" />
Published On: Dom, Jun 18th, 2017

Trump y la Inquisición Política

Por Alberto Pérez AMEMPER

A menudo, los oficiales y agentes del orden tienen motivos que les llevan a ser deshonestos en el cumplimiento de sus funciones. En algunos casos es por razones políticas o por protagonismo en un sistema democrático, o por el poder del gobierno totalitario en tiranías comunistas para aferrarse en el poder eliminando cualquier posibilidad de oposición.

Cuando esto sucede, en ambos casos, pueden utilizar su poder o posición para acusar, condenado a alguien por un crimen que no cometió. 

Esto lo podemos ver en Cuba con la comedia de los juicios políticos a los que se oponen al gobierno. Lo mismo lo pudimos ver en la historia con los gobiernos  teocráticos, con la inquisición española o la quema de brujas de Salem.  Las personas en los juicios político-religiosos,  no tenían otra posibilidad que no fuera morir quemados en la hoguera “justiciera”.

No importaba que fuera una santa cómo Juana de Arco, o el mismo Dios encarnado en el caso de Jesucristo crucificado después de un simulacro de juicio político-religioso. .

El estado creado por el conocimiento manipulado en cualquier tiempo y lugar, por la opinión pública artificialmente maniobrada, ejercerá una influencia directiva sobre el sistema general de instrucción aprobado por las leyes.  Por eso el populacho pidió la muerte de Cristo y la libertad del bandido Barrabás. Por eso el populacho en Cuba pidió paredón para todos los que se opusieran a la tiranía.

Pero en una democracia representativa, la investigación de una persona tiene que ser considerada por la relevancia de los hechos, no por una agenda política.

¿Es un principio demasiado obvio que requieren una investigación? ¿o es simplemente acusaciones políticas sin pruebas evidentes?

Este es el caso de una conexión directa entre Trump y los rusos, si hubiera una conexión con culpabilidad probada ya se hubiera presentado por la prensa hostil.

 Probablemente la regla más fundamental de la evidencia indica que, con pocas excepciones, “evidencia pertinente es admisible solamente si no es evidencia irrelevante”.

La Información se dice que es relevante si “tiende a probar el hecho en cuestión,y es irrelevante es si no puede haerlo”-

Es imperativo presentar los elementos de prueba de los presuntos delitos y tipo de evidencia directa o circunstancial, que sean de relevancia probada, para entnnces aplicar ese conocimiento en cada etapa del caso, ya sea por investigación o llevado a juicio.

Lo que estamos viendo es intentar condenar a Trump, sin cualquier otra prueba o evidencia que por el contrario se puede desestimar como irrelevante.  Lo que están haciendo es condenarlo culpable sin presentar las pruebas concretas que pudiera necesitar una investigación, sin presentar una prueba concluyente,sólo declaraciones llenas de partidismo político.

Si se analizan las acusaciones, no imorta si uno tiene simpatías políticas por él o no le gusta Trump, ya sea por su carácter o su tipo de métodos administrativos, no se puede menos que aceptar que es evidente que por el tipo de las acusaciones,qualquier persona con objetividad.puede apreciar que se tratra  simplemente de una agenda política para tratar de lograr su destitución.

En un hecho histórico que se le asemeja, el caso del primer presidente sometido a juicio político, la oposición política a Andrew Jackson llegó al punto de hasta cambiar las leyes para presentar causas de juicio político.

No pudieron destituir al presidente poro estuvieron cerca de cometer esta injusticia, que hubiera sido una mancha en el sistema de democracia representativa del país.

En este caso en la actualidad, en esta etapa de la historia, con las cámaras legislativas con suficiente mayoría del partido de gobierno, el juicio político es más improbable´, pueden gritar, pero no pueden cambiar las leyes establecidas, como en el caso de Andrew Johnson.

El Juicio político es algo que los fundadores de la nación establecieron para preservar la democracia, pero ha sido muchas veces utilizado como un arma política.

Y ha sido un buen método, porque no importa cuán evidente pueda ser la falsedad de las acusaciones políticas, siempre queda la duda creada por estas, especialmente cuando los medios de comunicación están controlados por la oposición.

Porque esto es lo que enseñó Vladimir Lenin y dió resultado cuando dijo “Una mentira repetidas muchas veces, se convierte en una verdad”.  Por esto tantas personas creen en la mentira del comunismo.

Por una mentira convertida en verdad un inocente puede ser quemado en la hogera sin probar su culpabilidad.  Y esto no sería un caso bajo el comunismo en Cuba, ni bajo ISIS em el medio oriente, pero pudiera suceder en el faro de la democracia que siempre han sido los Estados Unidos.

¡Que lastima!

 

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>