Tropezando con la misma Piedra

Por Alberto Pérez Amenper

tropezando-maidaCuando decimos que la historia se repite realmente es un concepto metafórico. La historia no se puede repetir porque los tiempos, la cultura y la tecnología cambian el establecimiento social y sus personajes son diferentes.

Lo que se quiere decir cuando se habla de que la historia se repite es que en situaciones históricas, el hombre y los pueblos comenten errores parecidos ante situaciones similares, aunque bajo circunstancias diferentes dado el cambio del entorno.

Quizás sea más apropiado el dicho de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra que el decir que la historia se repite.

En los años cincuenta ,el pueblo de Cuba, cómo la gran parte del mundo, estaba cegado por los cantos de sirena del socialismo y la supuesta inevitabilidad de que el mundo del futuro tuviera cómo modelo el comunismo predicado por Marx.

Dentro de esa sociedad surgió un personaje ambicioso, Fulgencio Batista, un militar transformado en figura política populista, que desestimando el proceso democrático y se incrusta en el entorno social creando una presencia que culmina con una parodia republicana con una dictadura de ocho años.

Esto fue una oportunidad un caldo de cultivo, para los profesionales comunistas, el momento esperado para crear el camino a lo que no tengo que describir porque todos lo saben.

Los cubanos demócratas abochornados por la desestimación a los derechos constitucionales, querían salir de la vergonzosa dictadura de Batista, y nunca pensaron que es lo que vendría detrás, nunca bajaron los ojos para ver la piedra, al contrario, se enamoraron de la piedra..

En estos procesos, existe la ley del péndulo, el personaje que se percibe cómo salvador es la antítesis del personaje opresor, es el anti-cristo político, una persona con características y métodos radicales y autoritarios, parecidos al opresor, pero con el mensaje opuesto que promete restituir la democracia, pero que lo que busca es su autocracia.

Ese personaje fue Fidel Castro, había que salir de Batista, y Fidel era más corajudo el más vocal, el más convincente el que por más tiempo y más alto hablaba, era el anti-Batista, y esto lo hacía el mejor visto.

En su condición desesperada para librarse del opresor, no quisieron pararse a investigar quién era el personaje que iba a tomar su lugar, y le entregaron el poder a un aventurero ególatra y narcisista que se presentaba cómo conocedor máximo de todas las materias civiles y militares, que no aceptaba que nadie criticara sus acciones y que destruía a sus propios simpatizantes que se opusieran a su más mínima disposición y que hacía un arte del engaño y la mentira y la lucha de clases. Una piedra en el camino de la historia de Cuba, pero se enamoraron de la piedra.

Desde el punto de vista actual, la historia no se repite cómo en Cuba.  Los Estados Unidos son un país de una larga historia de democracia representativa, y las instituciones son más difíciles de socavar.

Pero el pueblo tiende a tener errores parecidos antes circunstancias parecidas, tiende a no sólo tropezar con la misma piedra, pero enamorarse de la piedra.

Los Estados Unidos están pasando bajo lo que la historia determinará que es la peor administración que ha tenido el país. El actual presidente de Estados Unidos es una persona narcisista y ególatra que busca la manera de gobernar a su antojo usando todos los caminos posibles que le permite la posición ejecutiva para hacerlo, Implementa leyes abusando de las decisiones ejecutivas y usando el veto contra las cámaras legislativas.  A la vez muestra un desprecio por la historia americana, estimula la lucha de clases domésticamente y como política internacional, toma una actitud pasiva ante el enemigo mientras que ataca y se separa de los amigos tradicionales de la nación..

América poco a poco, sin darse cuenta ha caído en un estado de caos socio-político que crea un sentido de incomodidad a los amantes de la democracia como pasó en Cuba.

Y hemos caído en el proceso de péndulo que tuvimos en Cuba, aunque con las variaciones lógicas de cada situación.  En este caso los amantes de la democracia, los republicanos están determinando cual será su candidato para unas elecciones generales.  El péndulo nunca se detiene en el medio, va al lugar opuesto como fue en el caso de Cuba.  Y están mostrando su preferencia al anti-opresor sin calcular las consecuencias.  Están buscando al que exprese las ideas con voz más alta

y con más coraje, sin estudiar el contenido de las palabras que sales de esa voz, como en el caso de Cuba, y están dando su apoyo a un ególatra narcisista como el que dieron en Cuba, estan apoyando al nuevo Fidel, a un aventurero autoritario, que se igual que Fidel, presenta cómo conocedor máximo de todas las materias civiles y militares, que no acepta que nadie critique sus acciones y que destruye a sus propios simpatizantes que se oponen a su más mínima disposición y que hace un arte del engaño y la mentira creando la división para su ventaja personal, que es lo único que le interesa.

El resultado también con las variaciones del momento, será el mismo.  Las encuestas dicen que si el candidato electo en las primarias es el narcisista ególatra, el sucesor del opresor será el nuevo presidente porque la mayoría de los independientes, así como parte del propio partido republicano y la totalidad del partido del gobierno votará por el candidato sucesor del opresor, o se abstendrá de votar y tendremos más de lo mismo, sólo la cuarta parte del partido republicano apoya al ególatra-narcisista, y esto no es suficiente para lograr la victoria en unas elecciones generales contra demócratas, independientes y abstencionistas republicanos. Y si no es electo en las primarias cómo el narcisista-ególatra no aceptaría el rechazo si no es electo, ya ha amenazado con aspirar como independiente violando su promesa de no hacerlo, así que consolidaría todavía más la victoria de la sucesora del opreson.. Parodiando las palabras de Batista en uno se sus discursos “palos porque bogas y palos porque no bogas, como quiera que te pongas tienes que llorar”

Pero si este escerario lógico no se produce, si por una situación inesperada el narcisista ególatra es electo primero candidato y después presidente en unas elecciones generales, bueno, no hay que gastar palabras explicando lo que sucede cuando una persona de esas características toma el poder, el poder que ellos sólo consideran absoluto y total en su carácter autoritario.

Las palabras hay que buscarlas en la historia de las dictaduras y sus consecuencias en una generación, nosotros no tenemos ni siquiera que leerlas, porque nosotros vivimos y somos esa generación del pasado vivimos la dictadura autoritaria y vivimos la dictadura totalitaria.

Lo que me preocupa es que mis hijos y nietos se conviertan en víctimas, que sean una generación que tengan que pasar lo que pasamos nosotros, ya sea por la implantación del socialismo marxista o por vivir bajo una dictadura autoritaria bajo un ególatra narcisista.

Todo porque el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra y se enamora de ella.

Deja un comentario