UNA VEZ QUE LO SABEMOS…¿QUE?

Por Andres Alburquerque.    El_Capitolio_Havana_CubaEl_Capitolio_Havana_Cuba

El_Capitolio_Havana_CubaEl_Capitolio_Havana_CubaEl_Capitolio_Havana_CubaNo es secreto para nadie que el régimen parece tenerlo todo cuadrado y planificado y que, descartando la consabida variable del imprevisto (en términos estadísticos posible en un 5% cerca) ,el cambio ya está ocurriendo ante nuestros ojos con la lentitud y ponderación que  necesita el menor de los hermanos para morirse en paz.

En nuestro campo, el del pueblo, muchos dan por perdido el juego y comienzan a abandonar sus asientos y a salir del stadium con mal humor y amargura. Pero el régimen no ha ganado aún el partido. Nos estamos precipitando para no pecar de optimistas e infantiles una vez más y no comprendemos que ellos tienen tanto miedo como nosotros y ven el futuro en término de meses y años. No, el régimen no cuenta con una estrategia a lo chino o lo vietnamita porque después de Raul no hay régimen; sus parientes y seguidores constituyen un nudo virulento de intereses y temores que nos tratan de mostrar un cuadro estable cuando ni entre ellos mismos tienen las cuentas claras.

Cuando el gobierno recurre a la oscura y sórdida figura de un mediocre economista de cuarta categoría para tranquilizar a su propia tropa estamos ante  la inobjetable falta de liderazgo que caracteriza al raulismo, pero de nuestra parte la división, falta de orientación y el miedo son mucho peores.

A mi juicio, Raul sabe hace rato que aquello no tiene salida e incluso creo que sabe perfectamente lo que habría que hacer para sacar a la isla del pantano. El único problema es que la receta conllevaría a su caída del poder, cosa que en si no le importa mucho a este punto, pero que traería implícito un largo y complicado proceso judicial que no desea enfrentar en el ocaso de su existencia transcurrida en la total impunidad.

El  general cuenta los años como quien revisa su cuenta bancaria y parece haber optado por dilatar la agonía del estado kafkiano y marchar con la mayor lentitud posible hacia el mundo normal con la ferviente esperanza de expirar en el camino y evitar las turbas de Plaza Loretto. Ironía histórica que siempre fuera Fidel a cuidar de su hermano mas pequeño y ahora es este a asegurar que ambos mueran sin complicaciones. A tal fin ha decidido comprar fidelidad de súbditos y tiempo por parte de administraciones de Estados Unidos y demás tristes personajes de esta tragicomedia de pésimo gusto y mediocre producción.

Raul Castro se me parece a esos recién creados elementos en el sector del turismo que se llaman revenue managers. Son los encargados de vigilar con olfato de mastín y vista de águila los asientos o las habitaciones que quedan disponibles y subir o bajar el precio según sea el caso. Así las cosas hoy abre un poco la mano y lanza a la arena del circo un puñado de licencias para “hacer puñetas” y allá va el pueblo con su fantasía y estrecha visión a pedirle dinero a sus “primos” de Miami para de hoy en adelante ser los mejores “puñeteros” del mundo; ahhhh pero hay unos puñeteros que ademas de puñetas ya venden virginidad. Ahhh no, eso no, se están haciendo ricos y han hecho que las tiendas de virginidad del régimen no vendan, pues da un plumazo y retira las licencias de puñeteros y así el puñetero país va de un lado al otro según los temores y movimientos de esfinter del presidente, pero en ese andar errático el tiempo pasa y el se gana poco a poco su pase al paraíso.

Ante los ojos del mundo, en el papel, el régimen no reprime a los homosexuales, respeta la libertad de movimiento pues los cubanos ahora se supone que puedan viajar sin restricciones, ha abierto mínimamente la gestión privada de pequeños espacios en la economía y promete mas (pero cono denme tiempo no se puede hacer un cambio tan importante de hoy a mañana); ya se rumora que el próximo paso sea dar internet al que quiera (ya sabemos quien pagará las cuentas) y para rematar con estocada magistral mientras nosotros nos entretenemos en lanzar alaridos para que algunos cubanos extraviados por aquí y por allá y que no sabemos quienes son ni que historia traen, logren entrar a Estados Unidos el jefe del segundo frente retoca el capitolio para inaugurarlo con la presencia del primer o los primeros partidos de oposición en los últimos cincuenta y tantos anos. Si, como se los digo, lo único que en el papel le pueden recriminar es la falta de libertad política y no se preocupen que allá va el a resolver ese problema.

Pero nadie tiene la bola de cristal, creo que ni el mismo aun sabe con certeza como hará esta enésima “brujería”; colocar a Randy o Yohandri en la oposición seria demasiado descaro; pues es posible que convoque un diálogo; de su parte con la esperanza de que el mismo se convierta en el circo de siempre donde el lanza sus bromas de mal gusto y los “enemigos” le ríen la gracia y lo miran con ojos de doncella enamorada (como hemos visto al Cardenal Ortega varias veces; si el cardenal que está en los “anales” de la historia), de nuestra parte con la angustia del “palo porque va y palo porque no va”.

Como se realiza este dialogo, que de veras sea un dialogo negociación donde se crea una hoja de ruta de transición irrevocable, que no se excluya a nadie, tratar de arrancar al régimen todo lo posible y posibilitar un marco jurídico apropiado. Esos son los retos del exilio, del pueblo cubano y la oposición aquí y ahora y se me antoja como el ultimo tren antes de que la única vía sea la de la manigua irredenta del siglo XIX. Pudiera llegar el momento en que quedemos colocados ante la alternativa de no hacer nada y pretender que somos puros e impolutos o embarrarnos las manos, mover fichas y una vez en la vida dar a Liborio alguna remota posibilidad de ser protagonista. En general tiene las blancas y el poco tiempo que le queda de vida lo pone en posición en extremo ventajosa porque gana con cualquier movimiento, nosotros que haremos? nos desgastaremos tratando de darle “su merecido” sabiendo que jamas lo lograremos o enfilaremos nuestra mirada hacia el final del tablero en busca de un posicionamiento favorable?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*