Voten por Hillary que lleva en su alma La Internacional y sigan bajo el síndrome de la esclavitud

Por Zoé Valdés. (Tomado de su muro de facebook )

apoyo-trumpEsto es un comentario escrito de prisa, pero muy pensado y vuelto a pensar desde hace bastante tiempo.

El mundo va de esto: En Cuba hace 57 años impera una tiranía, a la que el gobierno de Estados Unidos le ha dado en los últimos años el mayor aliento jamás imaginado. ¿Un impulso inesperado? No, hacía rato que Cuba había inoculado a la primera potencia mundial de su veneno más temible: la intolerancia, el odio. Obama no es el único, Obama es uno más, pero ahora es el representante de ese odio y de esa intolerancia. Obama, el resultado de los Clinton, y de otra familia, los Bush. Los clanes familiares tradicionales introduciendo a otro clan, porque esto no se acaba así como así para los Obama. Pero principalmente Obama es el resultado de la familia Castro.

En España, pese a los relajos y corrupciones y su apoyo a través de su ministro Margallo a la dictadura castrista, y tras un año sin gobierno, elecciones y van y elecciones vienen, vuelve Rajoy a gobernar. Margallo ya no está, pero Rajoy era y es el que manda ¿no? Menos mal, decimos semi aliviados, España pudo haber caído en manos del Fatuo del PSOE, un tal Sánchez, o peor, de un estalinista como el del moño y los dientes podridos de Podemos.

En Venezuela gobiernan también los Castro, a través de un burro, igual en Ecuador, Bolivia, Nicaragua y otros por el estilo. Nicaragua acaba de reelegir a un pedófilo satánico que lleva en el poder más años que Somoza, aquel caudillo contra el que el mundo entero se empinó y los cantantes “protestas” cubanos también alzaron sus voces. Menos mal que recién se salvaron momentáneamente Brasil y Argentina, pero ya llevaban décadas padeciendo el castrismo a través de una ladrona (valga la redundancia), la Kirshner y de una antigua terrorista, la Rousseff. Todos ellos, desde Maduro hasta la Rousseff, pasando por Santos, el que quiere que los narcoguerrilleros entren en política, tienen fotos de jóvenes con Fidel Castro en Cuba. Hasta el mexicano Jorge Ramos tiene su fotico, periodista, dicen, devenido agitador político en la cuerda de la realizadora de origen norteamericano Estela Bravo, la que siempre vivió en Cuba, y que hacía llorar a los niños latinoamericanos en sus películas para mostrar el horror al que los exponía el capitalismo. Imprescindible manipular a los niños con sus llantenes supuestamente anticapitalistas.

Ahora los estadounidenses y el mundo están otra vez lidiando con el caso Hillary Clinton, de nuevo otro Clinton para presidir Estados Unidos de Norteamérica. Antes el marido, ahora la mujer, y ya se preguntan ¿para cuándo Chelsea? Sí, ya se inquietan algunos. Aunque antes preferirían a Michelle Obama. No voy a enumerar el cúmulo de delitos y crímenes porque me tomaría demasiado tiempo y espacio, y los que me leerán ya los conocen. Pero Hillary, solamente con sus emailes, dejó chiquito a Nixon. Como Castro dejó como a un niño de teta a Batista.

Ocho años con un socialista en el poder y ahora, probablemente, serán ocho años más con una señora cuya ideología, comprobado con documentos colgados en internet, es la del socialismo y el comunismo. Y que además se ha enriquecido, como una buena capitalista, perdón, no, que los capitalistas trabajan, como una hábil comunista, gracias a esa ideología, representando el horror de esos regímenes, y muy oronda de hacerlo. Asegurando a los Castro con que ella continuará la política de Obama con Cuba, pese a que los Castro no quieren que les levanten el embargo, no, los Castro lo que ansían es dominar a América y al mundo. Lo están consiguiendo, que no les quepa la menor duda.

Claro, la prensa (ese 4to poder devenido en 1ero) aclama a Hillary, y los latinos masivamente también, dicen… Entre esos latinos ahora se cuentan algunos cubanos, unos cuantos, que al parecer perdieron su identidad cubana y ahora se esfuerzan en ser aceptados como mexicanos, argentinos, y no sé qué más, con tal de ser to-le-ra-dos, algunos, en las telenovelas y en los concierticos y el carajo y la vela. Conozco a una actriz, que nunca fue actriz en Cuba, que ahora lo es en USA, y ha asumido un acento que no es el suyo, sino el de una mexicana, con tal de que le abran un hueco en una telenovela de basura, en la que lo único que hace es quitarse ropa y más ropa e hincharse de bótox. Qué bajo han caído esos cubanos. Cuánta bajeza.

En Facebook se publican cada barbaridades, veo tanta violencia por parte de los que se hacen llamar demócratas. Tiradera de huevos a una mujer que llevaba una camiseta con Trump en el pecho, bofetones contra esa mujer, golpeaduras a ancianos, cabezas rotas a traición, por la espalda. Los vídeos son horripilantes y abundantes. Tipo Cuba. Nadie puede pensar distinto a ellos. Prohibido pensar diferente. Hay quienes insultan con aquello de que todos los que rodean a Donald J. Trump son feos, o sea la bajeza en su máximo esplendor. Si usted vota a Trump es feo, obligatoriamente. ¿Se habrán ellos visto en un espejo? La bajeza cubana en forma de plaga, en todo su esplendor.

Estoy por pensar, que salvo en aquella época en la que José Martí vivió exiliado en el monstruo, ese “monstruo” para el que todo el mundo ha querido ir, incluido el propio Martí, lo que le ha caído a Estados Unidos encima ha sido una inmensa desgracia. La mayor y la peor, la de los cubanos.

Porque vamos a ver. Ocho años que los que no estuvieron de acuerdo con Obama se mantuvieron callados y esperando nuevas elecciones no les ha bastado. Para que ahora haya que aguantar a los que votaron por Obama, que ha sido un desastre para su país y para el mundo, reclamar más y más de ese desastre. No voy a detenerme a explicar lo de Siria, Irán y DAESH porque para qué, nadie piensa más que en que Obama mató a Ben Laden. De acuerdo. Qué bien, menos mal que hizo algo correcto. Les recuerdo que para eso fue elegido. Pero, sin ir más lejos, ayer tuve que borrar a un cubano que vota en Estados Unidos porque llamó “líder” a Ben Laden, “líder del 11 S”, para ser más exactos. ¿Se dan cuenta del daño neuronal? ¿Se dan cuentan del daño neuronal cuando comparan a Trump con Castro? ¿Se dan cuenta del daño neuronal cuando insultan a los demás y a la inteligencia de los demás, llamándoles racistas hasta a los mismos negros y a los mismos mexicanos que votan por Trump?

En eso estamos, salieron de sus países huyéndole al hambre, y quieren que les impongan el hambre como en Venezuela (lo de Cuba ya ni siquiera es hambre para ellos, es dieta, régimen, o sea…), y si es posible la libreta de racionamiento como en Cuba. Salieron de Cuba huyéndole a una dictadura y necesitan 16 años de socialismo, y ya están pensando en Michelle para el 2020. Y saltan de alegría como el perro de Pavlov por un Obamacare que no funciona. No funciona, porque lo he visto con mis propios ojos. NO-FUN-CIO-NA. Pero quieren seguir con el mismo cuento de la salud gratis de los Castro, que no funciona por más de 57 años y todavía se explayan diciendo que si la salud gratis y la escuela gratis. Bah.

Voten por una señora que llevan en su alma La Internacional, voten por ella, y sigan bajo el síndrome de la esclavitud. Pudiendo airear el panorama votando por uno que no será el ideal, pero es otro. OTRO. Y de ese otro se sale. Pero no, se entregan a lo mismo con lo mismo.

Con esta gente, la misma, no hay espacio para ideas distintas, con esta gente no hay espacio para los que no estamos de acuerdo. Son ellos y más nada. Y si pudieran fusilar fusilaban a los que no piensan igual.

Espero que los que se fueron en los años sesenta de Cuba y los que no se consideran exiliados, sino quedaditos, y que no paran de insultar canallescamente, no se atrevan a dejar comentarios en este muro. Mi muro. Porque ninguno de ustedes sabe de lo que estoy hablando. No tienen experiencias concretas, ni padecimientos individuales, ni moral para hacerlo.

Eso sí, después no lloren, después a llorar al parque. A los cubanos inteligentes, esto es lo que hay, no hay para dónde coger. Les puedo asegurar que con cuatro años de socialismo del pato presumido de François Hollande, otro amiguito íntimo de los Castro, este país se ha ido a la mierdaza, al extremismo religioso y a la extrema derecha. La pobreza y el desempleo imperan. Todos sueñan con la extrema derecha. Que eso sí que es Marine Le Pen, la ultra derecha. Y dejen de comparar a Trump con Marine Le Pen, que Trump no tiene nada que ver con esta mujer, porque Trump no viene de una familia de fascistas como esta individua, cuya familia lleva ya generaciones de generaciones en el panorama político francés, como muchos de esos clanes familiares que mencioné al inicio.

El mundo en el que vivimos se dejó avasallar por el castrocomunismo, que es otro tipo de fascismo. Es lo que hay. Entre tanto, sigan viviendo lo que toque, que queda poco, y lo que queda pronto estará racionado, El pensamiento ya lo está. Dicho. Lo que trajo el barco.

Deja un comentario