UN DESENGAÑO VALE MÁS QUE MIL ILUSIONES

abril 10, 2016 12:37 am0 commentsViews:

Por Juan Efe Noya

Modestico Cambalache

Modestico Cambalache se enredará en sus propias redes

Durante la postrimería de su período presidencial la marioneta oscura del sistema rojo había llegado a Cuba el 20 de marzo del dos mil dieciséis. Su tarea era conmemorar  y vanagloriarse por sus relaciones íntimas con Castro. Los dictadores no se preocupan por el efecto de su nación porque ellos son la menoridad repetida.

El pueblo estaba al tanto que era tiempo de decisiones. Fuera preciso contarle a la prensa internacional que, a pesar del “despotáctico castrobamista”, la nación padecía el dolor diario mediante la falta de libertad.

En cambio, los malos hombres, a veces tienen buena suerte. El Stalin criollo y su sucesor americano aparecieron con la variante de un viejo procedimiento: efectuar una masacre y presentar a otros, en este caso a los opositores, como culpables. Quienes eran líderes contra Castro fueron encarcelados en sus áreas provinciales para controlar la acción de resistencia. No pudieron aplicar lo que habían previsto y después, durante el concierto de los Rolling Stones, se desató una andanada de multitud capaz de destruir las barricadas establecidas por el sistema cubano. Hubiera sido el instante de la sublevación nacional con el fin de alcanzar la libertad, pero todo finalizó sin otros contratiempos y la soga intransigente del sistema comunista se estira como un lazo de liga que parece ser un círculo amplio, pero se convertirá en su razón de ser.

A pesar de los inconvenientes creados por el castrobamismo acontece una reacción estimulante. La idiosincrasia del cubano es burlarse de su propio dolor. Durante el triste y controlado alarde de Raúl Modesto Castro Ruz el pueblo ha comenzado a llamarlo Modestico Cambalache. No se puede afirmar si el nuevo apodo sea debido al segundo nombre y su repentino cambio, o si se ha cruzado en las filas ideológicas para –con amaneradas actividades– lograr el hombre nuevo que había soñado el asesino Ché Guevara.

Es una infamia la participación de Modestico Cambalache –perdón por usar con tanta prisa lo que no me pertenece­, pero me cae tan bien. No me refiero al tirano de Cuba, sino a la inventiva callejera del pueblo. El caso es que Raúl Castro comparte el martirio de su sistema brutal y ha mostrado el dolor que se precipita en la nación cubana.. No necesito ser avispado para saber la destrucción afectada por la influencia de Barack Obama y Raúl Castro. Han convertido la existencia en pinceladas de sufrimientos porque han llamado a Dios, Alá o al mismo diablo para participar en el desastre. Como si no fuera tanto el tormento establecido por la maquinaria de engaños con el propósito de obtener los resultados necesarios, la escolta de Retamar recurrió a las Reflexiones del extinguido Fidel Castro para llamar la atención y tratar indirectamente de salvar el desastre obamista al decir lo contrario de lo dicho.

Los dirigentes belicistas del exilio tenían un compromiso con el pueblo cubano. Debían actuar a toda costa; si no obraban, la deshonra recaería sobre ellos, pero si lo hacían, estaban encarando la posibilidad de ser recluidos en la acción. De hecho surgían dos opciones: belicismo real con alternativa de encarcelamiento o inactividad bélica con deshonra total. Desgraciadamente, se decidieron por la última opción y el exilio tuvo que aceptar la tranquilidad absoluta de sus líderes guerreros, los cuales se conformaron con enarbolar banderitas exiliadas o gritar explosivas consignas. Así trazaban una nueva expresión para la Historia: “Mejor guerreros vivos y sin honra que patriotas muertos y venerados”.

La vida se termina una vez, pero la existencia permanece en el fondo de cada cual porque que es tiempo de decisiones. Los humanos preparan sus argumentos y Dios tiene la última palabra. Pudiera suceder un milagro cuando la Cuba del destierro y la que se redime por influencia decidida de sus hijos dignos, se unan definitivamente. A pesar de los contratiempos creados por los comunistas Cuba será libre e independiente porque El Libertador Simón Bolívar dijo: “Un desengaño vale más que mil ilusiones”.

Leave a Reply


A %d blogueros les gusta esto: