Una Carta de Amor

Por Alberto Perez Amenper

irs2Hoy recibí una carta de amor del Internal Renenue Service, poniéndome una multa de $600.00 dólares por no haber pagados mis impuestos de la manera como ellos arbitrariamente lo tiene estipulado. 

Yo pagué todos mis impuestos antes del 15 de Abril del 2015, pero ellos querían que lo hubiera pagado antes basado en un estimado de lo que gané en el 2013.  Siempre esto me ha parecido arbitrario, y me resbaló un poco  y hay veces que evado las consecuancias. Pero empezando el próximo Junio voy a tener que pagar el estimado mensual sobre una cantidad que no he ganado en el 2015 y que realmente no sé si ganaré, hasta a lo mejor me muero antes de diciembre.

Pero mejor lo pago como me dicen este año para no pagar más multas, voy a tener que mandarles carticas de amor con mi cariño todos los meses. 

A ellos lo que le importa, precisamente es tener el dinero por delante por si acaso. 

Pago una cantidad de impuestos exorbitantes a mi manera de pensar, y una cantidad inadecuadamente pequeña según la manera de pensar de Obama.  Pero sé que tengo que pagar impuestos, después de todo si los pocos que pagamos impuestos tampoco lo vamos a pagar, la nación está muy jodida.

Lo que me molesta es el uso que le dan a esos impuestos. Me molesta cuando veo en una botica a esa zángana haciendo un cambalache de la receta del medicaid por perfumes y aretes, me molesta cuando veo a un zángano haciendo cambalache en el mercado de alimentos por cerveza y cigarros, y me molestas ver esas leyes regulatorias absurdas que conjuntamente con el fraude crean un déficit presupuestal creciente y eterno.

Aquí les voy a mencionar un ejemplo típico de lo que estoy hablando.

Este es una parte del discurso del senador John McCain en el senado hablando sobre la proposición de conceder la autoridad al presidente para hacer efectiva una ley sobre el pez gato.

Pueden verlo en el Wall Street Journal de hoy.  Yo como dice McCain, no me opongo a la conservación y a la inspección del pez gato, aunque el consumo doméstico está limitado a los negros, y unos cuantos hicks, hay muy pocos blancos que comen pez gato, y la exportación como en los otros productos que se exportan, es suficiente con las inspecciones regulares del FDA

Esto es lo que dijo McCain en el senado sobre la nueva ley.

“Este programa del “Pez Gato… es uno de los más audaz y temerario programa proteccionista  que se ha presentado en el Senado de Estados Unidos. El propósito de la oficina del “Pez Gato USDA” supuestamente es asegurarme de que el pez gato es seguro para el consumo humano. Estoy a favor de garantizar que los consumidores estadounidenses disfruten de un pez gato saludable aunque sea una pequeña proporción de la nación la que gusta del pez gato. El problema es que el Food and Drug Administration ya inspecciona todos los mariscos, incluyendo el pez gago. El verdadero propósito del programa del pez gato es crear una barrera comercial para proteger a un puñado de granjeros de pez gato en dos o tres Estados meridionales…. Como resultado el USDA pronto contratará y entrenará a unos 95  inspectores de pez gato para trabajar junto a la FDA como inspectores en plantas procesadoras de pescados y mariscos en toda la nación. Expertos dicen que podría tomar tanto como cinco a siete años para los exportadores extranjeros de mariscos de toda clase para duplicar y ponerse al día del nuevo programa del USDA, que daría a los granjeros de pez gatos y de otros peces, moluscos y mariscos, un cierre de desventajoso para el mercado americano de mariscos global. Establecer estas nuevas regulaciones para el de gobierno tampoco es barato. Hasta la fecha el USDA ha gastado $ 20 millones para establecer una oficina de pez gato sin que todavía se haya  inspeccionado un solo pez gato”.

 Yo desde antes he cooperado con la preservación el pez gato.  Cuando estoy pescando y se me pega un asqueroso pez gato, siempre lo boto de nuevo al agua, la verdad es que no me gusta ni verlos, mucho menos comerlos.

Voy este fin de semana del Memorial Day a Naples, bueno no propiamente Naples, pero a nuestro refugio familiar un poco más al oeste en el Rio Estero.  Si voy a pescar y se me pega un pez gato, lo vuelvo a tirar al agua, pero antes le voy a dar un martillazo en la cabeza, porque, cabrón, ya yo pagué por tu vida.

Ya que mi convicción cristiana no me permite hacer esto a los humanos que escriben las regulaciones al menos puedo descargar mi frustración el este pecado que no sabe el mismo que existe en el mundo. 

Comments are closed.