Visita de Obama a la FCNA : El último clavo del ataúd de una Cuba libre y soberana

Por Carlos Carballido

obamamassantosDesde hace más de 5 meses El Comunicador Hispano ha venido advirtiendo que la actual administración de Barack Obama se inclina hacia la normalización de las relaciones con Cuba y para ellos está dando privilegios a una serie de medidas como el intercambio cultural y académico así como el total espaldarazo a la disidencia light y diplomática dentro de la cual  ha fabricado figuras muy puntuales.

Aunque hemos recibido un aluvión de críticas y comentarios ofensivos, sobre todo en las redes sociales,  la realidad nos está dando la razón.

La reciente visita del presidente Obama a la residencia de Jorge Mas, presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) ha sido la culminación de las pruebas que todos necesitábamos para comprobar que el diferendo Cuba EE UU es ya cosa del pasado y la nueva tendencia de acercamiento con La Habana es lo que se manejará como un paso importantísimo en las relaciones bilaterales.

Y es sencillo llegar a esa conclusión: El presidente no hizo otra cosa que pautar la agenda en ese encuentro al decir que Washington  debe revisar las relaciones con Cuba y que se puede contribuir con una actitud mas creativa y reflexiva, entiéndase de mayor apertura. Obama, que vino a buscar dinero para su partido , sabe que la FNCA mueve muy bien los hilos no solo para el billete sino para tender esos puentes sobre las 90 millas y nada mejor que un encuentro, por cierto entre demócratas, dialogueros y  dos diplodisidentes, Guillermo Fariñas y Berta Soler, que casualmente son negros , no violentos y pacíficos. Más claro ni el agua.

Los titulares con sus acostumbrados engaños  rezaron que desde su mandato, el presidente se había reunido con LÍDERES de la disidencia cubana en las figuras de Guillermo Fariñas y Berta Soler. Sin embargo ambas figuras solo representan una mínima facción (muy poco creíble)  de múltiples  organizaciones opositoras dentro de la isla, pero son a todas luces los únicos que interesan para el acercamiento político con una isla cuya demografía es del 70 por ciento mestiza

Ambos fueron volados  casi de emergencia desde La Habana a Miami, cuando se sabe que para ello es necesaria una visa expedita de la Oficina de Intereses de EE UU y una autorización de la Dirección General de Inmigración de Cuba. No hay manera de buscar un asiento de última hora en un avión que vuele desde La Habana porque son Charters que  lo hacen con cupo total que cubra los gastos. Encontrar dos asientos fue  más que una casualidad, es un acto premeditado y cocinado quizás entre ambos gobiernos. Casualmente, ese mismo día en Miami, la voz disidente de Jorge Luis García Pérez, Antúnez,  no encontró espacio en el mejunje de la FNCA. Estaba a menos de 50 millas de la reunión pero no fue invitado sino mas bien excluido. Su mensaje no es conveniente ( como tampoco lo son las voces radicales dentro de la isla)  porque el pobre negro apuesta por lo radical y el no pacto con aquellos que promueven un acercamiento con el gobierno castrista, tal y como lo está queriendo  Obama, sus acólitos de fuerte antimaericanismo liberal y casi, casi nos aventuramos a decir que el propio Gobierno de La Habana.

Y de todo esto lo más evidente fue la incidental de Coco Fariñas cuando  al ver por dónde venían los disparos, se apuró a decir… Bueno si van a negociar no se olviden de nosotros, no nos abandonen.

Pero….¿Cuales serian las razones para un acercamiento con La Habana

La hora de una Cuba sin los hermanos Castro se acerca. Tanto Fidel como Raúl no cuentan con la salud suficiente como para estar a cargo de una sociedad que se viene abajo no solo desde el punto de vista social sino económico.

Tanto la FNCA como varios empresarios cubanoamericanos saben que invertir en una isla virgen de capitalismo moderno es una mina de oro, sobre todo en la zona franca de El Mariel que se construye para atraer el capital foráneo y que podría ser el punto de inversiones sin que se ajuste a las normativas comerciales que rigen en EE UU.

Pero para todo esto lo más importante seria levantar el Bloqueo porque ello daría vía libre no solo al capital comercial sino al aluvión de Turistas que están con las maletas listas y los bolsillos llenos de dólares para inyectar en la paupérrima economía caribeña.

EE UU dejó de ser un país de producción para convertirse en una nación que solo provee servicios y especulación del capital financiero, así que Cuba seria el principal mercado y al final no encontraría frenos de ninguna otra potencia, sino más bien se crearía una especie de Canal de Panana en el medio del mar Caribe, donde el vacilón de pingues ganancias sería interminable.

Ahora bien, el tema de la libertad , los derechos plenos de una nación esclavizada , el mejoramiento de las condiciones de vida de los cubanos y la construcción de una sociedad civil organizada  e institucional que garantice el bienestar del país son puntos que no interesan en esta agenda. Obama no reclama nada de esto como si lo ha hecho con naciones como Libia y Siria. Obama más bien considera que Cuba ha hecho cambios y por ello hay que ser muy  creativos.

Y es una agenda que esta encontrando el silencio más cómplice no solo dentro de Cuba sino en las connotadas organizaciones del exilio. Por mucho menos que esto, hace solo 10 anos,  la calle 8 o el Bay Side de Miami serian un infierno en vida. O todos se rindieron o todos se volvieron cómplices.

Los que por más de 50 años esperamos la reivindicación que nos debe la Historia de aplicar la justicia a los verdugos que nos expulsaron de la patria, estamos en total y absoluta desventaja. El legado histórico de los mambises al mando de nuestros grandes patriotas se pudre al cerrar el libro de la realidad. EE UU que si bien nos abrió sus brazos, terminó por engendrar abiertamente, –porque en verdad siempre hubo traición con los verdadero exiliados—, una administración que terminó de pactar, a su propia conveniencia, con su archienemigo y mediante el acto de genuflexión mas oprobiosa que entre disidentes light y lideres de este exilio se comparte alegremente.

No nos queda otra que aguantar más allá de lo permisible. Los esfínteres anales están abiertos para el  libre paso al Falo de la Historia que, sin ápice de lubricación, nos reventara las  mismas entrañas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*