Turismo canadiense  en  Cuba:  A Templar cubanitos y a apuntalar con dólares a la Tiranía

Por Carlos Carballido

turismo canadienseDesde que se destoletó el Muro de Berlín, el turismo ha sido para el Castrismo la segunda fuente de ingreso neto más fuerte que durante más de 20 años sin bloque comunista, le ha permitido al desgobierno cubano mantenerse en el  poder y continuar  su historial represivo y controlador de toda la sociedad.

Pero  lejos de ser la isla un destino recreativo divertido y sano , es en realidad el paraíso mas barato y sabroso de los turistas sexuales  según afirma una investigación del diario canadiense  Toronto Star en la que se revela que Cuba es el imán de hombres y mujeres deseosos de mantener relaciones sexuales con niñas  y niños  pre-púberes .

El diario utilizó reportes confidenciales del Canada’s Access to Information Act que identifica a la Mayor de Las Antillas  como uno de los destinos de turismo sexual infantil en América Latina, pero que por obra y gracia de la casualidad, ha encontrado poco eco en la prensa regional o mundial además de que el propio Gobierno Canadiense, amigo de Castro, ha hecho muy poco por impedir este flagelo.

El reporte indica que los turistas sexuales de todo el mundo viajan a Cuba debido a que una noche de sexo violento y alocado con una preadolescente solo cuesta un promedio de 30 dólares, casi el 70 por ciento menos de lo que costaría el Tailandia, el otro paraíso de la morbosidad y el desenfreno sexual.

De tierra y Sol sana, Cuba ya no tiene nada. Y cuesta admitirlo pero cuando un turista va a Cuba, por lo general lleva en su mente una vagina o un pene tierno, casi con olor a bebito, que puedan disfrutar por un módico precio. Después de las remesas que Castro obtiene de los  exiliados, el turismo es quizás la más importante fuente de divisas para la Tiranía. Y de acuerdo a los registros, son los canadienses los mas activos según reportes del Toronto Star que además trabaja directamente con la línea aérea Sunwing.

El rotativo  indicó que los turistas canadienses son los más entusiastas a la hora de buscar y pagar por sexo infantil y juvenil en Cuba y que por demás encuentran ofertas de viajes atractivas con la aerolinea antes mencionada.

Desde 1991 , unos 25 millones de turistas de Canadá han visitado la isla y de ellos casi el 2 por ciento son viajeros regulares lo cual ha levantado múltiples sospechas de que el turismo sexual infantil es más que un lucrativo negocio. De ese porcentaje una buena cantidad esta fichada por la Policía Montada canadiense como depredadores sexuales pero se han negado a dar los nombres de los fichados debido a una clausula legar que lo impide.

Lo que llama la atención es que la mayoría de los turistas canadieses que viajan a los destinos turísticos cubanos, utilizan las instalaciones  hoteleras y villas  dirigidas por militares que por lo general tienen mejores precios que la red normal de servicios al turismo extranjero. Estas instalaciones militares se caracterizan por la organización de fiestas subidas de tono, poca vigilancia de la policía ordinaria  y el suministro de tabacos y bebidas nacionales a muy bajo costo.  El promedio de gasto diario de esos turistas es por si elevado y pasa directamente a las arcas estatales o cuentas militares que se sospechan están en el extranjero.

El gobierno de Stephen Harper, que pregona su compromiso de tomar medidas enérgicas contra los depredadores sexuales, ha resultado hasta ahora un ojo casi ciego al turismo sexual. Sólo cinco individuos han sido condenados por delitos contra los niños fuera del país. Aunque Canadá ha tenido una ley contra el abuso de menores en el extranjero desde 1997, se ve socavado por la incapacidad de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para vigilar los delincuentes sexuales a medida que se deslizan fuera del país.

El resultado: los canadienses están “entre los clientes más entusiastas del comercio sexual infantil cubana.” A menos que hagan algo estúpido – como tomar fotos pornográficas a una salida comercial para la impresión – existen muy pocas posibilidades de que van a ser capturados.

Esta realidad tampoco es mencionada por los grupos de presión de EE UU y cubanoamericanos que abogan por  levantar las sanciones al gobierno comunista de La habana. Jamás se han hecho eco de congresistas como Joe García o como lobistas del tipo de Saladrigas y compañía, Fanjul  y Cancio, por citar a algunos,  que  están haciendo todo lo que pueden por  cambiar las cosas y abrazarse con castro en un bonito dialogo. ¿Sera que también gustan del turismo sexual y nada mejor que ir a Cuba a buscarlo sin mucho problema.. ..Quién sabe.

Comments are closed.