" />
Published On: Jue, Abr 23rd, 2015

VARIACIÓN DE UN ASPECTO FATAL

Por Juan Efe Noya

ECOS DEL CASTROBAMISMOEn estos tiempos difíciles el castrobamista se destaca y colabora  cuando los supuestos dignatarios de sus países juegan al pinochismo. No me refiero al efecto de la doctrina del general Augusto Pinochet que echó en una hoguera la creación de los comunistas. Hablo de Raúl Castro y Barack Obama que –a pesar de llevar las riendas en sus respectivas naciones– destruyen los rasgos breves de la libertad.

Inventan razones para adormecer a los necios utilizables y con embustes les hacen pensar que se puede volver a armar el truco gastado de la internacional comunista. Pretenden ocultar el desastre de la Séptima Cumbre de las Américas con unas florecillas adormecidas por el credo carmesí y a pesar de las cínicas tareas de cambio, el resultado sería y será una falsedad inevitable, porque la torpeza se destaca en la miopía política y el temor de reflexionar cuando se aplica el caudillismo.

Pudieran existir excepciones, pero es tan difícil encontrarlas que no me atrevería a emprender la búsqueda. Sucede que la actualidad se ha convertido en el perjudicial simbolismo de Pinocho cuando el efecto de la mentira ampliaba su nariz. En cambio ahora se requiere, quizás, el resultado del positivismo que emana de la leyenda, pero el asunto se complicaría. Si surgiera un nuevo carpintero no pudiera emprender su dedicación donde no existen materiales dotados de dignidad.

La gama del color azul ha descendido en sus frecuencias mediante la influencia del rojo y por esa razón sería imposible que surgiera el Hada Azul para darle la palabra a los nuevos creadores de Pinochos, ni pudiera encomendarle a Pepito Grillo que fuera la conciencia de quienes  –entre saltarinas ideas torpes– no tienen razón de buscar el alma que carecen.

 

About the Author