Texas adoptará medidas propias para proteger la frontera si Obama no quiere hacerlo

Carlos Carballido

perryEl gobernador de Texas, Rick Perry, advirtió que si el presidente Barack Hussein Obama   continua negándose a asegurar la frontera con México, el estado de la estrella solitaria hará lo que sea necesario para cumplir con el deber constitucional de salvaguardar  la seguridad de la unión americana.

Perry declaró a Newmax que “Está claro que nuestro gobierno federal ha fallado en una de sus responsabilidades más importantes como el el aseguramiento de la frontera con México cuando se cuenta con probadas  informaciones de inteligencia  que  la frontera sur con los Estados Unidos tiene uno de los potenciales más altos de  entrada de personas criminales y terroristas”,

El gobernador saliente de Texas no acostumbra a hablar por hablar ni a bromear cuando realiza una advertencia. En julio, Perry desplegó 1.000 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera sur de Texas para  detener el flujo de inmigrantes ilegales que inundaron el  país a través del Río Grande y que fue estimulado por la propia administración Obama.

Texas ha estado advirtiendo a la Casa Blanca y Obama ha hecho caso omiso al problema, dijo. El 55 por ciento de todas las detenciones de inmigrantes ilegales se produjo el año pasado  a lo largo de las  mil 800 millas de la frontera entre México y Texas.

Perry recordó que “Esa es la razón por la que hemos pedido al presidente y que cumpla con su deber constitucional, envíe los recursos necesarios como aviones no tripulados para defender y asegurar esa frontera, “, dijo. No es difícil, dijo Perry , “Se puede hacer. Usted pone las botas en el suelo, la tecnología en el aire, utilice la esgrima estratégica en las áreas metropolitanas, y que la frontera se puede asegurar. Y los estadounidenses dormirá mejor sabiendo que su gobierno federal que realmente está cumpliendo con su deber constitucional “.

Perry sugirió  tres líneas de acción que el presidente debe tomar si quiere que la nación  salga de su crisis económica y estabilice sus leyes migratorias.

La primera es  permitir la apertura del proyecto XL Pipeline  con el cual  el estado texano podía incrementar sus ofertas de trabajo  y permitir al país que pueda manejar  y administrar su propia fuente de energía, en vez de seguir dependiendo del mercado internacional.

Como segundo aspecto, Perry ofreció la seguridad de que el estado NO añadirá reformas impositivas corporativas a las empresas que se sumen al proyecto porque se está demostrando que  el precio del crudo está bajando y con ello podremos reducir aun más lo costos de la energía eléctrica. No hay razón para que Estados Unidos no pueda tener un renacimiento en el lado de la fabricación de bienes materiales  que beneficien a nuestra población.”

El tercer punto, es sin dudas la seguridad fronteriza, advirtió. Washington debe hacer su trabajo y si no lo hace  nuestros electores deben saber que Texas si lo va a hacer por su cuenta. Vamos a enviar los recursos que necesitemos, como nuestra  Guardia Nacional, para continuar enviando el mensaje de que el gobierno texano hará lo que sea para mantener a sus ciudadanos seguros.

Comments are closed.