Terroristas Islámicos

Por Alberto Pérez Amenper

unnamed (27)Esta es una palabra que no se puede decir en los círculos oficiales del gobierno de Obama, hay que llamarlos personas llena de odio, y es correcto pero son islámicos fanáticos de esta religión llenos de odio, y esto es la realidad.

Pero 158 personas fueron asesinadas en París  por terroristas islámicos, no importa como los llame Obama.

Estos asesinos no trabajan, no producen, sólo destruyen,  están bien armados, viajan a través de diferentes países. ¿De dónde sacan el dinero para vivir, para viajar y para sus armas?

La organización militar del islam bajo su cubierta de religión, no sólo tiene sus lugares de alojamiento en sus mezquitas en cualquier lugar que vayan y los que asisten a esos lugares reciben dinero para sus actividades.  Son mantenidos con el dinero de los países islámicos, tienen diferentes fracciones pero todos tienen el objetivo del Yihad para la destrucción del mundo occidental y de Israel.

Lo ocultan superficialmente a la prensa extranjera, pero los Mullah abiertamente predican su odio hacia los no-islámicos en sus discursos, en sus mezquitas y públicamente.

Mientras no se reconozca esta realidad, nuestras vidas y las de nuestros hijos y nietos estarán en peligro.

Lo que sucedió hoy en Francia, no hay una razón para pensar que no pueda suceder mañana en los Estados Unidos, pero ni siquiera entonces se reconocerá el origen del peligro y nunca hasta que se reconozca el peligro puede haber seguridad.

El islam no es unas religión, es un movimiento militar para implementar el califato islámico en el mundo, lo fue cuando fue creado por Mahoma, lo ha sido a través de la historia y los es más que nunca en nuestros tiempos.

Mientras aceptamos que el islam es una religión de paz, estaremos negando una realidad que puede ser el factor que determine el fin de la civilización occidental como la conocemos.

Lo que pasó hoy en Francia se veía venir. Francia es claramente el país de Europa Occidental con la población islámica más numerosa. Ronda el 7% del total y oscila, según los cálculos, entre 3,5 millones y 6 millones. ¿Cómo con esos números van a controlar su seguridad? ¿Cómo podremos controlarlo nosotros cuando en nuestras mayores ciudades la presencia islámica se multiplica? La tasa de fertilidad de los musulmanes es  5 veces mayor que los no musulmanes se multiplican como conejos esto sin contar la facilidad con que entran en el país por nuestras porosas fronteras.

Esto sin contar el factor del proselitismo entre otras minorías, La imagen del Islam en Estados Unidos está cambiando debido a más y más gente que se revierte a dicha religión. Aun y cuando siempre han existido grandes cantidades tanto de población Africana-Americana como de Caucásea-Americana que se convierten al Islam, la población Musulmana se está haciendo cada vez más diversa. En años recientes, el número de Latinos que se revierten ha incrementado tremendamente. Algunas cifras revelan que 40,000  Musulmanes Latinos y cerca de 200,000 musulmanes afroamericanos viven en Estados Unidos.

Y existen los inmigrantes refugiados de la guerra Croacia-Bosnia, que son blancos y rubios, una presencia que los hace irreconocible como musulmanes en la vida diaria y que es muy conveniente para la subversión Yidahista..

En estos días Francia estaba sumida en una intensa polémica por la publicación, que se produjo, de una novela del autor Michel Houellebecq, ganador en 2010 del premio Goncourt (el más prestigioso galardón literario en su país), llamada “Soummission” (Sumisión). El autor imagina una Francia gobernada por un partido musulmán que recibe votos socialistas y de derecha que buscan evitar el triunfo de la candidata de ultraderecha Marine le Pen. El autor comentó que la  “ultraderecha“ puede detener la inmigración, pero no puede parar la islamización, que es un proceso espiritual, un cambio de paradigma, un retorno de la religión”.

Mientras a nombre de la libertad de religión se permita la propaganda del islam, ellos avanzarán y nosotros nos veremos acorralados en una esquina.

En Francia lo vieron venir, pero no hicieron nada. El escritor conservador Éric Zemmour escribió un libro llamado “El suicidio francés”, que ataca a la izquierda y al estado por ser incapaz de defender a Francia contra la  inmigración del islam.

, El ataque se produce en un momento en que miles de europeos viajan para sumarse a grupos radicales islámicos en Irak y Siria. Esa preocupación era particularmente aguda en Francia, que temía que los militantes ataquen ciudadanos franceses en represalia por el apoyo del gobierno galo a la campaña aérea liderada por Estados Unidos contra el Estado islámico en Siria e Irak, lo dijeron algunos pocos y sucedió, y realmente nada pasará.

Ya algunas organizaciones musulmanas han condenado el ataque, lo hacen sin sinceridad, simplemente para protegerse y seguir sus actividades.

Los que denuncia el suicidio de la civilización occidental por la incapacidad de aceptar el peligro islámico son tildados de islamofóbicos y en algunos casos hasta reprimidos y detenidos.

¿Qué tienen que hacer los islamitas para que nuestros gobernantes puedan aceptar la verdad?

Lo que sucedió anoche en Francia será un ejemplo, y no estoy hablando del ataque terrorista, pero de las medidas que implementará en gobierno de izquierda de Francia ante el ataque.

Porque de la manera que actuará es un ejemplo de lo que podemos esperar si Hillary Clinton o Bernie Sanders se convierten en el nuevo presidente de esta nación, porque lo que harán ya lo hemos visto con el gobierno de Obama que no reconoce que hay terroristas islámicos.