablaba en el contexto del lugar y la época, por eso muchos de sus dichos satíricos era sobre camellos, como cuando dice a los fariseos   “Guías ciegos, que filtran el mosquito y se tragan el camello” (Mt 23:24-25). ¡Imagínese la epiglotis que necesitarían para que pase ese camello por su garganta! Lo mismo en el caso de que primero entre un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos, son metáforas satíricas. La sátira es decir algo exagerado que no denota una realidad para expresar una idea.

En el versículo que sigue, Jesús acusa a los escribas y fariseos de limpiar muy bien su taza por fuera, dejando dentro de la taza toda la basura que traía ¿Para qué limpiar escrupulosamente las afueras de la taza, si por dentro sigue siendo pútrida y contamina lo que tomes de ella?

Así por fuera los mojigastos fariseos se hacían los puros, cuando eran unos hipócritas contaminados por dentro.

Otro chiste : “echar perlas ante los puercos” (Mt 7:6). Sabemos los cochinos que son los puercos cómo vamos a desperdiciar un collar de perlas para ponérselo a un puerco.  ¡Satírico! Lo que se refería era a “tirar” las grandes verdades que estaba enseñando  ante personas no querían recibirlas.

¿Y qué de este otro? “Nadie prende una lámpara y la pone debajo de una canasta” (Mt 5:15). ¡Qué gran estupidez que sería eso! ¿Para qué prender una lámpara, sólo para esconderla?  No sólo opacaría toda la luz de la lámpara, sino que correría un peligro serio de causar un incendio, pero la inferencia satírica también es que tenían que decir la verdad publicamente no tener la verdad y esconderla.

Y piensen en esta figura cómica: los fariseos son “lobos vestidos de oveja” (Mt 7:15). No sólo van los dos simbolismos totalmente contrastantes del lobo y la oveja, sino el de “vestir” a un lobo como una oveja (¿quién se encargaría de tal tarea?),  El mensaje satírico era que los fariseos se hacían los buenos como una oveja pero eran peligrosos como un lobo.

Jesús se refería algunas veces al ojo humano con fina ironía. “¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?” (Mt 7:3). Parte de la sátira aquí es contrastar algo muy común, que todos conocemos, con algo totalmente imposible. Todos hemos experimentado alguna vez una basurita en el ojo, ¿pero todo un tronco en un ojo? ¡Difícil imaginarlo! ¡Qué ojo más enorme para que cupiera esa viga! Jesús aprovecha ese contraste tan dramático y exagerado para ridiculizar el espíritu de la hipocresía de los que juzgan a otros sin examinarse a sí mismos.

Y otro, mucho más satírico entre muchos más que encontramos: “Si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti… Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala y échala de ti” (Mt 5:29). ¡Qué consejo este! Si lo tomáramos en serio, los basureros estarían llenos de órganos extirpados y el mundo, lleno de tuertos y mancos. ¿Estaría hablando Jesús en serio? Sí, y no; está hablando “en broma y en serio”, de esto se trata cualquier sátira- Aunque los verbos van en el modo imperativo, Jesús no nos está ordenando mutilar nuestros cuerpos. Más bien, el contraste tan exagerado, y tan lleno de ironía cómica, nos enseña la terrible gravedad del pecado y la urgencia de evitarlo.

O sea que la sátira era algo usado por Jesús, no eran falsedades absurdas, eran ironías para explicar y enseñar. ¿Lo entendían los que lo escuchaban?, bueno parece que sí, porque no leemos en la Biblia de nadie que se hubiera sacado un ojo o cortado un brazo.

Pero parece que los mojigatos religiosos no lo entienden, porque una cosa que no vemos son imágenes de Jesús soltando una carcajada, cómo la que les incluyo, algo que seguramente fue una expresión que debe de haber tenido después que usó un dicho satírico.

Sólo vemos a un Cristo sombrío que no creo que represente lo que realmente fue y es.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>