" />
Published On: Dom, Abr 23rd, 2017

Venezuela: Reconquistar las libertades que cedieron a Chavez les toca solo a ellos

Por Reynaldo Soto Hernàndez

En los últimos días se escuchan cada vez más voces alarmistas que hablan de “masacre” en Venezuela. No hay tal. Apenas un puñado de héroes caídos en batalla. Otros pueblos han pagado precios más altos para ser libres. Todos los pueblos deben comprender cual es el precio de la libertad, es tal vez la única forma de que aprendan a no renunciar tan fácilmente a ella.
Venezuela no es un país que fue conquistado por legiones más numerosas y mejor armadas de un invasor extranjero, sino una tierra en la que sus ciudadanos decidieron un buen día poner todas sus libertades en las manos de un solo individuo. Al final terminaron prácticamente todos de rodillas. Ahora tienen que reconquistar de vuelta aquellas libertades y eso tienen que hacerlo los venezolanos.
Muchos también alzan la voz para criticar al gobierno de los Estados Unidos por no “hacer algo”. ¿Qué se supone que deberían hacer los norteamericanos; declarar la guerra al gobierno legítimamente electo de Venezuela, enviar una fuerza de conquista? No sería justo y no es viable. Nicolás Maduro es un imbécil, y ahora es además un criminal, pero fue electo por la mayoría de los venezolanos y todavía muchos de ellos le apoyan. Enviar una fuerza de guerra para derrocar a Maduro sería ir contra la voluntad de ese pueblo que le puso allí.
Estados Unidos, además, a la postre y de una u otra forma, ha perdido todas las guerras civiles en las que ha decidido intervenir, ya sea por verdadera derrota militar o porque al final ninguna de las partes ha quedado contenta con los resultados. Así pues, lo más inteligente y mesurado que puede hacer Trump en estos momentos, es dejar que los venezolanos resuelvan ellos mismos sus problemas.
No soy un pacifista y no creo en lo de la lucha pacífica contra las tiranías. Arrastro conmigo la sensación profunda de derrota del hijo de un pueblo que en más de medio siglo de opresión tiránica no se ha atrevido a sublevarse para arrancarse las cadenas. Pero tengo la esperanza de que así como no pude ver a Fidel Castro colgado de un poste del tendido eléctrico por las manos del pueblo, si pueda ver la cabeza de Nicolás Maduro clavada en una pica siendo paseada por Caracas sobre el techo de un autobús. Antes de que eso suceda tal vez muera alguna gente más. Será el precio de la libertad.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>