" />
Published On: Mar, Feb 24th, 2015

TUMBAR, VERBO EN DESUSO EN CUBA

yoani joe mario ileana parqueoPor Andrés Pascual

Antes de chupar los huesos, este pedacito de carne que me queda:

http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article11034296.html

El material de Herald informa que CUBATABACO, como todas las empresas de la tiranía, robada, “ganó un pleito en la corte americana por el uso del nombre COHÍBA”, la única pregunta que se me ocurre es ¿Cómo puede ganar en las cortes ningún litigio quien trafique mercancía robada? Verdad que ciertas cortes y otras leyes son mierda.

Las Revoluciones del Mediterráneo no tuvieron como objetivo ayudar a cambiar la situación de los pueblos que afectó por la vía pacífica (semejante proposición no hubiera procedido porque nadie los hubiera apoyado), a través de conversaciones con intermediarios de “buena voluntad”, que propiciaran el entendimiento entre gobiernos y gobernados ¿Por qué?

Y ninguna fue fortuita, sino provocadas; el muerto al pescuezo y presos hasta con cáncer terminal…¿Cómo así?

¿Por qué hay países que se rebelan y nadie habla de “paz y concordia” cuando concluya la carnicería, es decir, cero “borrón y cuenta nueva? ¿Por qué esos dictadores depuestos son acusados de Crímenes de Lesa Humanidad algunos, mientras, otros ni alcanzan a escuchar el veredicto internacional, sino que son “ajusticiados” en el sitio sin ninguna garantía judicial presente? ¿Quién o quiénes deciden así?

No estoy criticando los acontecimientos de hace pocos años, no me interesa lo que hicieron o hagan con Kadafi o con quienes sean, sino pregunto ¿Por qué a la tiranía castrista no le recetan igual antibiótico? ¿Qué hace diferente a la dictadura sita en La Habana de aquellas que Obama, Hollande y toda Europa tumbaron con ríos de sangre? Esos movimientos alimentaron la creación y el desarrollo del EI, de ALQEDA y de otros grupos musulmanes terroristas

¿Por qué las tumbaron, en vez de obligar a esos gobiernos a efectuar reformas de maquillaje? ¿La bruja que caga en Punto Cero es más bella que Mubarak? ¿Qué atractivo tiene para el mundo un tirano que mató, mata y seguirá haciéndolo y, después, victorioso y hasta venerado de parte de EUA y de Europa íntegramente, les “quita” como le da la gana? ¿Por que se dejan timar con 56 años de experiencia? ¡Por favor…!

La clave demócrata para rendir el reclamo de la acción armada contra Castro, se resume en “no dio resultados”, tampoco el embargo, “hay que probar otra forma”.

Las nuevas formas son asegurar la eternidad, no a los Castros, que se mueren cualquier día, sino al castrismo, que es el negocio y la pieza museable activa.

En Ucrania tratan de entregar armas, en Irak y Siria igual ¿Por qué a la tiranía castrocomunista le hacen regalos costosos de cumpleaños?

Si a la disidencia le quitaran la ayuda y la dejaran sola, sus líderes no integrarían la legión de honor del sabotaje y el atentado, ya se sabe, pero muchos que se desconocen sí lo harían, porque, mientras se hable y se proponga hipocritamente “la ayuda para la democracia en Cuba”, consistente en engordar a un hato de vividores de academia, que saben que una patá por el culo bien vale la vida que se dan con protección y, por el otro, la asistencia dirtecta al desgobierno por medio de relaciones e intercambios económicos violadores de la restricción comercial vigente, nunca se podrá soñar con una Cuba libre.

La disidencia de portada, incluyo a Yoani Sánchez, son puestos de trabajo para dar qué hablar y alimentar a grupos de la “comunidad económica cubana” que, aunque se declaren anticastristas algunos, son fáciles a aceptar políticas como el borrón y cuenta nueva.

En definitiva, la más asqueante componenda de la historia es la del bipartidismo comunista-oportunista antiamericano con los Castro, en el medio, una parte grande de la población sin ninguna esperanza y, algo a la izquierda, un hato de “tumbadores con pasaporte”, que jamás soñaron vivir como lo hacen.

Por eso la significación de la palabra “tumbar” ha sufrido ligeros cambios en Cuba a través de 56 años, de “hay que tumbarlo”, a “no lo tumba nadie

About the Author