" />
Published On: Sab, May 2nd, 2015

¿Viva el 1ro de Mayo?

Por Alberto Perez Amenper

HACAT_PE5

HACAT_PE5

Hoy es el Primero de Mayo. ¡Que viva el Primero de Mayo!.

Desde muy pequeño escuchaba impresionado ese grito de guerra.  Al  principio como un agradable día de fiesta, porque no teníamos clase, después porque me causó una  sorpresa emocional cuando una persona  “bondadosamente” me instruyó que ese no era un día de fiesta para mi, que era  para los trabajadores y mi padre era de la patronal explotadora.

Hasta entonces siempre había pensado que mi padre era un hombre muy trabajador, porque trabajaba largas horas después que cerraba la farmacia, colocando la mercancía recibida y haciendo los pedidos para el nuevo día.

Pero me explicaron que como tenía tres empleados era un explotador.  Esto me intrigó y empecé a instruirme realmente sobre esta situación, llegando a la educada conclusión de que hay muchos tipos de trabajadores y muchas clases de patrones, y que la idiótica lucha de clases no era más que una idea política.

En mi búsqueda de la verdad, una de las más elusivas fue el primero de Mayo.

En la Cuba de mi tiempo el socialismo prevalecía como una buena doctrina, por eso el partido comunista cambió su nombre al Partido Socialista Popular, habían  Socialistas Cristianos y otras gamas de socialistas, lo que fue desapareciendo fue la idea conservadora.

En ese ambiente, cada día el primero de Mayo, salían escritos sobre la “masacre de los Trabajadores de Chicago” por el “imperialismo Yanqui”. Como no habían escritos conservadores, tuve que ir a la historia, a las diferentes versiones no políticas.

Basado en las noticias de los periódicos de la época, pude ver las dos caras de la moneda y llegar a un consensus, el cual les voy a contar más en detalle abajo.

Pero básicamente la realidad de lo que encontré  es que el movimiento del 1ro de Mayo de 1886  que creó las manifestaciones era un movimiento sindicalista socialista extranjero (no americano) de la internacional comunista que estaba cobrando vigencia  en Europa, y que los trabajadores y sindicatos envueltos en las manifestaciones y sus líderes  no eran americanos pero europeos.

Esto se revela progresivamente como les voy a contar.-

Pero a vuelo de pájaro, con respecto al hecho  del juicio a los 8 “martires”, juzgados bajos leyes Norteamérica por conspiración criminal y sedición, con el resultado de que cinco fueron encontrados culpables y condenados a muerte, hay detalles significativos.

Los “trabajadores americanos mártires del 1ro de Mayo”  condenados en el juicio, no eran trabajadores de la industria pesada ni eran en su mayoría americanos.

Spies, el líder principal y dueño de un periódico, no era proletario, y así como  Fischer,  Engel, Lingg y Schwab eran alemanes de nacimiento.

Neebe era nacido en Estados Unidos de padres alemanes, sólo Parsons y Fielden eran angloparlantes nativos, nacidos en Estados Unidos de padres británicos. Todos eran anarquistas-socialistas.

El hecho de que el periódico de Spies, que era en Alemán era publicado en alemán y era el vehículo para la información de los manifestantes, la mayoría de los cuales no hablaban inglés, hace comprender el hecho tan importante de la desinformación que los llevó a manifestaciones pidiendo violentamente una ley de las 8 horas de trabajo, que ya había sido aprobada primero por la legislatura de Illinois en 1867 y en Mayo de 1869 cuando el Presidente Grant  firmó la “Proclamación Nacional de las ocho horas de Trabajo” .

Si algunos de los industriales evadían la ley es el deber y el derecho de los sindicatos de protestar y remediar la injusticia haciendo protestas y huelgas localmente en cada centro de trabajo y eso lo hacían los otros sindicatos..  Pero las manifestaciones de los sindicatos socialistas tenían la motivación de tratar de implementar el comunismo, como ya habían tratado de hacerlos en Francia, Inglaterra Alemania y Rusia (donde por fin lo consiguieron en Octubre de 1917).

El objetivo no era realmente tratar de corregir una injusticia  era una manifestación para derrocar el gobierno para cambiar el sistema, esto es sedición y tiene el castigo de la pena de muerte ante la ley.

Los sindicatos no extranjeros estaban en desacuerdo con la huelga, así que aunque nos digan que era general, era muy particular de los anarquistas-comunistas y limitada a las ciudades de industria pesada donde su sindicato era fuerte.  Los sindicatos no comunistas, que eran la mayoría de los trabajadores, se oponían a la huelga.

Les cito una nota del mayor sindicato de la época:

“Ninguna asamblea de los Caballeros del Trabajo debe hacer huelga por el sistema de ocho horas el l° de mayo con la impresión de que están obedeciendo órdenes del liderato, porque tal orden no se dio y no se dará. Si una rama de trabajo o una asamblea está en tal condición, recordemos que hay muchos completamente ignorantes del movimiento. De los sesenta millones habitantes de Estados Unidos y Canadá, nuestra orden posiblemente cuenta con trescientos mil. ¿Podemos moldear el sentimiento de millones a favor del plan de menos horas antes del l° de mayo? No tiene sentido pensarlo. Aprendamos por qué nuestras horas de trabajo deben reducirse y luego enseñémoslo a otros”.

Ahora les cito el llamamiento a la huelga del periódico de Spies, el dueño alemán de un periódico en alemán, y uno de los”mártires” americanos del 1ro. de Mayo:

Un día de rebelión, no de descanso! Un día no ordenado por los voceros jactanciosos de las instituciones que tienen encadenado al mundo del trabajador. Un día en que el trabajador hace sus propias leyes y tiene el poder de ejecutarlas! Todo sin el consentimiento ni aprobación de los que oprimen y gobiernan. Un día en que con tremenda fuerza la unidad del ejército de los trabajadores se moviliza contra los que hoy dominan el destino de los pueblos de toda nación. Un día de protesta contra la opresión y la tiranía, contra la ignorancia y la guerra de todo tipo. Un día en que comenzar a disfrutar `ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso, ocho horas para lo que nos dé la gana'”.

Engels escribe, en ese entonces,…[ sobre la posición “excepcional” y “aristocrática” de los trabajadores Americanos nacidos en el país. Diciendo que sin embargo, la gran mayoría de los proletarios, especialmente en ciudades como Chicago, eran de Alemania, Irlanda, Bohemia, Francia, Polonia, Rusia. Olas de inmigrantes arrojadas la una contra la otra… comprimidas en tugurios, azuzados en guerras étnicas, usadas las unas contra las otras ]. O sea que las manifestaciones eran contra los trabajadores americanos, no por los trabajadores americanos.

Un proletario americano describió a los trabajadores extranjeros en un periódico de la época:

“`Bárbaros, salvajes, anarquistas ignorantes analfabetos de Europa Central, hombres que no pueden comprender el espíritu de nuestras instituciones americanas libres’

Las manifestaciones del 1ro. de Mayo de 1886,  que ahora nos describen como “un río de sangre de los trabajadores por las calles de Chicago”, según las crónicas de la época dejaron 4 muertos y 80 heridos y detenidos por los anarquistas y 7 oficiales muertos  y 60 heridos de la policía.  La mayor parte de los muertos y heridos de la policía fueron por una bomba que lanzaron contra ellos, que en los escritos comunista dicen que fue una “autoagresión” pero que en el juicio, Lois Lingg, uno de los “mártires”condenado confesó haberla construido pero dijo que no la había lanzado personalmente.

Si tomamos como comparación , algo de que no se celebra mundialmente que son las rebeliones contra la ocupación soviéticas de Polonia y Checoslovaquia, con sus miles de muertos, se puede considerar que en Chicago la sangre no llegó al río.

¿Algunos de ustedes de acuerdan de la fecha de esas rebeliones?, creo que no, pero estoy seguro que si se acuerdan el 1ro de mayo que pasó hace más de cien años. Por eso ellos nos ganan siempre en la batalla de la propaganda.  Posiblemente los sucesos que están sucediendo hoy en día se re-escriban de manera parecida en el futuro.

Los Estados Unidos del 1886, era un país en formación, la guerra civil había terminado en 1862, y la guerra con los indios todavía existía en el oeste, mientras el sur estaba en un estado de reconstrucción.

En este estado durante los años 1860, en los Estados Unidos y el mundo entero, se estaba implementando la Revolución Industrial, con sus beneficios y sus desgracias, como toda revolución de cualquier tipo.

El país, diezmada su población por la guerra, llamó a todos los desamparados de las tierras Europeas y los acogió en su seno, necesitaban trabajadores.

La vida en Estados Unidos, incluso para los inmigrantes pobres, era mejor que en los países que habían abandonado. El desempleo era poco y los sueldos eran relativamente altos. Además, ese recurso especial de Estados Unidos tierra gratis en las zonas a desarrollar, le dio a sectores de la clase trabajadora por lo menos la esperanza de obtener propiedad. La esperanza de encontrar una oportunidad.

Pero con el tiempo surgen las diferencias, mientras algunos se aprovechan de la oportunidad de la nueva vida en el nuevo mundo, otros se sienten atraídos por los cantos de sirenas de los compatriotas socialistas que se montaron en el barco para tatar de cambiar el sistema democrático.

(¿Por qué será que esto me suena familiar?)

Son bonitos los cantos de las sirenas, por eso todavía se oyen, y por eso todavía en este país si hacemos un google en la internet sobre el 1ro. de Mayo, no encontrarán ningunos de estos hechos históricos se relatan como realmente sucedieron.

Y como van las cosas quizás veremos manifestaciones del 1ro. de Mayo para honrar a los “mártires de Chicago” y a los “heroes prisioneros de la Red Avispa” o a Michael Brown asesinado por la policía de Fergurson.

 

 

 

About the Author