YA “EXILIADO” NO DECIDE “LO MORAL Y LOS PRINCIPIOS”

Por Andrés Pascual

peña bofill rivero caroEl programa “El Espejo” no es realmente un espacio de buena intención política, no puede serlo, cuando su moderador pertenece al grupo de los llamados Derechos Humanos y ha sido premiado por esa “institución”, incluso su madre; quizás le de la impresion de neutralidad a algunos, pero de esa condición adolece tanto comop Sharpton de buen samaritano hacia la union de las razas en América.

Un grave problema que tienen todos los “liberales”, Cao vota Independiente, con programas de “prime time” en television, es que convierten el espacio en un Circo Romano o en un ring de boxeo, entonces facilitan todo lo que se necesite para, a través de otros, imponer su simpatía o militancia por la parte del diálogo “pacifista”, igual que María Elvira o que Haza. No es casual, nada es casual…

Hoy vi por internet El Espejo de anoche, con una cantidad de desaciertos increíble, fácil para acomodar a Oscar Peña y al tipo G 2 y barrer el piso de todas las oficinas de Miami con ellos, pero Ileana Curra, con buena voluntad, no está preparada para tamaña gesta, porque desconoce muchas cosas y porque, de cualquier forma, apoya a “los opositores” dentro de Cuba, que no se oponen a nada ni hacen la décima parte de lo que deben, máxime cuando son asalariados politicos, mercenarios barriguistas “de callo pisao”, para lo que fueron fabricados por la amplia acuarela que disfruta el dinero americano, allá y aquí.

Hay miedo a decir que el pacifismo opositor es de factura castro-americana, que no sirve para nada como frente de lucha porque no lo es, que su único objetivo es que disfruten el dinero del TÍO SAM muchos por acá y otros elegidos allá, mientras la tiranía duerme “a pata suelta”.

Elocuencia es la capacidad de convencer a través de la palabra ¿Cómo es posible que se quiera dar una idea de preocupación por el pueblo cubano, tratando de imponer cuando no puede convencer en Miami? ¿Por qué Peña y toda esa gente no tratan en Cuba, en la cola de la guagua que no llega, a la madre del que metieron preso anoche, frente a la tienda donde mira sin poder comprar una mujer, en la bodega con estantes sin mercancía y un dependiente sentado en el mostrador? Ahí es donde hay que hacer labor proselitista para dialogar y establecer compromisos pacifistas…¿Aquí, a santo de qué?

Peña desconoce tanto como Ileana. Fue diseñado para molestar a los “exiliados” con sus teques sin compromiso dentro de Cuba. El problema es que esta gente (hablo de Peña) eran comunistas públicamente, de carné, durante los “años aquellos” , cambiaron nadie sabe la razón, aunque vale lo del “callo pisao” y, luego, al detenerse en los bandos que también cambiaron por lo mismo que ellos ¡Jamás! por el oportunismo y el ego protagónico, conocieron cómo fueron las cosas ni les interesa saberlo.

Hay historias negras dentro del presidio politico de varios de estos elementos (Peña no integró el presidio politico), involucran a cada unos con tales bajezas que… cualquier día canto, como el tinguilillo de JOSÉ A. ZARRALUQUI PEÑA en la 23 del Norte, 4to piso, Cbdo del Este.

En Cuba se experimentó con la población el cambio de identidad total, por lo que no hay un solo cubano, sino “un cubano” y, llámemosle “Hombre Nuevo”, lo que engendraron, posible porque nadie, sino Castro, advirtió la capacidad de envidia y bajas pasiones de la población al triunfo de los americanos en 1959, porque todo lo propició el NORTE.

Un pueblo que aplaudió cómo herían a la República en el corazón desde el primer día, que nunca le exigió a la tiranía, que les dijo en el hocico que eran comunistas y lo aplaudieron más, que presenció y aceptó cómo la satrapía dividió a la población desde 1959 en buenos (ellos) y malos (todos los otros), que fabricó causas políticas en las que hubo fusilados y sancionados a la eternidad para acusar a la CIA y ahondar la separación, porque, separando a la población, aunque fuera por asistir a la Iglesia, propiciaba el trabajo de sus escuadrones de la muerte conocidos como CDR.

Entonces se adueñó de la infancia con la complicidad de los padres (digamos que como los de Peña o el del G 2 del programa, incluso Cao) y los adoctrinó, mientras desequilibraba racialmente el país para que respondiera a la raza negra a través de la mestiza, a quienes nunca les preocupó, como aquí, la ventaja social en lo económico ni la República libre y soberana ni el ciudadano igual de libre, sino la capacidad de apoyo moral absoluta como Patente de Corso.

Durante los 80’s, para crear los siempre necesarios grupos de presos a fin de presionar y lograr intercambios, mientras mantenía en la prisión política a quienes de verdad lo éramos, rellenó hasta con 500 delincuentes, a quienes les fabricaban causas contrarrevolucionarias por vulgares incidentes de delincuencia común como romper un teléfono para sacar el micrófono y construir una guitarra eléctrica, o caerle a pedradas a un botecito de plástico en una laguna, un grupo de niños de entre 11 y 14 años, esperar a que cumplieran la mayoría de edad y juzgarños por actividades contra la SEGURIDAD del ESTADO.

Hoy la causa hubiera sido considerada “daños” y las sanciones 3-5, no las de hasta 20 que les impusieron, pero entonces necesitaban el tratamiento…

Un detalle en nada sospechoso fue utilizar abusivamente a Santiago como arrepentido (esa es la palabra correcta) de la lucha de acción para derrotar a la tiranía castrista ¿Qué sucedió? que le dio la razón a Peña y a los que favorecen el fraude, él mismo Cao incluso.

Fue una falta de respeto poner a hablar sobre el asunto a un individuo patriota que la traición americana condenó por su filosofía sobre cómo liberar a Cuba y por la mentira, que es fidelidad, de servirle al compañero de luchas a traves de la entrada de Luis Posada.

Santiago y todos los de su entorno, están considerados elementos de alto riesgo y debe tener al FBI y al G 2 vigilándolo. Posada Carriles hizo bien en no asistir, con uno para lograr el infame objetivo que perseguían Cao y su productora sobraba.

En cuanto a la lucha en Cuba y por Cuba no hay cambios de táctica, sino decepción de tanta traición de todo el mundo, empezando por EUA desde antes de 1959.

Una sola vez el tirano propuso un diálogo, a Osvaldo Ramirez, legendario combatiente anticomunista muerto en el Escambray, fue cuando temió (es un cobarde, pero con respaldo) que las cosas se le iban de las manos, porque el gobierno americano no le había dado las pruebas suficientes como para que se echara a dormir sin sobresaltos, entonces, con el apoyo del pueblo que concibió al Hombre Nuevo… hasta hoy.

Mientras no se “cubanice” a la juventud, llamándola a filas por medio del rescate de su identidad perdida para que respete a la patria y odie a la tiranía y a todos implicados; hasta que no se establezcan patrones de conducta que reflejen lo cubano en una población que, cada día, con ayuda de la dictadura, de disidentes y del “exilio” se aleja más de la necesidad obligatoria, nadie puede hablar de cambios allá; pero, si un día sucediera, que no sueñe nadie que serían pacíficos, le arrancarían la cabeza a todo lo que huela a comunismo, a fidelismo… empezando por la mayoría protagónica opositora, por gente como Peña y esos amigos de Cao “exiliados” que, según él, “tanto saben de lo que debieron enfrentar”.

Cuando “la jurisprudencia” castrista decidió cambiar el tópico de las causas propaganda enemiga, sabotaje, intento de atentado o de alzamiento a daños, difamación o desacato, solidificó las bases oficialistas, en complot con el mundo, de su mejor creación: la disidencia opositora, porque erradicaba del léxico que manejan traidores, comprados e ilusos, las palabras que se relacionan con violencia o acción, al revés de los 80’s, que arreció con ellas contra el pueblo por oportunismo de momento.

Esta política de cambar las causas fue el clímax en la intención de dividir al exilio y de poner contra la pared a quienes siempre han reclamado apoyo para hacer la única guerra posible ¿Por qué los grupos “opositores”, que tanta basura escriben y tan bien viven, nunca han censado barrio por barrio cuántos sancionados por daños o por causas asentadas a conveniencia de la tiranía después de 1992, hay en prisión o en la calle?

También ha sido otra maniobra para burlar el embargo, para recibir “la ayuda que le envían muy humanos opositores exiliados”, de cualquier época y tendencia, a los familiars de disidentes, presos o no, que, como cualquier otra de las ayudas que le critican a un cubano porque se la envía a su madre, la tiranía se queda con ella, haciendo el contubernio y la conspiración absolutamente general e…HIPÓCRITA Y BAJO.

Cuando el tal Enrique se llamó a si mismo exiliado y ni de lado le sugirieron que esa palabra era sagrada para boca tan profana, decidí que, desde ese momento, yo no lo era, soy cubano que nada tiene que ver con lo que afecte a Cuba, empezando por la tiranía y por el concepto de exilio que prevalece aquí, sin que nadie llame al orden.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*