Todos los que van a la Iglesia son hipócritas

Por Alberto Péunnamed (29)rez Amenper

Esta frase es la que dicen y repiten los miembros de la nueva religión del ateísmo.

Hoy es domingo, realmente no me identifico con ninguna religión, pero voy a la iglesia, ni siquiera a una iglesia, aunque alguna me gusta más que otra,  voy a diferentes iglesias, y no me considero un hipócrita por eso.

Voy a la iglesias porque me gusta sentirme entre personas que piensan igual que yo, en el sentido del cristianismo básico que es la aceptación que Cristo es Dios que vino al mundo a morir por nuestros pecados y que la aceptación de esta realidad es el perdón de los pecados que todos cometemos, y me gusta oír un sermón que me lo recuerde.  Voy a la iglesia, tolero los cantos y rituales, y espero por el sermón que me habla del cristianismo.

Recordar el día de reposo y santificarlo es lo que dice la Biblia. El día de reposo debe de ser un día para poder tomar una pausa de trabajo, lo que hay que enfocar es que lo que es importante pasar tiempo con nuestra familia y amigos y pasar tiempo con Dios. No se puede construir una relación profunda sin pasar tiempo de calidad juntos. Si uno lee los 10 mandamientos te darás cuenta que son todos acerca de las relaciones entre los hombres.

Pero el cristianismo es sobre Cristo, y no sé de nada malo que haya hecho Cristo, así que no mire lo que ha hecho alguna  gente religiosa y desacreditar a Dios por eso.

No sé quién los dijo, pero hay algo que define realmente la diferencia entre el Cristianismo y las religiónes

“La diferencia entre el cristianismo y cada otra fe en el mundo es que todas las otras religiones son el hombre tratando de llegar hasta Dios. El cristianismo es sobre Dios tratando de llegar  al hombre”.

No trato de llegar a Dios con ritos religiosos, simplemente dejo que Dios llegue a mí y todos tenemos esa sensación espiritual, lo que pasa es que la reprimimos y si es verdad, hay veces que los rituales nos separan por distracción de esa sensación. Las religión tienen un sistema de creencias o un código de conducta moral que juzga (califica o descalifica) una persona basada en su cumplimiento y la obediencia a ciertos códigos, reglas, leyes, tradiciones o la realización de actos necesarios.

En las religiones (casi universalmente) es obligatoria esa conducta, diríamos que es necesaria,  por la necesidad de tener el poder en un intento de mantener, aumentar  ese poder o control sobre los demás. La religión es la creación del hombre y no es la intención o el diseño de Dios.

Pero tampoco podemos criticarlos, es simplemente la manera que el ser humano es, y si no fueran así no podrían subsistir.  Son cómo negocios, tiene que combatir la “competencia”, tiene que tener cautivos a sus miembros para que los sostengan con sus donaciones.

Pero yo veo a las religiones cómo a los políticos, no me gustaría vivir en un mundo sin políticos, porque entonces no habría democracia representativa, y no me gustaría vivir en un mundo sin religiones, porque entonces no se predicaría el cristianismo.

¿Qué haya diferencias entre ellas? De eso se trata la relación personal con Dios, de hacer lo que sentimos, y desestimar lo que pensamos que no es necesario.

Simplemente sigo el ejemplo de Jesús cuando estuvo en el mundo, tolero a las religiones pero no me dejo llevar por ciertos rituales de ellas que me distraen de mi relación personal con Dios.

Cuando Jesús estaba en la tierra, la religión estaba muy desenfrenada, como lo está hoy. Había un grupo de líderes religiosos corruptos llamados los fariseos otros se llamaban Saduceos, estaban los esenios, todos habían tomado la palabra de Dios, de Moisés y los profetas (la Torá) y la convirtieron en un negocio.  Escribieron comentarios sobre su interpretación de  las escrituras  (llamados Talmud, había y hay muchos Talmud).

Entonces escribieron otros comentarios sobre ese comentario llamado la “Mishná”. Hay también varios Mishná que son listas de cientos reglas a cumplir para asegurar que estaban obedeciendo la palabra de Dios. Estos fueron creados por el hombre y tenían poca base en la escritura actual.

El Talmud, como es escrito por los hombres, ha seguido hasta hoy, ahora está actualizado hablando sobre el cristianismo y denigrando a Jesús y sus seguidores. Es una religión en contra del cristianismo, algo parecido al islam- ¨Pero en las fracciones del cristianismo hay diferentes judíos y los hay que sólo estudian la Torá, y no el Talmud, con los que podemos identificarnos mejor.

Jesús rechazaba eso durante su estancia en este mundo! Él rechazaba lo que los  fariseos y otros religiosos hacían del amor del pueblo de Dios (o temor de Dios) para controlar, limitar su libertad y vaciarlos de la relación con Dios.  Jesús asistía y predicaba en las sinagogas de los religiosos, pero su relación era con el Padre, no con las religiones, nunca se identificó con una de las religiones existentes.

Durante la práctica de la religión, su relación con Dios se degrada a una fórmula matemática.

Hacer esto, luego esto, no lo hacen y listo… resuelto el teorema, ahora usted es recto ante los ojos de Dios.

Dios quiere mucho más. Él quiere tener una verdadera relación con la persona y eso podemos tenerla en la casa o en la calle, pero uno se siente mejor en el ambiente de una iglesia con personas que se acercan a la coincidencia espiritual con Dios.  Y aunque puede haber hipócritas en las iglesias, cada día hay menos.  Porque antes ir a una iglesia representaba algo bueno en la posición social, hoy en día ir a la iglesia ridiculiza al individuo en la sociedad moderna, así que hay menos hipócritas y más cristianos sinceros en las iglesias.