Tres simples razones que pueden dar la victoria a Donald Trump

Por  Lloyd Marcus

Trump-Train-Graphic-560x352

 

Sobre la base de los marcadores de campañas políticas tradicionales, los expertos predicen que el actual nominado republicano Donald Trump sufrir una  humillante derrota de Hillary Clinton. Creo que están equivocados, amigos. Michael Jackson dijo: “Yo no soy como otros chicos.”. Bien,  Yo digo que Donald Trump no es como otros políticos.

Cuando el magnate  anunció su candidatura a la Casa Blanca, las élites políticas rieron con presunción diciendo:, “Mira a este idiota.” Pero lo que ninguno pudo ver es que no tenían idea de que millones de estadounidenses viendo el discurso desde sus casas dijeron:  “¡Sí! ¡ Esta tocando  el asunto exacto! ¡Me gusta este chico!”

Las encuestas siguen una y otra vez dando empates Trump y Hillary.  Excepto una o dos que dan como ganadores a cada uno de ellos, lo cierto es que se puede sospechar que prima la idea que muchos votantes les agrada la idea de dar su apoyo a la primera mujer presidente. Pero esto en sociología puede considerarse  similar al efecto Bradley. En 1982, los votantes de California no querían ser considerados como racistas,  por lo que mintieron diciendo a los encuestadores que votarían por Tom Bradley, el candidato negro. A pesar de una fuerte ventaja según las encuestas, Bradley perdió su oferta para ser el gobernador el estado dorado.

Los desmesurados ataques de la prensa liberal contra Trump están teniendo un efecto SIGILOSO en los encuestados y no es otra cosa que  su miedo a estar en el lado equivocado de la corrección política. Los votantes han visto lo que le sucede a cualquier persona que habla en contra de las vacas sagradas de la actual izquierda demócrata (Desde golpizas, huevazos y  hasta banderazos mexicanos que te destrozan la cara) . Trump se ha convertido en el rey de la incorrección política. Por lo tanto, algunos votantes sienten que deben mantener en SECRETO el hecho de que están de acuerdo con el candidato republicano.

Creo que el Trumpster va a ganar la Casa Blanca por tres razones simples. Uno: Su reconocimiento del nombre. Dos: Su relación con el hombre común. Tres: el disgusto de América con la dirección que  nuestro país está pasando, en manos de un gobierno demócrata con fuerte tendencia izquierdista.

Es cierto que las siguientes anécdotas no son científicas, pero creo que son bastante reveladoras.

Mientras que en la cola del supermercado, vi la portada del National Enquirer con una foto poco favorecedora de Hillary.  El titular decía, “Crooked Hillary: dañada”, en mayúsculas, en negrita. La gente, que no siempre recuerdan a ese tabloide expresar una reprimenda descarnada  de un político demócrata. Algo nuevo está pasando definitivamente en este ciclo electoral.

El National Enquirer apela, sobre todo, a la información del votante bajo. En la portada, Hillary marca como una privilegiada política corrupta. La cubierta también juega perfectamente en la narrativa de Trump que los votantes han sido afectados  por profesionales de la política en ambas partes. Y vemos titulares atrevidos como “Voten  por mí, el forastero.”

Además de articulista, soy presidente del comité de la campaña conservadora. Nuestro equipo viajó estado a estado durante las primarias que hacen campaña por Ted Cruz. Pero siendo justo con la realidad, fui testigo de una amplia muestra demográfica e INCONFUNDIBLE  de partidarios apasionados por Donald Trump.

De vuelta a la  Florida, he experimentado esa misma Trump-manía en los llamados votantes Irv  (Instant-runoff voting o votante alternativo  de última hora) que no es otra cosa que un votante de baja información que adora a Obama. Obama les dio a estos Irv un teléfono gratuito y creen que el presidente está comprometido con la confiscación de la riqueza de los ricos malvados egoístas para cuidar del bienestar para pobres como sus madres y sus hermanas. Así que se puede imaginar lo sorprendido que estuve cuando estos Irv me expresaron  su emoción sobre Trump y a posibilidad de que se convierta en presidente. Uno de ellos me  dijo:  “Trump va a limpiar este desastre!” Esto me dice que Trump tiene una conexión notable con la gente en ambas partes.

Incluso… la táctica estándar de la izquierda que estigmatiza a  todo el que no es liberal como  un racista  en realidad no ha trabajado en el Trump. Numerosos grupos negros e hispanos con entusiasmo apoyan Trump .

Por otro lado, el candidato nominado  posee más o menos el voto evangélico. En la convención del GOP, el Dr. Ben Carson expuso  el hecho de que el héroe de Hillary es Saul Alinsky, que es un gran fan de Lucifer. Los Medios liberales se volvieron locos. Odian que cada vez que alguien se atreve a exponer la verdad sobre ellos y su orden del día. Pero eso tuvo un efecto de reflexión sobre los evangélicos norteamericanos.

Si observamos con detenimiento la participación republicana durante las primarias, vemos que superó la participación demócrata. Así que….Sí,  algo sin precedentes está alimentando al fenómeno Trump.

Para mantener los números de azúcar en la sangre buena, yo utilizo a diario una máquina aeróbica en mi gimnasio local. El gimnasio cuenta con 20 televisores que cuelgan del techo. Sorprendentemente, Trump es consistentemente el tema de discusión o casi siempre es el entrevistado en al menos cinco de los aparatos de televisión. Ningún político ha disfrutado dicha cobertura gratuita.

Por otra parte, recordemos que Donald tuvo un show de TV por 14 años. Hablar sobre el reconocimiento del nombre, sospecho que más millones de personas conocen más a Trump que  la propia  Hillary Clinton.

El otro punto que ha enojado a la sociedad norteamericana es que el  FBI y el Departamento de Justicia han permitido que  Hillary haya puesto en peligro, descaradamente,  nuestra seguridad nacional y haya roto la ley .  De la misma manera los medios de comunicación y la corriente principal del GOP permitieron que Obama se comporte como Rey debido a su raza, asi que es muy posible que permitan que  Hillary haga  lo mismo debido a su género. Nuestra nación no puede sobrevivir a otra sin ley, fuera de control, con dictadores corrupto y narcisista que dirijan  nuestro país.

Algunos han dicho que no pueden votar moralmente por ninguno de los candidatos presidenciales. Dicen: “La votación para el menos malo de los dos males sigue siendo el mal.” Está bien. Dios no permita que yo juzgue a la gente para votar por su conciencia. Sin embargo, considero que a veces la vida nos llama  para tomar decisiones responsables desagradables; para elegir el mal menor.

Pensemos esto: Dos Amos  del mal tratan de comprar el mismo esclavo. El dueño del esclavo le ofrece el privilegio de elegir entre los dos nuevos amos del mal que buscan comprarlo. Un Amo es un tirano. El otro es un tirano y además, un violador. Así que el sentido común nos dice que hay que asegurarse de irse con quien  haya menos peligro de que violen  a la esposa y la hija del esclavo. Y es simplemente una obligación moral  de elegir el mal menor.

Como he dicho, mi creencia de que Trump puede  ganar no es científica. Se basa en tres hechos simples. El chico tiene un gran reconocimiento de su nombre. Él tiene una conexión única con la gente normal. Los votantes no están preparados para un tercer mandato de Obama que se canalice a través de Hillary. En esta temporada política extraña, simplemente esas tres razones podrían ser suficientes para que Trump aterrice en la Oficina Oval.

 

Deja un comentario